980x100
ÚLTIMAS NOTICIAS:
  • RUSIA METEORITO

    Un gran meteorito cae sobre la Tierra y siembra el pánico en los Urales

    0 15 de febrero de 2013

    Moscú, Rusia .- Un gran meteorito cayó hoy en una zona poblada de la región rusa de los Urales, donde dejó un millar de heridos y causó pánico entre la población, horas antes del paso de un asteroide a sólo 27.000 kilómetros de la Tierra. "Había varias decenas de fragmentos bastante grandes (del meteorito), de los cuales varios llegaron hasta la Tierra", afirmó Vladímir Puchkov, ministro para Situaciones de Emergencia de Rusia, según las agencias locales. Científicos rusos han montado un laboratorio en la zona para estudiar los restos del meteorito bautizado ya como el "Bólido de Cheliábinsk", ya que es en esa región de los Urales donde cayó el cuerpo astral. Al principio se pensó que se trataba de una lluvia de meteoritos, lo que fue negado por la agencia espacial rusa, Roscomos, que confirmó que se trataba de "un cuerpo celeste, un meteorito, que se movía a una velocidad de 30 kilómetros por segundo a una trayectoria baja". El director del observatorio astronómico de la Universidad de Irkutsk, Serguéi Yazev, aseguró que el meteorito tenía cerca de 50 toneladas de peso, mientras otros expertos afirmaron que su diámetro medía entre uno y varios metros. Algunos científicos han relacionado la caída del meteorito con el asteroide denominado 2012DA14 que pasará hoy a apenas 27.000 kilómetros de la Tierra, la mayor aproximación de un objeto cósmico peligroso a nuestro planeta de la que tiene constancia la agencia espacial estadounidense NASA. El meteorito cayó a unos 80 kilómetros de la ciudad de Satka, cabecera del distrito del mismo nombre, sobre las 09.20 hora local (03.20 GMT), pero la onda expansiva afectó a varias regiones adyacentes y hasta a la vecina república centroasiática de Kazajistán. "Cuando sonaron las ensordecedoras explosiones pensábamos que era un terremoto. Los niños que patinaban en ese momento en el hielo se cayeron debido a la ola expansiva", afirmó Alexandr Martents, residente en la ciudad Cheliabinsk. Según el gobernador de Cheliabinsk (3,5 millones de habitantes), unas 950 personas resultaron heridas debido a la caída de los fragmentos del meteorito, mientras varios miles de casas sólo en esa ciudad resultaron afectadas por la onda expansiva. Las autoridades cifran en 100.000 metros cuadrados los cristales de las ventanas que saltaron por los aires debido a las explosiones, lo que dejó a centenares de viviendas sin protección en pleno invierno. Según el Ministerio de Sanidad, dos personas se encuentran en estado grave y otras 22 de mediana gravedad debido a diversos traumas, heridas y cortes, muchos de ellos provocados por cristales. "En las noticias hemos oído que han aumentado los niveles de radiación y que es aconsejable quedarse en casa y cerrar las ventanas", comentó una farmacéutica de la localidad de Kopeisk a RIA-Nóvosti. No obstante, Puchkov aseguró que "no se ha registrado un aumento de los niveles de radiación", lo que fue corroborado por el jefe sanitario ruso, Guennadi Oníschenko. Este funcionario llamó a la población local a no caer presa del pánico, argumentando que los niveles de radiación están dentro de la norma y que en las poblaciones afectadas hay calefacción, luz y agua. "Nadie nos advirtió sobre este fenómeno. Yo pensaba que había sido una explosión de gas. Y después cuando salí a la calle vi en el cielo una gran estela roja", señaló la farmacéutica. Y agregó que "la gente tiene miedo de que no la dejen salir durante varios días a la calle, por lo que hace acopio de medicinas. La gente compra vendas y agua oxigenada, ya que estallaron las ventanas. Y también tranquilizantes como valeriana (...), ya que todos están con estrés". Pese a que los expertos aseguran que los fragmentos del meteorito no son radiactivos, el Ministerio para Emergencias ha aconsejado a la población que no se acerque si encuentran alguno cerca de sus viviendas. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional aseguraron que no vieron la caída del meteorito, ya que en ese momento sobrevolaban Nueva Guinea. En cuanto a una posible repetición del fenómeno, el experto en meteoritos de la Academia de Ciencias de Rusia, Dmitri Badiukov, lo descartó. "No hay amenaza de repetición. Los meteoritos caen de manera periódica, pero muy rara vez. La repetición de dicho fenómeno es prácticamente imposible", dijo. La caída del meteorito muestra la vulnerabilidad del planeta, según Medvédev Moscú, 15 feb (EFE).- El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, advirtió que la caída hoy de un meteorito en la región de Cheliábinsk, en los montes Urales, y que dejó más de doscientos cincuenta heridos, demuestra la vulnerabilidad del planeta. "Espero que no haya consecuencias graves, sin embargo, eso (la caída del meteorito) es una prueba de que no solo la economía es vulnerable, sino todo nuestro planeta", dijo Medvédev, según las agencias rusas. Medvédev se encuentra en la ciudad siberiana de Krasnoyarsk, donde participa en un foro económico internacional. Por otro lado, el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, abogó por crear un sistema de prevención y protección ante la caída de objetos espaciales. "Tenemos que pensar en ello", afirmó Rogozin, quien agregó que ni Rusia, ni EE. UU. tienen tecnologías para abatir los meteoritos que representan una amenaza para la Tierra. Recordó que ya había planteado esta propuesta cuando ocupaba el cargo de representante de Rusia ante la OTAN, sin embargo, la respuesta fue "escepticismo: (...) hubo cierta crítica, muchos se reían", dijo. "Rusia y otros países grandes sí tienen un sistema de seguimiento y control del espacio, pero éste está orientado a vigilar las aproximaciones peligrosas de aparatos con basura espacial", recordó. Mientras, el líder del Partido Liberal Democrático, el ultranacionalista Vladímir Yirinovski, conocido por sus extravagancias y sus salidas de tono en el Parlamento, aseguró que no fue un meteorito sino que "los estadounidenses están probando nuevas armas". Afirmó que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, buscó el pasado lunes al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, para avisarle de "la provocación" que se preparaba contra Rusia. El meteorito caído en Rusia no tiene nada que ver con el asteroide 2012DA14 Fráncfort (Alemania), 15 feb (EFE).- El meteorito que hoy cayó en los montes Urales, en Rusia, y que ha causado un millar de heridos no tiene nada que ver con el asteroide denominado 2012DA14 que pasará hoy a apenas 27.000 kilómetros de la Tierra, según la Agencia Espacial Europea (ESA). El ingeniero de instalaciones de satélites de investigación de la ESA Rainer Krefken dijo a EFE que "se puede descartar que el meteorito y el asteroide tengan que ver", ya que su trayectoria es distinta. "Si el meteorito hubiera tenido que ver con el asteroide, hubiera presentado otra dirección de vuelo, hubiera volado de Sur a Norte y no de Este a Oeste, como ha sido el caso", dijo Krefken desde el centro de control de operaciones de la ESA en la ciudad alemana de Darmstadt. Según el experto, la caída del meteorito no se podía prever con la técnica disponible en la actualidad. "No se había previsto la posibilidad de que el meteorito pudiera caer, con la técnica disponible actual es algo que no se puede ver", declaró. La caída de meteoritos es un fenómeno que ocurre una vez al año, pero normalmente pasa desapercibido porque suele ocurrir en el desierto u otras zonas no pobladas. El suceso registrado hoy en la región rusa de Cheliábinsk, en los montes Urales, es el accidente de mayores consecuencias originado por un cuerpo celeste en la Tierra en los últimos años. También fue un meteorito el responsable de una gigantesca explosión que en la mañana del 30 de junio de 1908 devastó una superficie de 2.200 kilómetros y arrasó más de 80.000 árboles cerca del río Tunguska, en la taiga siberiana (Rusia). El llamado "evento de Tunguska" liberó una energía 300 veces superior a la bomba nuclear de Hiroshima. El fenómeno de hoy se produjo el mismo día en el que está previsto que el asteroide 2012DA14, de entre 45 y 95 metros de diámetro, pase a unos 27.860 kilómetros de la Tierra, la mayor aproximación registrada de un objeto cósmico a nuestro planeta, aunque lo suficientemente lejos para que no tenga consecuencias según los expertos. La caída de un meteorito de 10 kilómetros de diámetro, hace 65,5 millones de años, sobre la península mexicana de Yucatán, puso fin a la era de los dinosaurios y afectó a casi el 70 por ciento de las especies. Según el experto de la ESA, "esto es algo que podría volver a ocurrir". "Es algo que se podría prever, dependiendo de la órbita, pero para ello sería necesario mucho tiempo de antelación, por lo menos un año, pero cuanto más tiempo mejor", según Krefken.

Periodico Quequi
  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.quequi.com.mx no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).


Elige la marca de tu dispositivo para escuchar en vivo:

Siguenos en Facebook

Participa photo image.jpg
 300x192

Siguenos en Facebook