6 de cada 10 jóvenes piensan en suicidio

Por Raimon Rosado

La cada vez mayor dificultad que implica obtener los satisfactores económicos básicos y aquellos que van un poco más allá, enfocados a conferir ciertos estatus, lo que a menudo va de la mano con  la estabilidad emocional fincada en lo material, son los principales factores que derivan en que seis de cada 10 jóvenes quintanarroenses, tengan ideas suicidas, por no encontrar el sentido que desean para sus vidas pese a estar en plena edad productiva y de desarrollo, señala el psicólogo, Soilo Salazar García, presidente de la Fundación Álitum.

El especialista, quien hace algunos años dirigió el Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Cancún,  comenta que entre la población de jóvenes y de adultos jóvenes de este destino como de otras ciudades turísticas de nuestro estado, se da el fenómeno de que muchas veces no alcanzan a cubrir de manera tranquila, sus necesidades económicas inmediatas, lo que  ante las expectativas que inicialmente se crean, les genera gran frustración, lo que les provoca un gran vacío emocional. Mientras que por un lado cuando eso sucede, existen personas que deciden esforzarse más para alcanzar sus metas, otras optan por delinquir o volverse adictos al alcohol o las derogas, lo que en apariencia les ayuda a  mitigar dichas carencias.

No obstante, la predisposición mental  y/o emocional de muchas personas las lleva a caer en depresión, lo que deriva en ideas de quitarse la vida que en ocasiones se cristalizan en intentos o bien en actos de suicidio consumados.

Por diversos factores, se estima que un 60% de la población juvenil local muestra una tendencia a incurrir en conductas depresivas, debido en gran medida a las circunstancias en grado de dificultad que actualmente implica el salir adelante en la vida, en lo que influye la fuerza de voluntad que cada quien tiene para lograr sus metas.

Destacó que es justamente la edad productiva, entre los 20 y 50 años, cuando las ideaciones suicidas se muestran a la alza entre la población local, al ser esta etapa en la que muchas personas comienzan a tomar decisiones en función a su futuro y en muchos casos al de sus familias, que  no siempre pueden  resolver adecuadamente, lo que conlleva a la depresión y a la angustia.

Lamentó que pese a este desalentador panorama, las opciones para atender esta problemática, mucha gente no tiene fácil acceso  a ellas, además de que prevalece la ignorancia entre quienes requieren estos servicios que suelen ser limitados.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario