Cancún.- Un convoy encabezado por la SEIDO catea una propiedad ubicada en una plaza comercial en Supermanzana 4. Agentes federales realizan investigaciones relacionados con exgobernador

Afectados por SEIDO temen por sus familias

Por Héctor Bello Guadarrama > Quequi

El temor que infunde la lucha por recuperar valores de una caja fuerte que está retenida, sin motivo aparente por parte de agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), ha obligado a afectados a tener que enviar a familiares fuera del alcance de las amenazas que alguien ha esparcido entre quienes se mantienen en pugna para les sean devueltas sus pertenencias.

Los afectados, que solicitan reservar sus identidades por temor a represalias, aseguraron que el problema que enfrentan es mayúsculo, ya que han habido casos particulares en los que horas después de haber recibido sus pertenencias de vuelta por parte de las autoridades de la SEIDO, han sido asaltados con violencia en sus hogares, por lo que algunos ya se habrían ido inclusive del estado al considerarse en estado de indefensión.

Luego de reconocer sentirse desesperados por la situación que enfrentan, refirieron no estar recibiendo ningún apoyo de sus autoridades, pues aun cuando se les despojó de sus pertenencias, estas personas siguen sin ser sujetas a investigación judicial por parte de los agentes federales, quienes a cuatro meses de distancia de haber abierto sin permisos las cajas de seguridad, siguen disponiendo a voluntad de éstas, principalmente de unos 500 espacios que siguen sin ser reclamados por sus arrendatarios.

Refirieron que sin importar que no hay nadie que resuelva sus solicitudes para agilizar los trámites de la devolución de pertenencias, se han registrado casos en los que los propietarios han tenido que enviar fuera del estado, e inclusive del país a sus familias, debido a que por las presiones ejercidas para recuperar sus valores, estos han recibido en consecuencia amenazas de muerte, o de daño en contra de sus seres queridos, tan sólo por buscar pelear por lo propio.

Establecieron que no hay autoridad ante la cual pudieran acudir para denunciar las amenazas que han recibido, ya que no tienen confianza en la secrecía en el manejo de sus datos, por lo que mejor optan por poner a sus seres queridos a salvo, aun cuando esto lleve de por medio cambio de escuelas y terminar con sus círculos de amistades, y de sus comercios, que prefieren cerrar a continuarlos, debido al estado de indefensión en el que consideran ellos estar, ya que consideran a las mismas autoridades como involucradas en las amenazas.

En ese sentido, David Uribe, uno de los afectados por la  SEIDO, manifestó que aún hay alrededor de 30 personas que no han podido recuperar sus pertenencias y alrededor de 500 cajas sin reclamar.

Las cajas de seguridad que rentaban a FNS servían para almacenar desde documentos, joyas, artesanías, pruebas médicas, dinero, etcétera, por lo que menciona que es muy frustrante no tener acceso a los diversos recursos que se tienen guardados, como en su caso, tuvo que retrasar la remodelación de su empresa, debido a que perdió más de un mes en recuperar su caja.

A más de cuatro meses de lo ocurrido, Uribe menciona que la SEIDO tiene el tiempo de su lado, debido a que ya no tienen ninguna presión que los empuje a entregar las pertenencias, y mencionó que esto puede llegar a tardarse hasta años en concluirse. “Israel Lira me comentó que hay otros casos que tienen hasta 10 años sin resolverse, entonces no creo que tengan ninguna prisa en entregar las cajas restantes y la gente ya está desesperada”, señaló.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario