Amaga Uber con irse de Cancún por Ley de Movilidad

Por Blanca Silva › Quequi

 

Uber de la mano del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe (CCEC) y el Centro Empresarial de Quintana Roo (Coparmex Cancún), exigió revisar la iniciativa de Ley de Movilidad planteada en el Congreso del Estado, al tiempo que amagó con retirarse del destino, pues las condiciones señaladas le impedirían operar al caer en una sobreregulación, lo cual generaría una mala imagen del destino a nivel mundial.

En conferencia de prensa, directivos de Uber acompañados de los presidentes del CCEC y la Coparmex Cancún, Eloy Peniche Ruiz y Adrián López Sánchez, respectivamente, calificaron la iniciativa de restrictiva y discriminatoria, por lo que dejaron en claro su preocupación por algunos de los artículos de la Ley de Movilidad, particularmente el que se centra en el pago en efectivo, pues de tajo dejaría sin servicio al 40% de los usuarios que paga de esa manera, de los cuales el 83% son cancunenses.

Datos proporcionados por el gerente general de Uber para México y el Caribe, Federico Ranero, señalan que en los últimos tres meses, la plataforma digital atendió a 113 mil personas en Cancún, de las cuales 60% fueron turistas provenientes de 75 países, muchos de los cuales también prefieren pagar en efectivo por no contar con una tarjeta de crédito o débito, no querer usarla fuera de su país o una manera de deshacerse de las monedas. Además, el estudio de movilidad realizado por la Coparmex Cancún reveló que el 60% de los encuestados se pronunció a favor de las empresas de redes de transporte, un 63% porque se regulen y un 85% por el pago en efectivo, lo cual se limitaría si se acepta la iniciativa de ley como está, ya que se caería en una sobrerregulación, independientemente de que más de la mitad de la población no está bancarizada y no tiene acceso a una tarjeta.

Sin embargo, su preocupación va más allá, sobre todo por la limitación a que las unidades sean conducidas por el propietario y una persona más, quienes deberán comprobar un arraigo de dos años en la ciudad, así como que el valor de las mismas sea superior a 226 mil pesos y con una antigüedad no mayor a cuatro años.

Lo anterior, de acuerdo con Federico Ranero, afectaría al 22% de los socios al no poder comprobar que residen en Cancún desde hace más de dos años, pues el 40% eran desempleados y el 70% se integró por primera vez a la economía formal, mientras que el 80% no podría cumplir con los vehículos que establece la iniciativa, pues el costo de sus unidades oscila entre 150 mil y 180 mil pesos. Asimismo, las unidades fueron adquiridas con créditos bancarios a 60 meses para explotar una oportunidad de autoempleo, por lo que llegado el momento rebasarían la antigüedad de cuatro años que establece la iniciativa, además de que el hecho de que solo puedan ser manejadas por el dueño y una persona adicional afectaría también a quienes invirtieron en un vehículo pero está a nombre de la financiera.

En resumen, consideró que la iniciativa restringe el autoempleo y el esquema de economía colaborativa que impulsa la plataforma, afectaría la experiencia de viaje y la disponibilidad de unidades, lo cual los dejaría fuera del mercado, ya que la plataforma sería inoperable, al no contar con la disponibilidad para atender la demanda, pues la expectativa de incrementar 10 veces el número de conductores en los siguientes seis meses no podrá darse debido a los excesivos requisitos.

Sin embargo, reconoció el directivo de Uber el gran paso que da Quintana Roo en pro de la innovación y la economía colaborativa, por lo cual hizo énfasis al Ejecutivo de Quintana Roo y legisladores para que velen por los intereses de todos y no sólo de una minoría, ya que el estado tiene una oportunidad única de ponerse a la vanguardia internacional con regulación incluyente y moderna.

No hay comentarios

Deja un comentario