Ansiedad de campeona

Por Alberto SalazarQuequi 

“No he parado de realizar mis entrenamientos, aunque con las obvias limitaciones debido a la pandemia, pero el fin es mantenerme en condiciones para cuando tenga que subir nuevamente al cuadrilátero, lo cual deseo que ocurra pronto; sin embargo, esta crisis sanitaria no nos permite avizorar con claridad un futuro cercano”, comenta “Lupita” Martínez. 

La actual campeona absoluta de peso Supermosca por el Consejo Mundial de Boxeo (WBC, por sus siglas en inglés) e integrante ilustre del equipo de “Cancun Boxing” y “Boxing Time Promotions”, de la mano de sus entrenadores Juan Carlos Contreras padre e hijo, ha estado trabajando a puertas cerradas en el Gimnasio “Broncos” que se ubica en el municipio de Tlalnepantla de Baz, en el Estado de México y realizando carreras matinales con el uso de cubrebocas en sitios apartados de gente. 

“Seguramente mis promotores (Pepe Gómez y Guillermo Rocha) ya tienen elaborado un programa para regresar a la actividad y estoy convencida que ese esperado retorno podría concretarse el mes próximo o quizá en octubre y yo podría estar tomando parte en ese cartel”, señaló la reina de las 115 libras (52.150 kilogramos) por el organismo verde y oro. 

Añade: Así que debo estar muy bien preparada para retomar el camino, pues no ha disminuido en lo absoluto mi intención de hacer una gran historia como campeona del mundo superando la marca de 10 defensas exitosas de Ana María “Guerrera” Torres y Zulina “Loba” Muñoz. 

Desde aquel 13 de mayo del 2017, cuando “Lupita” destronó precisamente a la mexiqueña Zulina Muñoz en pelea disputada en la internacional “Oasis Arena Cancún”, ha defendido su corona en cinco ocasiones ante la panameña Carlota “Liebre” Santos, la también mexicana Irma “Torbellino” García”, la duranguense Yulihan “Cobrita” Luna, la mexiquense Jéssica “Kika” Chávez y la regiomontana Debani “Exquisita” Balderas. 

“Lupita”, con apenas 28 años de edad, es una boxeadora perseverante, difícil de doblegar, con vocación ofensiva, incansable tanto en los entrenamientos como en los combates, garantía de emociones y de buen espectáculo, atributos que le brindan la gran oportunidad de conseguir el objetivo que se ha trazado. Su gran enemigo en la actualidad, es el Covid-19 que tiene en la lona al boxeo profesional sin eventos. 

“Ojalá que primero salgamos con bien de esta pandemia y que pronto regresen las funciones. Es cierto que esta pandemia ha causado grandes estragos económicos que hacen prácticamente imposible pensar en grandes eventos, y es más factible ofrecer funciones a puerta cerrada y con un perfecto protocolo de prevención, entonces, tenemos esa luz en el camino para volver a pelear”, finalizó la campeona mundial. 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta