Arrecia la ola de violencia

Por Redacción > Quequi

El hallazgo de un cuerpo decapitado, al parecer de un policía, en la Región 219 de esta ciudad, apenas horas después de un violento “levantón” en la avenida Nichupté, viene a sumarse a la escabrosa ola de violencia que no muestra señales de disminuir, en la recta final de este sangriento 2016.

El cadáver maniatado, con la cabeza cercenada y acompañado de un narcomensaje con amenazas contra diversos efectivos policiacos, es el ejecutado número 61 en lo que va del año en Cancún y el 131 en Quintana Roo, en un 2016 marcado por las ofensivas entre cárteles rivales y que han dejado como saldo otros impactantes homicidios, secuestros y balaceras, que toman lugar en cualquier rincón de la ciudad.

En contraste, 2015 cerró con 37 ejecuciones en Cancún, de un total de 491 homicidios a nivel estatal.

La Zona Hotelera, un concurrido bar, un tianguis, una transitada avenida; ningún lugar está a salvo del crimen organizado. Los ataques a balazos y las ejecuciones no se limitan ya a prostíbulos clandestinos y a la periferia de la ciudad; en este año, una mujer fue “levantada” en plena avenida Bonampak, mientras que un mesero fue asesinado a la entrada de un centro comercial en Punta Cancún, lugar resguardado por militares, patrullas y cámaras.

Apenas en el fin de semana pasado, un grupo de pistoleros encapuchados se llevaron a un sujeto a punta de pistola de una taquería en la avenida Nichupté, ante la mirada atónita de los demás comensales, que fueron ordenados a lanzarse al suelo.

Ayer por la mañana, vecinos descubrieron los restos de un hombre decapitado, ignorándose si se trataba del plagiado o no, presuntamente un policía, con además una advertencia del narcotráfico en contra de diversos policías en activo, incluido el comandante de la Policía Judicial.

Actualmente, Cancún figura entre las 50 ciudades más violentas del país, como lo reveló recientemente Jesús Pool Moo, subsecretario Social e Interinstitucional en la Zona Norte del Gobierno del Estado, en referencia al listado de la Secretaría de Gobernación, sobre los lugares que concentran el 40% de los homicidios del país.

Por este motivo, ya se ha ordenado incrementar los patrullajes, escuchando el clamor del empresariado local, que ha advertido que esta violencia, de no ser contenida, puede dañar seriamente la imagen turística de este destino, del que dependen los ingresos de centenares de miles de familias.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario