Los operadores no respetan ni mantener cerrada la puerta deslizante de sus unidades.

Arriesgan a los pasajeros

En apenas dos meses de 2016, la delegación de Sintra ha multado y remitido al corralón a 146 unidades de transporte público por sobrepasar la capacidad permitida de 15 pasajeros. El titular Nicolás Castillo Ceballos, subrayó que ganar más dinero no justifica arriesgar la vida de los usuarios, ya que dijo, en la mayoría de los casos, los choferes ganan más dinero que los propios concesionarios.

“Si calculamos conservadoramente que trabajan 12 horas al día, a un ritmo lento darían un total de 20 vueltas y respetando las 15 personas, su ganancia mínima sería de 800 pesos ya pagando sus cuentas y el combustible. Pido a las empresas que nos ayuden con esto y a la gente que nos comprenda con nuestros operativos que son por su seguridad, porque luego nos mientan la madre”, enfatizó el funcionario en entrevista.

De hecho, en la mañana del lunes se detuvo a un transporte de la empresa Turicún con19 personas sentadas entre ellos dos menores y siete gentes de pie. “Cualquier frenón imprevisto podría lanzar a un pasajero por el frente de la unidad. Ese es el peligro que no ven los ciudadanos porque quieren llegar temprano a su trabajo o lugar de destino”, comentó.

En el lapso de agosto a noviembre del 2015, se levantaron un total de 123 infracciones, las cuales fueron con la máxima pena que asciende a 57 mil pesos. “Los reincidentes se cuidan mucho más. Hay dos o tres grupos de WhatsApp para esquivar nuestros operativos y no se dan cuenta de que están poniendo en peligro la vida de los ciudadanos”, lamentó.

Por lo general los choferes pagan 800 pesos de cuenta al concesionario y una cuenta similar para el combustible. De estas cuentas, resultaría que casi siempre las unidades van sobreocupadas, sus ganancias serían mayores que los mil pesos diarios, cantidad que no se justifica debido al pésimo servicio que brindan con acelerones y frenadas impulsivas.

“La gente se molesta y nos dice que como nosotros tenemos auto, no los entendemos y solo estamos robando a los operarios, pero lo cierto es que a veces incumplen con aspectos tan básicos como mantener la puerta que se desliza esté cerrada. Afortunadamente ya se dieron cuenta de que no aceptamos mordidas y ni nos ofrecen”, señaló Castillo Ceballos.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario