Tu Periódico Quequi

Catástrofe mielera en JMM; siguen muriendo abejas en la comunidad de La Candelaria

José María Morelos

Apicultores de la localidad de La Candelaria presentaron una demanda ante la Vicefiscalía General del Estado en la Zona Centro, ya que acusan que sus abejas fueron envenenadas, una pérdida equivalente a dos millones 300 mil pesos; sin embargo, la autoridad desestimó los señalamientos, por lo que solicitan el apoyo de algún laboratorio para realizar pruebas.

Emilio Uicab relató que desde el martes de la semana pasada observaron que las abejas se estaban muriendo.

“Daban vueltas y se morían. Eso quiere decir que fueron envenenadas. En La Candelaria hay un cultivo de cuatro hectáreas de chile habanero; ese día estuvo al aire libre toda esa plantación”, detalló.

Los productores descubrieron que su vecino había rociado sus tierras con el químico fipronil, un químico comercializado bajo la marca Regenet 4SC, altamente tóxico para las abejas. Este compuesto está clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un plaguicida de ‘clase II’.

“Las abejas debieron ir a polinizar ese cultivo y al volver trajeron el veneno. Contagiaron al resto y ni una sola abeja se logró salvar. Ni alcanzaron a salir a morirse al campo”, lamentó.

 

Hasta el momento, se perdieron más de 365 colmenas y el foco de contaminación se extiende. La solución sería quemar las colmenas y las abejas, pero eso acabaría con la evidencia que permitiría comprobar la responsabilidad de quienes cultivan chile en estos daños, pues cada colmena cuesta en promedio tres mil pesos.

“Es nuestra fuente de ingresos, con eso le damos de comer a nuestras familias. Cada colmena nos deja una ganancia de cuatro mil pesos. No nos quedaremos de brazos cruzados”, declaró. Se estima que un campesino de esta región gana aproximadamente 50 pesos por día, lo que representa ingresos menores a 20 mil al año.

 

TOCAN PUERTAS

 

Orlando Hau Vélez, también apicultor de La Candelaria, lamentó que hayan sido ignorados, pero esperan poder contactar a alguien que les ayude a realizar las pruebas.

 

“Ojalá nos puedan ayudar a buscar un laboratorio para solicitar los análisis correspondientes. Ya hablamos con el dueño del chilar y él está dispuesto a asumir su responsabilidad, siempre y cuando se demuestre que el insumo que utilizó en su predio fue el que afectó a las abejas”.

Señala que tienen fotos del insumo que se usó y que presumiblemente fue el causante de la muerte de las abejas, que se llama Regenet 4SC, y que se sabe se aplicó en Colombia para el café y también causó estragos.

 

Mientras tanto especialista en abejas, de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo está apoyando a los apicultores con la toma de varias muestras de abejas muertas, se recolectaron al menos 100 especímenes para entregarlas a la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), así como al comité estatal para el Fomento y Protección Pecuaria.

 

 

Por Carlos Hernández Báez

 

Foto

Desde el pasado 8 de agosto los apicultores empezaron a notar un comportamiento extraño en sus colmenas, luego poco a poco se murieron.

Comments

comments