Con la captura de El Chapo, anticipan que el Cártel de Sinaloa se fragmentará en grupos más pequeños

Con el regreso de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, al penal del Altiplano, el Cártel de Sinaloa, que él encabeza, seguirá fragmentándose en grupos más pequeños, lo que hará que para las autoridades sea más difícil su ubicación, pues el problema de la delincuencia organizada de México es mucho más que un solo jefe del crimen, dice el vicepresidente de Análisis Táctico de Stratfor, Scott Stewart.

En entrevista telefónica, el vicepresidente de Análisis Táctico de Stratfor, refiere que la recaptura del Chapo no tendrá diferencias significativas, pues la división del cártel que fundó el capo se generó, incluso, antes de su segunda captura, en el 2014.

De acuerdo con la dinámica de fragmentación existente de los cárteles de la droga, pequeños grupos —como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)— continuarán surgiendo y empoderándose, para ser ellos los que se encarguen de satisfacer la demanda de estupefacientes.

Sinaloa “continuará dividiéndose en grupos más pequeños, que —por supuesto— permanecerán conduciendo crímenes y traficando drogas; pero no serán tan poderosos ni representarán una amenaza tan fuerte para el gobierno mexicano como una organización grande”.

Stewart advierte que el flujo de estupefacientes hacia la Unión Americana continuará pese a la fragmentación de los grandes imperios de las dogas, lo cual representará un reto para las autoridades.

La campaña para desmantelar al Cártel de Sinaloa seguramente continuará en los próximos años, hecho que debería preocupar mucho a Ismael Zambada García, el Mayo; otro de los líderes de esta alineación criminal.

Mientras haya demanda en Estados Unidos, dice, alguien va a satisfacerla y pueden ser organizaciones grandes o pequeñas. Recordó que hace apenas 30 años había sólo dos cárteles principales: el de Guadalajara y el del Golfo.

La consultora estadounidense especializada en servicios de inteligencia y espionaje recoge que la geografía ha permitido que traficantes como Guzmán Loera operen a escala global.

México se convirtió en eje central de las rutas de narcotráfico hacia Estados Unidos. Esta evolución tuvo lugar mientras las redes criminales que traficaban drogas, se transformaban en grupos más pequeños.

Aunque los jefes del crimen, como el fundador del Cártel de Sinaloa, aumentaron en poder respecto de los demás, todos los grupos de la delincuencia organizada en el país son resultado de una descentralización sistemática en las estructuras de los cárteles.

La extradición. Respecto de la posible extradición del jefe del Cártel de Sinaloa a Estados Unidos, Steward, un ex diplomático, explica que a las autoridades estadounidenses les preocupa que los líderes de cárteles como el Chapo continúen sus negocios desde la cárcel

Previo a su segunda fuga, agrega, el Chapo tenía acceso únicamente a sus abogados; sin embargo, la definición de abogado era muy libre, por lo que cualquiera podía acreditarse como tal y esto permitió que continuara con sus negocios.

Al ser reclamado en California, Guzmán Loera podría terminar en una prisión denominada como Supermax (la forma corta en inglés de supermáxima seguridad), lo que le dificultaría el contacto con el mundo exterior y por tanto, seguir con sus negocios.

La campaña para desmantelar al Cártel de Sinaloa seguramente continuará en los próximos años, hecho que debería preocupar mucho a Ismael Zambada García, el Mayo; otro de los líderes de esta alineación criminal.

Falta esclarecer primera fuga. La coordinadora principal del programa México Migrantes de La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por su sigla en inglés), Maureen Mayer, destacó que si bien la recaptura del barón de las drogas era obligación del gobierno mexicano, así como un acontecimiento importante, no debe perderse de vista que hace seis meses pudo escapar del penal de más alta seguridad del país, gracias a la corrupción.

Consultada vía telefónica, consideró que si bien el líder del Cártel de Sinaloa está nuevamente tras las rejas, aún no se esclarece plenamente cómo pudo construir un túnel de 1.5 kilómetros y fugarse por la noche.

Asimismo, destacó que la recaptura es sólo un caso de los múltiples retos que enfrenta México en materia de combate a la corrupción y exhibió que, a la fecha, aún faltan las leyes secundarias del Sistema Anticorrupción.

Por lo anterior, WOLA insta al gobierno mexicano a aplicar la misma determinación que tuvo para capturar al capo de Sinaloa, para combatir malas prácticas como el cohecho y esclarecer casos como la desaparición de 43 jóvenes estudiantes hace más de un año en Iguala, Guerrero.

“Esperemos que el gobierno muestre el mismo nivel de compromiso y esfuerzo para resolver otros casos importantes para el país”, solicitó Maureen Mayer.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario