Crece contaminación visual por propaganda

 

 

CANCÚN. La propaganda se ha convertido en un problema de contaminación visual, que además finalmente se transformará en “basura electoral”, lo que genera un impacto en el entorno.

“Los que más afectan son los pendones, porque están hechos de plástico, el cual es indestructible”, expresó Alicia González Canseco, ambientalista defensora del “Ombligo Verde”.

La proliferación de afiches, pintas, volantes, espectaculares y pendones con rostros, slogans, emblemas y colores entorpecen el paisaje urbano, lo que altera la armonía de los ciudadanos y dan mala imagen para visitantes.

A menudo, carteles colocados en camellones o intersecciones, también bloquean el campo visual de los automovilistas, lo que supone un riesgo para el tránsito vehicular.

Para esta campaña electoral, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señala que los artículos promocionales, propaganda o cualquier objeto que contenga imágenes, emblemas, signos y expresiones con los que se difunde la imagen y propuestas del candidato sólo pueden ser elaborados con materia textil.

Se calcula que el plástico tarda entre cien y mil años en descomponerse y las sustancias tóxicas que guarda destruyen la composición de la tierra.

Por su parte, el Consejo General de Instituto Nacional Electoral (INE) tomó la decisión de que toda la propaganda electoral debe elaborarse con materiales reciclables; es decir, sin sustancias tóxicas. Asimismo partidos y candidatos deben dar propuestas para un plan de reciclaje de dicha propaganda.

Hay diversas maneras de poder reciclar los pendones, como unirlos y formar techos para aquellas personas que necesitan uno, convertirlas en cortinas, ventanas, bolsas, entre otras, las cuales aportan al medio ambiente y no se convierten en desecho nocivo. Por María Fernández > Quequi

 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario