Panelistas comentaron sobre la devastación, la impunidad y el deterioro de Cancún.

Critican daños en Malecón Tajamar

Nos hemos quedado dormidos, ante la devastación, la impunidad y el deterioro de Cancún, cuyo proyecto original se perdió desde hace muchos años.

La naturaleza ha ido sobreviviendo al daño ocasionado por los seres humanos; los intereses de empresarios y autoridades, van más allá de cualquier legislación, “el papel aguanta todo”, así lo expuso la periodista Lilia Arellano durante el programa Fuego Cruzado ante panelistas invitados.

Con el paso de los años, las invasiones,  el crecimiento de la mancha urbana de manera caótica y las serias deficiencias, empezaron a causar estragos en uno de los destinos más representativos a nivel internacional. Aunado a ello, los grandes desarrollos fueron ganando terreno mediante cambios de usos de suelo y argucias legaloides que sirven de escudo para una devastación, anteponiendo una rentabilidad inmediata, los casos recientes: Tajamar y Punta Nizuc.

Situaciones como Malecón Tajamar y Punta Nizuc, nos deben hacer reflexionar sobre el impacto y el modelo de desarrollo que queremos en el presente y futuro, dijo Vicente Ferreyra, representante de Sustentur.

“Hay una grave falta de comunicación con las autoridades, las mismas organizaciones creemos que, a pesar de ser un tema representativo es una buena oportunidad de reflexionar porque es un estado rico en naturaleza y el daño se sigue ocasionando”, dijo el representante.

Éramos una sociedad conformista, agregó el Arq. Ricardo Lujambio, fundador y conocedor de la historia del municipio. “Cuando Fonatur decidió crear Cancún las restricciones ambientales no eran como las de ahora, con el tiempo vamos adquiriendo la conciencia, pero creo que en el tema de Malecón nos quedamos dormidos”, lamentó.

Aracely Domínguez, ecologista y luchadora desde hace más de 30 años, explicó que el caso Tajamar data de 1992 y desde entonces han peleado.

Isabel Gleeni, abogada defensora de Tajamar, refirió que en este momento hay cuatro amparos, razón por la que está parada la obra en tanto no se dé una sentencia definitiva al caso. Nos amparamos contra autoridades como la Profepa, que asegura haber realizado sus funciones correctamente y que la suspensión no les corresponde cumplirla porque su argumento es que no han violentado ninguna ley, informó.

Por Redacción>Quequi

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario