Cuna de lobos Prisciliano Nemegyei Rodríguez.

AMLO: El fenómeno

Prisciliano Nemegyei Rodríguez.

-Mientras más lo denigran, más aumenta el fervor popular.

– Es soñador, idealista, humanista, pensador y polémico.

– Hoy, hasta sus más acérrimos detractores lo admiran.

“Es un peligro para México”, “nos llevará a vivir como en Venezuela”, “loco”, “comunista”, “va a expropiar nuestros bienes”, “no dejemos, nos arrebate la paz y la felicidad”, “AMLO es malo al revés”, “no sabe hablar inglés”, “no tiene estudios en el extranjero”, “es un populista mesiánico”, “lo apoyan los rusos”, “no es una persona refinada”,  “enfermo de poder”, “terco”, “no sabe hablar, se come la ese”, “solo lo siguen los pobres”,  etc. No tengo antecedentes inmediatos, en épocas recientes,  de tantos calificativos extraviados en el raciocinio, para un candidato presidencial,  de unos malosos que de tanto repetir lo han hecho inmune a la degradación y como una antítesis, se ha revertido a su favor, cualquier difamación incluyente. Andrés Manuel López Obrador, le pese a quien le pese, es hoy el único líder social de América Latina congruente entre su hacer y su pensar. Nada ni nadie le ha quitado de su mente, en los últimos 30 años, la búsqueda del  bienestar social, en su país. Él ha sido el político más buscado, espiado, acosado y vigilado que se tenga memoria y no han encontrado nada de lo que buscan. Ha sido el único  que ha tenido la valentía, firme y decidida, de enfrentar a una pandilla de saqueadores poderosos, que innovaron un régimen que ha girado en el centro su poder corrupto e impune. Ha insistido en no alterar su propia naturaleza, presentándose como es, poniendo siempre enfrente su sencillez. Desde los tiempos que comenzó su lucha por esta, su tierra natal, hasta hoy, la magnitud de su liderazgo ha crecido y el grueso de la población mayoritaria le ha dado su respaldo, ante la realidad de una incertidumbre con un futuro desastroso, en más de lo mismo o en una nueva tarea que ha puesto a la consideración nacional en su proyecto alternativo de nación.

López Obrador, es un hombre acomedido. Cuando fue  gobernante de la Ciudad de México, le pidieron viviera en “La casa de las ajarascas” o sea la casa de gobierno y no aceptó, prefirió seguir viviendo en su departamento de interés social, en avenida Universidad, de Copilco.  En él los lujos no son su fin, de ahí su frase “no puede haber gobierno rico, con pueblo pobre”. En el gobierno de la ciudad pude verlo ser el primero en llegar (a las 6 de la mañana) y el ultimo en irse. A veces pienso que el dolor que le causó las condiciones paupérrimas de los hombres del campo, fue la que vivió con los indígenas de Tabasco en las décadas de los 80´ y de ahí imprimió aquella frase “es tonto aquel que piensa, que el pueblo es tonto”. Las obras que dejó a su paso cuando fue gobierno destacan: Una fábrica de escobas, radiodifusora indígena, los camellones chontales, los primeros libros en dialecto choco. La Universidad Popular de la Chontalpa.  Ampliación del periférico y la construcción de pasos a desnivel en segundos pisos en la Ciudad de México. Apoyos económicos a personas de la tercera edad, estudiantes y madres solteras. Es autor de más de una docena de libros.  Ha recorrido el país hasta en tres ocasiones. Ha soportado dos fraudes electorales (2006 y 2012) y hoy goza de las preferencias electorales que ven en él, la última esperanza de una nación que se resiste a morir o por mejor decir, seguir siendo esquilmada, por un pequeño grupo de sátrapas que se han adueñado de ella al amparo del poder.

Impresiona la alegría, se admira la entrega y emociona la gratitud de la gente que asiste a los mítines de Andrés Manuel López Obrador. Es un contraste abismal y permanente con los otros candidatos, que no cejan en su intento de tratar de bajarlo, aunque cada día que pasa la dificultad se va convirtiendo en imposible. El fenómeno AMLO ya penetró en el sentir nacional, de forma tal que Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), se ha convertido en una alternativa viable para que en el futuro sea mayoría en varias entidades  y en el Congreso nacional. Muchos en el ánimo de impulsar la democracia y la equidad, se oponen a que el partido Morena, sea mayoría en las cámaras del poder legislativo, pero estos quizás olvidan o desconocen las condiciones desastrosas en que se encuentra el país, por ello, desde el próximo 1 de julio, en que las preferencias decidan llevar al poder a AMLO, se comenzará sin tregua alguna la reconstrucción nacional, mediante acuerdos y donde irremisiblemente tendrá su participación toral el poder legislativo para revertir las condiciones existentes en el cuerpo legal de la nación. Recordemos que Morena fue el único partido que no se ha prestado a torcer la ley para beneficiar a unos cuantos. Por ello démosle un voto de confianza y con ello a nuestro paisano que bien se lo merece por el bien de México. Porque con él, en su gobierno, el pueblo siempre estará atento.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario