Daniel Araf Hop, el amo de la impunidad

CANCÚN 

Por Redacción > Quequi 

Daniel Araf Hop, el “hotelero” que se ha enriquecido a costa del turismo que llega a Cancún, ha dejado a su paso por esta ciudad una importante deuda a proveedores cuyo monto rebasa los tres millones de dólares, además de abandonar a más de 350 empleados que trabajaban en su hotel –que operó bajo las marcas Me by Meliá y Melody Maker-, el cual prevé abrir antes de noviembre como Armar House, operado por una prestigiada cadena hotelera de resorts. 

La historia de Araf Hop en Cancún se remonta al 2011, cuando adquiere el edificio de lo que fue el hotel Meliá y después el Me by Meliá, el cual decide “remodelar” en noviembre de 2017 sin permiso, lo cual provocó que la obra fuera clausurada, debido a que la remodelación era en realidad una ampliación que rebasó por mucho los límites de la propiedad, al construir dos edificios de cuatro niveles y siete pisos adicionales a la torre central del hotel, además de una alberca, todo sin contar con los permisos para ello. 

Posteriormente, Daniel Araf Hop rentó su edificio a Globalia que encabeza Javier Hidalgo, quien trajo la marca Melody Maker a Cancún, proyecto que fracasó y obligó al CEO español a retirarse de las instalaciones el 16 de abril, no sin antes recuperar los 20 millones de dólares que había pagado como parte del convenio al hotelero mexicano. 

Ya con el edificio en su poder, Daniel Araf Hop sedujo a la prestigiosa cadena hotelera Marriott para que operara su nuevo proyecto, que pretende inaugurar en noviembre de este año con el nombre Armar House, pero con el objetivo de cambiar nuevamente de piel a mediados del próximo año cobijado por la marca W Hotels, para lo cual recibió 20 millones de dólares. 

Desprecia a sus trabajadores 

Con un nuevo convenio bajo el brazo, Daniel Araf Hop inició la remodelación de las habitaciones, que abarca del piso 12 al 17, aprovechando que el Caribe mexicano estaba entrando en la pandemia del Covid-19, para lo cual el empresario que juega a ser “hotelero”, engañó al sindicato que protegía a sus empleados al ordenar el despido de 200 de ellos a finales de marzo con el argumento de que eran “temporales”, dándoles finiquitos absurdos. 

No conforme con ello y tras haber prometido que conservaría al resto de la plantilla laboral, entre la que se encontraban ejecutivos que tenían más de 15 años de antigüedad en sus empresas, Araf Hop ordenó a mediados de abril despedir a más 150 colaboradores, quedándose únicamente con una veintena de incondicionales.  

Intocable, no es 

Ahora con el edificio vacío, Daniel Araf Hop empezó la remodelación de las habitaciones para cumplir con los estándares de calidad y seguridad que le exige la nueva cadena operadora, para ello, de nueva cuenta, recurrió a funcionarios influyentes y sintiéndose protegido ordenó realizar una serie de demoliciones y ampliaciones sin contar con los permisos municipales, estatales y federales correspondientes. 

De buena fuente se sabe que los contratistas que realizan las obras y que ponen en riesgo a los “maestros de la cuchara” al trabajar en las alturas sin el equipo de seguridad requerido, engañaron a la Dirección Municipal de Protección Civil para seguir trabajando sin ser tocados hasta que concluyan su trabajo, cuya responsabilidad total recae en Daniel Araf Hop como dueño de la empresa “Amaneceres del Caribe”. 

Hay que señalar que cuando el hotel Me by Meliá operaba en Cancún, fue el resort que registró mayores ganancias, al contabilizar más de 40 millones de dólares anuales, que se perdieron en las manos de Daniel Araf Hop. 

*SUBORDINDA 

T) 

Se esconde en Miami 

CANCÚN 

Por Redacción > Quequi 

En su larga carrera sembrado enemigos, Daniel Araf Hop tuvo la osadía de engañar a un funcionario español, quien le advirtió que de hallarlo nuevamente lo refundiría en la cárcel, por lo cual el mexicano está refugiado en Miami, Estados Unidos. 

Desde ese momento, Daniel Araf Hop utiliza como madriguera el prestigioso Saint Regis Bal Harbour Resort en Miami, donde se da una millonaria vida después de dejar en Cancún deudas a proveedores por más de tres millones de dólares, que van desde empresas especializadas en vinos y licores hasta comercializadoras de mariscos y alimentos diversos, entre otras. 

Además, Daniel Araf Hop fue imputado en el caso que denunció la Fiscalía General de la República (FGR), por haber recibido la concesión de tres inmuebles, incluido el edificio de la avenida Reforma en la Ciudad de México, que ocupó en su momento la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR). 

En la carpeta que presentaron los abogados de la FGR, se señala que Julio César Guerrero Martín, ex titular del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), permitió una concesión ilegal a favor de Daniel Araf Hop, apoderado legal de Corporación Inmobiliaria Ejército. 

Según publicó el diario Reforma: a Daniel Araf Hop le “otorgaron la explotación de los edificios de la antigua sede de la PGR, en Paseo de la Reforma 211-213, y Jaime Nunó 25, en la Colonia Morelos, por un periodo de 45 años”. 

“Araf se comprometió a pagar el 7.5% anual del precio comercial de los inmuebles. En el caso de los dos edificios de Reforma, el Indaabin los valuó en 726 millones 282 mil pesos y el de la Colonia Morelos en 53 millones 186 mil pesos”, apuntó el diario. 

“El propósito del concesionario, era invertir en tecnología que rehabilitara los cimientos por tratarse de edificios que resultaron con daños estructurales tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, y llevar un hotel a la antigua sede de la PGR, así como darles un uso comercial y de oficina a varios pisos”, señaló Reforma el 3 de diciembre de 2019, denuncia que a ocho meses sigue vigente. 

Sin embargo, -publicó el diario- la FGR presentó unos dictámenes que señalaron que el Indaabin había subvaluado los inmuebles para concesionarlos (beneficiando a Daniel Araf), pues los edificios de Reforma tenían un valor comercial de 2 mil 223 millones de pesos y el otro de 82 millones de pesos. 

Ahora, Daniel Araf Hop busca dañar la imagen de la prestigiosa cadena hotelera Marriott, al involucrarlos en un proyecto que pinta fallido antes de ser inaugurado, pues carece de permisos para funcionar, sobre todo los federales que está tratando de tramitar ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta