Decomisan dinero de Mimenza

CANCÚN

Por Juan Manuel Trinidad  > Quequi

 

El empresario playense Carlos Mimenza Novelo está envuelto en una investigación federal, por presunta procedencia dudosa de dinero, toda vez que ordenó a un empleado suyo a viajar en avión con 25 mil dólares en efectivo sin declarar, lo que fue detectado por las autoridades en el aeropuerto de esta ciudad.

El sujeto que hacía de “mula”, Eric Cristopher Campos Millán, fue detenido por agentes de la Policía Federal, ya que no pudo acreditar la procedencia de la suma que portaba (equivalente a medio millón de pesos), tan sólo indicando que sabía que debía entregarlo a Mimenza Novelo, lo que también manifestó por escrito, lo que equivale a una confesión.

El empresario de origen yucateco y avecindado en Playa del Carmen, confirmó la detención de su colaborador. Contactado vía telefónica, mencionó que estaba en Ciudad de México y que había mandado a pedir ese dinero para viajar a Estados Unidos y adquirir tres cámaras para un noticiero que está a punto de arrancar.

Según su explicación, este trabajador tenía unas pocas semanas con él, por lo que ignoraba los protocolos para trasladar el dinero. Debido a esta complicación, adelantó que cancelaría su viaje planeado y regresaba a Cancún, para liberar a su subalterno.

Mimenza aseguró que el dinero es de origen lícito, proveniente de sus empresas de ecoturismo.

Sin embargo, surgen varias interrogantes, como el encargar esta fuerte suma a un trabajador con apenas unas semanas de antigüedad y, más importante, el querer llevar en avión tal cantidad, en lugar de recurrir a una transferencia bancaria, en especial considerando que la intención, según él, es llevarla al extranjero, donde tendría la obligación de declararlos.

Además, ¿es necesario que Mimenza en persona se presente ante las autoridades federales para aclarar la procedencia del dinero? Si vino de sus empresas de ecoturismo, ¿no tiene personal contable que pueda mostrar los retiros efectuados y así evitar que este trabajador pase la noche tras las rejas?.

Portar dinero dentro del territorio nacional no es un ilícito, pero su origen debe estar acreditado, algo que en este caso no se cumple.

 

Este incidente echa por tierra la imagen de “luchador social” que ha difundido sin cesar por redes, donde ya utiliza el “hashtag” (marca) #TodosConMimenza, con evidentes fines electorales futuros.

Mimenza, quien posee en la actualidad más de 60 propiedades en Solidaridad, se benefició por años de la cercanía con las autoridades priistas anteriores, para comprar terrenos que se sabía iban a ser incluidos en los planes de desarrollo, para después revenderlos a precios superiores, quedándose él con los lotes que también se le avisaba tendrían uso de suelo comercial.

Sin embargo, ahora pretende tomar distancia de este grupo, inicialmente acusándolos de ilícitos, para después gradualmente cambiar el blanco de sus ataques, de las autoridades pasadas a las actuales, en un evidente esfuerzo por labrarse una candidatura para las elecciones del año próximo, ya sea con Morena (partido al que recientemente se afilió su abogado) o de manera independiente.

Cabe destacar que actual no es el primer caso en que Mimenza se ha visto involucrado con fuertes sumas de dinero de dudosa procedencia. En marzo publicó un video donde presuntamente recibe un maletín con cinco millones de pesos, supuestamente dados como soborno por el senador Félix González Canto.

Este dinero es mostrado por el empresario, quien en lugar de reportarlo a las autoridades, señaló que lo donaría a una fundación en Yucatán, a quienes les heredaría el problema de justificar esta suma. Llamativamente, la persona que le entregó el maletín, aparece en el video en el momento en que Mimenza muestra el dinero a la cámara, sin llamarle la atención que haya sido filmado y que se exhiba este dinero secreto en un restaurante.

De este dinero nada más se supo, aunque quien lo recibió, Mimenza, poco a poco dejaría sus críticas hacia el exgobernador, amigo de infancia, para declararle la “guerra” al gobierno actual.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta