Dejaron de apoyar la Zona Maya

Por: Sergio López Lara > Quequi

Chetumal

 

Los excesos y abusos cometidos por autoridades de la pasada administración propiciaron que por seis meses, 482 sacerdotes, generales, comandantes y cabos mayas de cinco centros ceremoniales de la Zona Maya en Quintana Roo, dejaran de recibir los apoyos para preservar sus usos y costumbres, monto que asciende en estos momentos a ocho millones de pesos; aseguró, Candy Raygoza Alcocer, subsecretaria de Desarrollo Social e Indígena en el Estado.

Explicó que la llegada a SEDASI de parte de las nuevas autoridades que encabeza el gobernador, Carlos Manuel Joaquín González, dejó al descubierto el saqueo que sufrieron diversas dependencias del gobierno de Roberto Borge Angulo, donde los más afectados fueron las personas de escasos recursos económicos como en este caso los 482 dignatarios mayas, a quienes por seis meses se les dejó de apoyar sin conocer las causas.

Agregó que la primera irregularidad fue que se les dejó de dar el poco apoyo que se les brindaba para que puedan trasladarse a diversas comunidades mayas, donde realizan sus rituales y creencias para preservar la cultura maya; motivo por el cual, estas personas tuvieron que endeudarse al pedir prestado y cumplir con las tradiciones milenarias que tiene esta cultura, la cual se niega a morir y se aferra a que siga presente entre las nuevas generaciones de los municipios mayas.

Raygoza Alcocer, indicó que aparte de esto se tiene un adeudo de tres millones de pesos con la empresa Diconsa por las despensas que se le asignaban a los sacerdotes, generales, comandantes y cabos de los cinco centros ceremoniales que eran custodiados y cuidados por estos 482 personas que permanecían en ellos por semanas alimentándose de arroz, frijoles, sopa y sardinas que se les otorgaba.

En este orden mencionó que ya se entrevistó con don Gustavo Isabel Sulú Cimá, presidente del Consejo Supremo Maya, a quien le ha hecho saber que se están realizando las gestiones correspondientes para que a la brevedad posible se corrija esta situación y se les pague lo que se les adeuda para que sigan conservando sus usos y costumbres, además de preservar la lengua maya que la hablan miles de personas que habitan en la Zona Maya de Quintana Roo, debido a que ellos no tienen la culpa del despilfarro en que incurrieron las autoridades de la pasada administración gubernamental.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario