Isla Blanca
Entre el Mar y la laguna Chacmuchuc, en lo que es Isla Blanca, existen aproximadamente 690 hectáreas de manglares que serán impactadas.

Depredador proyecto en Isla Blanca

Abatirá el complejo hotelero Soto Lindo, 690 hectáreas de manglar y dunas de arena.

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca el cual cuenta con una abundante vegetación el cual lo convierte en un lugar agradable y único pues solo unos cuantos metros de playa dividen la laguna con el mar

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca el cual cuenta con una abundante vegetación el cual lo convierte en un lugar agradable y único pues solo unos cuantos metros de playa dividen la laguna con el mar

El desarrollo hotelero Soto Lindo que proyecta construir nueve mil 600 cuartos sobre 222 hectáreas, con una inversión de mil 400 millones de dólares, en Isla Blanca, Isla Mujeres, quiérase o no es un proyecto depredador sobre una isla muy similar a lo que fue Cancún hace 46 años. Están amenazados sus manglares, sus dunas y ecosistemas, todos vulnerables, como se ha demostrado con el avance del poder económico.
Fue el 10 de noviembre del 2011 cuando la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Sermarnat) aprobó el megaproyecto Soto Lindo, con permisos para desarrollarse durante los próximos ocho años sobre una península, ubicada entre el Mar Caribe y la Laguna Chacmuchuc. Un paisaje muy similar a lo que fue Cancún antes de ser desarrollado en 1970.
De acuerdo al Resumen Ejecutivo de la Manifestación de Impacto Ambiental Regional, se realizó un estudio y análisis de fotografías aéreas de ecosistemas y asociaciones vegetales terrestres en el área, lo cual deja ver el impacto indirecto sobre unas 690 hectáreas. La similitud al desarrollo de lo que hoy es la Zona Hotelera de Cancún es extraordinaria, ya que también establece la construcción de marinas, por el lado de la laguna, zona residencial de súper lujo y hasta un campo de golf en 37 hectáreas.
Ante ello, es justo reflexionar en los efectos que ello tendrá sobre el equilibrio ecológico, pues basta con comparar una zona de solo 59 hectáreas en lo que hoy es Malecón Tajamar, en Benito Juárez, donde el Fondo Nacional de Turismo arrasó con poco más de 40 hectáreas de manglar, pese a las protestas de la ciudadanía y un gobierno que privilegió el factor económico sobre el derecho de una vida sana.

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca

Cierto que en el Resumen Ejecutivo del mega proyecto, localizado en la Zona Continental de Isla Mujeres, se dice que “se dará estricto cumplimiento a lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-022-SEMARNAT-2003 y la ley de Vida Silvestre en materia del ecosistema de manglar”, lo que significa que, en teoría, el manglar será intocable, de acuerdo al Artículo 60 Ter, pero que sabemos nada es intocable, cuando el interés económico está de por medio.
Se tiene la experiencia reciente de Cancún, cuando en los primeros días de este año, se arrasaron 22 hectáreas de selva de manglar, lo que viola disposiciones de los tres niveles de gobierno, ya que los manglares están protegidos por leyes federales e internacionales, como se estableció en la Convención Ramsar.

Dicha convención se refiere a los humedales de importancia internacional, especialmente como hábitat de aves acuáticas. Fue firmada en la ciudad de Ramsar, Irán, el 18 de enero de 1971 y entró en vigor el 21 de diciembre de 1975. Su principal objetivo es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales.

Es así que la recién devastada selva de manglar de Malecón Tajamar, formaba parte de la zona protegida por esta Convención, en el área denominada Manglares de Nichupté, donde se encuentra registrada con el número 1777 y que protege una superficie de cuatro mil 257 hectáreas, pero que a nadie le importó, peor ahora cuando hablamos de Isla Blanca, que sólo la protege el Artículo 60 Ter, de la Ley General de Vida Silvestre, que cuando se trata de dinero e inversión nadie respeta, como en muchas ocasiones ha quedado registrado.Y precisamente, con respecto al proyecto Soto Lindo, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), interpuso el 4 de noviembre del 2011, ante la delegación de la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa), una demanda contra este proyecto al que considera sumamente ecocida, ya que de acuerdo a sus argumento, este desarrollo puede ser responsable de la destrucción de especies en peligro de extinción.

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca

Vista general de la zona conocida como Isla Blanca

Entre la fauna y flora afectable, señala el Cemda, se cuenta, entre otros, la cacerolita de mar, los diferentes tipos de manglar, palma chit y nacax, el susceptible manatí, especies de tortugas marinas e impactaría en perjuicio de los propios desarrolladores y prestadores de servicios turísticos, lo mismo que en el arribo del tiburón ballena frente a las islas de Contoy y Mujeres.

No obstante, en el análisis de la Manifestación de Impacto Ambiental, la Semarnat considera que de los 39 impactos ambientales identificados, “sólo siete son significativos, 20 no son significativos y 11 son despreciables”. A este respecto, el Cemda, señala que el trasplante y reforestación del mangle es una medida inviable, pues ya quedó demostrado con el rescate de plantas de mangle, tras el paso del huracán Wilma en el 2005, que ese proyecto fue un fracaso.
De igual forma, el Cemda hace una valoración muy importante, con respecto a los arenales, al señalar que “otro riesgo es la desaparición de dunas costeras y su vegetación asociada, lo que en un futuro cercano, propiciado por el Cambio Climático y la vulnerabilidad de la zona frente a los huracanes, puede desembocar en otro posible proyecto de Recuperación de Playas”.

EL PANORAMA
Según el cronista Francisco Verdalles, “la construcción de dos marinas, anunciadas para Soto Lindo, una interna colindante con el Mar Caribe y una al sur con la Laguna de Chacmuchuc, no parece ser muy diferente con la situación de la Laguna Nichupté, respecto a la Zona Hotelera, en la que fue necesario abrir el canal, que es conocido ahora como Sigfrido, para desahogar los malos olores que acumuló con el tiempo por los desagües clandestinos, (de los cuales documentamos 11 en este diario) de establecimientos y hoteles en su interior.
De igual forma, el proyecto es comparable con la Playa Gaviota Azul, que con las escolleras impidió el desove y apareamiento de diferentes especies de tiburón, razón por la cual los escualos han atacado a algunos bañistas, lo mismo que las agresiones de cocodrilos a turistas, según ha documentado el cronista Verdalles.

Con respecto al proyecto, Soto Lindo, el Cemda, a través de Alejandra Serrano, directora regional de la oficina Sureste de Cemda, señala que “la empresa que está desarrollando Soto Lindo está violando abiertamente la ley, pues existe evidencia clara de que están realizando obras sin contar con los permisos correspondientes, ocasionando graves impactos al medio ambiente”.

Por Cliserio E. Cedillo/Quequi

[su_note note_color=”#f6f6cd”]El proyecto, Soto Lindo, ocasionará impactos al medio ambiente devastando cientos de hectáreas en la zona continental de Quintana Roo.[/su_note]

[su_table]

AUTORIZA SEMARNAT UN ECOCIDIO

Proyecto que impactará manglar y zona de playas.

Expediente
Fue el 10 de noviembre de 2011 cuando la Secretaría aprobó el megaproyecto Soto Lindo, con permisos para desarrollarse durante los próximos ocho años.
Afectaciones
Entre la fauna y flora afectable, señala el Cemda, se cuenta, la cacerolita de mar, los diferentes tipos de manglar, palma chit y nacax, el susceptible manatí, especies de tortugas marinas, entre otros.
Riesgos
Tras una valoración de Cemda con respecto a los arenales, señala que “otro riesgo es la desaparición de dunas costeras y su vegetación asociada, lo que afecta la recuperación de playas”.

[/su_table]

[su_note note_color=”#f6f6cd”]EL DESARROLLO HOTELERO:
*9,600 cuartos en 222 hectáreas
*400 millones de dólares de inversión
*690 hectáreas impactadas[/su_note]

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario