Desamparada Migración en Quintana Roo

PLAYA DEL CARMEN

Por Redacción > Quequi

Como Iván Rojas Vergara fue identificada la persona ejecutada la mañana de ayer en Playa del Carmen, quien era funcionario federal y se desempeñaba como subdirector de Control Migratorio en Solidaridad.

Se sabe que el hoy occiso era originario de Texcoco, en el Estado de México, y desde hace seis años había ingresado al Instituto Nacional de Migración (Inami).

Desde el 1 de septiembre de 2013 se desempeñaba en la entonces subdelegación federal de Playa del Carmen, también estuvo en operaciones en el Aeropuerto Internacional de Cancún y en la Subdelegación de Chetumal; con ello, se convierte en el ejecutado número 119 en lo que va de este 2019, año donde se han registrado el mayor número de asesinatos en este periodo, en la historia de este polo turístico.

Los integrantes del ahora Inami (antes INM), se han visto cada día más desprotegidos desde que se ha implementado un plan de austeridad, sin tener en cuenta los riesgos que corren. No se toma en cuenta las necesidades que tienen del equipo básico de protección, herramientas, chalecos antibalas, limitadas prestaciones en estos lamentables casos y aparte les exigen de manera obligatoria el recorte del 20% de su personal, según se les exigió mediante oficio número INM/DGA/1004/2019.

A esto hay que agregarle una absoluta falta de solidaridad humana; al recién nombrado comisionado Francisco Garduño Yáñez no le ha importado cómo se encuentra la familia del hoy occiso y ni siquiera se ha molestado en ofrecerles el pésame. Mientras en los estados “se matan” trabajando, él ni siquiera da la cara.

Los funcionarios de Migración de Quintana Roo se enfrentan a situaciones distintas a los que viven en la frontera sur los que frenan indocumentados de Centroamérica; aquí se mueven muchas etnias, grupos y mafias de los más diversos países. Lo mismo hay ilegales asiáticos, rusos, indios, estadounidenses, italianos, ucranianos, israelíes, árabes o australianos. Y no faltan los componentes de organizaciones criminales de toda Latinoamérica.

Por cierto, hace tres días, Iván Rojas participó en un operativo junto con la Interpol, para detener y deportar al presunto guía espiritual colombiano Édgar Orlando Gaytán Camacho, alias “El Taita”, quien se encontraba escondido en este destino turístico, cuidado por un grupo fuertemente armado, ya que se encontraba prófugo por un proceso penal pendiente en su país de origen.

Esto ha puesto en alerta a todos los funcionarios estatales de Migración que ante el panorama de inseguridad que se vive en todo México; se pudiera interpretar este crimen como un mensaje de los malosos: ¡O le bajan o los matamos! Y nadie se deja intimidar, pero Garduño Yáñez tiene que dar el respaldo a sus subordinados.

La reducción de personal les ha complicado labores que tienen que hacer al atender al aeropuerto con mayor movimiento internacional del país (el de Cancún), supervisar todos los cruceros que llegan continuamente a Cozumel o Mahahual y controlar todo el flujo migratorio extranjero que crece continuamente.

Así que el recorte mete en problemas a la institución, porque tiene que cumplir, sin contar con el mínimo necesario de personal, sobre todo ahora que han recibido muchos elogios por parte de la iniciativa privada que ha aplaudido que se hayan agilizado los tiempos de recepción de los turistas a niveles de eficiencia nunca vistos en el AIC.

El hecho de que enfrenten situaciones complicadas, una crisis migratoria en toda la extensión de la palabra, en total indefensión, llevó incluso a que ayer mismo renunciara la delegada de Nuevo León, Gabriela Zamora, apenas había asumido el cargo el 1 de abril, y no aguantó la presión ni tres meses.

Crimen contra funcionario

El lamentable acontecimiento ocurrió en el estacionamiento subterráneo de la plaza Paraíso Caribe, ubicada en la zona turística, muy cerca de la entrada del residencial Playacar y frente de la Plaza Antigua, ahí quedó el cuerpo del funcionario federal que salía de las oficinas del Instituto de Migración en Playa del Carmen y se disponía a abordar su vehículo.

Los primeros reportes indican que al menos recibió dos disparos de arma de fuego de un calibre desconocido en el rostro, por lo que socorristas de una empresa privada solamente acudieron para confirmar que el baleado no contaba ya con signos vitales.

Luego de que se activaron los protocolos de Seguridad, tras “peinar” la zona, elementos de la Policía Municipal Preventiva no reportaron personas detenidas por estos hechos de sangre.

Al lugar se presentaron agentes ministeriales, peritos en criminalística, así como el Servicio Médico Forense (Semefo) para realizar el levantamiento de los indicios y el traslado del cuerpo del asesinado para la respectiva necropsia de ley.

Por estos hechos, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo inició la carpeta de investigación 257/2019 por el homicidio de Iván Rojas, quien se desempeñaba como  subdirector de Control y Verificación del Instituto Nacional de Migración en Solidaridad.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario