Santiago J. Santamaría

EL BESTIARIO

El ‘caballo’ galopa en Nueva York al son de ‘Heroin’ de Lou Reed

Una nueva epidemia de heroína sacude Estados Unidos; al contrario que hace unas décadas, las víctimas no viven en zonas urbanas degradadas sino en barrios residenciales blancos…

La ola de adicciones a los opiáceos entran en la campaña para las presidenciales de 2016; los candidatos no discuten sobre políticas represivas sino de rehabilitación. Las muertes por sobredosis casi se han cuadruplicado desde 2000. En este país mueren más personas por sobredosis (de esta y otras drogas) que por accidentes de tráfico.
Durante años la epidemia de heroína y opiáceos se ha gestado en silencio, lejos de los focos políticos y mediáticos de Washington. Ahora es una prioridad de la Casa Blanca y de los candidatos a las presidenciales de noviembre. “Esta crisis quita vidas. Destruye familias. Destroza comunidades por todo el país”, dijo en octubre el presidente Barack Obama, durante una visita a Virginia Occidental, uno de los Estados más afectados.
En 2014 murieron en EU más personas por sobredosis de drogas (47.055) que en ningún otro año registrado, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades. Un 60% murieron por sobredosis de opiáceos, que incluye medicamentos que pueden adquirirse con receta, y la heroína. El auge de los analgésicos legales está en el origen de la actual epidemia, según los expertos. Las ventas se dispararon en la década pasada, cuando algunos médicos empezaron a recetar opioides con ligereza. A veces subestimaron sus efectos adictivos. En 2012, se escribieron 259 millones de recetas para estos medicamentos, una media de casi una por habitantes de este país. El debate sobre el papel de médicos, farmacias y farmacéuticos llevó a un mayor control. Los adictos encontraron en la heroína una alternativa barata procedente de México.
Una novedad de la epidemia es el perfil del adicto. En los años setenta su imagen pública era la de un adicto al crack y negro, asociado a la violencia. La respuesta de los poderes públicos era la mano dura: arrestos y encarcelamiento. El adicto de 2015 es distinto. El 90% de los nuevos usuarios en la última década son blancos. Viven en pueblos y en suburbios: los barrios residenciales de clase media en las afueras de las grandes ciudades. No se asocia a los adictos con la violencia: el aumento de la adicción ha coincidido con un declive en las tasas de crimen. Y no suscitan condena sino compasión y, a derecha e izquierda, los políticos piden prevención y tratamiento, no represión. Los adictos ya no son yonquis: son enfermos que padecen “desorden por abuso de sustancias”.
Para algunos candidatos, la adicción es una cuestión personal. Una hija del republicano Jeb Bush fue detenida en 2002, cuando su padre era gobernador de Florida, por comprar medicamentos con recetas falsificadas y pasó diez días en prisión por esconder crac en sus zapatos. “Vivió un infierno”, dijo Bush en una entrevista reciente. “Y su mamá y su papá también”.
El novelista norteamericano Truman Capote fue encontrado muerto por una amiga suya que le había invitado a su casa de Los Ángeles para celebrar su próximo cumpleaños. La policía local informó que Joanne Carson, ex mujer del famoso presentador de televisión Johnny Carson, halló el cuerpo sin vida del escritor en la cama de su dormitorio hacia el 25 de agosto de 1984. Capote, que tenía 59 años, solía tomar grandes dosis de tranquilizantes, lo que en varias ocasiones había provocado su hospitalización. Truman Streofkus Persons, su verdadero nombre, se declaraba abiertamente homosexual, padecía epilepsia y se confesaba alcohólico. Publicó su primera obra, Miriam, a los 20 años, aunque su fama llegó con “Otras voces, otros ámbitos” y “Desayuno en Tiffany’s”. Su novela más conocida es “A sangre fría”, una dura reflexión sobre la pena de muerte.
Su conocida adicción al alcohol y las drogas la defendía diciendo que “todos los escritores, grandes o pequeños, son bebedores compulsivos, o necesitan ‘alucinar’ un poco porque empiezan sus días totalmente en blanco, sin nada”.
“A sangre fría” narra el brutal asesinato de los cuatro miembros de una familia de Kansas. La novela de Capote resultó ser un hito por la propuesta innovadora de combinar literatura y periodismo. Incluso, se la considera el primer antecedente del nuevo periodismo estadounidense, cuyo “padre” es Tom Wolfe, en el cual la investigación periodística adquiere novedad y relevancia. En 1959 un violento crimen sacudió la tranquila vida de Holcomb, Kansas. La sociedad norteamericana de aquellos años no tuvo más remedio que encarar con desesperación, angustia, miedo y, sobre todo, desconfianza, un crimen que sugería que cualquiera podía morir asesinado en cualquier momento.
La familia asesinada, los Clutter, compuesta por Herbert Clutter, su esposa Bonnie y sus hijos Kenyon de 15 y Nancy de 16, era el arquetipo del sueño americano en la década de los 50. Eran gente próspera, que vivía de la agricultura, habitantes de un pequeño poblado de mayoría metodista. Tenían buena reputación; eran religiosos y asistían sin fallar a los servicios dominicales. Generosos, empáticos, trabajadores, sanos, no tenían aparentes enemigos. Los asesinos, Richard Eugene (Dick) Hickock y Perry Edward Smith, eran convictos bajo libertad condicional que creían que en la casa de los Clutter hallarían una caja fuerte con no menos de diez mil dólares. No la hallaron, pero de todos modos asesinaron a los padres y a sus dos hijos adolescentes.
Huyeron hasta México, regresaron a los Estados Unidos y siguieron a la deriva hasta que fueron identificados como los asesinos y arrestados. Un antiguo compañero de celda de Hickock, Floyd Wells, había trabajado para el señor Clutter en el pasado y le comentó a su compañero lo rico que era, incluso le aseguró que poseía una caja fuerte en su despacho con el dinero necesario para el mantenimiento diario de la granja, lo cual incitó a Dick a maquinar el delito. Estos datos no sólo resultaron ser falsos, porque no existía dicha caja, sino que además el señor Clutter nunca llevaba mucho dinero encima, ya que siempre se manejaba con cheques; de hecho, el monto de dinero robado el día del asesinato ni siquiera llegó a los cincuenta dólares.
El proceso de creación de esta novela se ha llevado al cine en la película “Capote” (2005), por el director Bennet Miller, en la cual Capote es interpretado por el actor Philip Seymour Hoffman en una actuación que le valió el premio Óscar al mejor actor principal… Todos flipamos cuando vimos la interpretación de Philip Seymour Hoffman. Muchos críticos loaron su capacidad histriónica como casi siempre lo hacen con algo que les impacta. Algunos no dudaron en afirmar que Capote había logrado ‘reencarnarse’ en Hoffman. Hay quien se aventuró a hablar de ‘clonación’, muy de moda tras la creación de la oveja Dolly, a partir de una célula adulta de un mamífero, por primera vez en la historia. Se referían a una ‘clonación’ artística, se entiende.
El actor neoyorquino bordó el papel de Truman Capote en la pantalla. Treinta años después de la muerte del autor de “A sangre fría”, Philip, apareció sin vida en su apartamento de Manhattan, el 2 de febrero del 2014. Parecía la misma escena que protagonizó Truman Capote, en 1984 y que no llegó a filmarse en el “Capote” de Hollywood. Pareciera que Philip Seymour Hoffman quiso no dejar inconcluso el guión pendiente. Nada que ver con la última víctima ilustre que se ha cobrado el abuso de esta droga, el actor estadounidense Philip Seymour Hoffman, de 46 años, al que la policía encontró muerto en su lujoso apartamento de Nueva York con una jeringuilla en el brazo. La policía halló 50 papelinas de lo que parecía ser heroína.
Hoy muchos recordaremos la música y letra que el cantante neoyorquino Lou Reed, dedicó a la “Heroin”, droga que acabó con su hígado. No superó el trasplante que le hicieron en el 2013. Cantante y compositor de rock es considerado el padre del rock alternativo, primero como líder del grupo The Velvet Underground y luego en solitario. Era amigo de los “Capote”.

@SantiGurtubaya

Comments

comments

2

Deja un comentario

  • seo
    9 Julio 2016 at 11:59 pm -

    Hello Web Admin, I noticed that your On-Page SEO is is missing a few factors, for one you do not use all three H tags in your post, also I notice that you are not using bold or italics properly in your SEO optimization. On-Page SEO means more now than ever since the new Google update: Panda. No longer are backlinks and simply pinging or sending out a RSS feed the key to getting Google PageRank or Alexa Rankings, You now NEED On-Page SEO. So what is good On-Page SEO?First your keyword must appear in the title.Then it must appear in the URL.You have to optimize your keyword and make sure that it has a nice keyword density of 3-5% in your article with relevant LSI (Latent Semantic Indexing). Then you should spread all H1,H2,H3 tags in your article.Your Keyword should appear in your first paragraph and in the last sentence of the page. You should have relevant usage of Bold and italics of your keyword.There should be one internal link to a page on your blog and you should have one image with an alt tag that has your keyword….wait there’s even more Now what if i told you there was a simple WordPress plugin that does all the On-Page SEO, and automatically for you? That’s right AUTOMATICALLY, just watch this 4minute video for more information at. Seo Plugin

  • seo
    11 Julio 2016 at 9:53 am -

    Hello Web Admin, I noticed that your On-Page SEO is is missing a few factors, for one you do not use all three H tags in your post, also I notice that you are not using bold or italics properly in your SEO optimization. On-Page SEO means more now than ever since the new Google update: Panda. No longer are backlinks and simply pinging or sending out a RSS feed the key to getting Google PageRank or Alexa Rankings, You now NEED On-Page SEO. So what is good On-Page SEO?First your keyword must appear in the title.Then it must appear in the URL.You have to optimize your keyword and make sure that it has a nice keyword density of 3-5% in your article with relevant LSI (Latent Semantic Indexing). Then you should spread all H1,H2,H3 tags in your article.Your Keyword should appear in your first paragraph and in the last sentence of the page. You should have relevant usage of Bold and italics of your keyword.There should be one internal link to a page on your blog and you should have one image with an alt tag that has your keyword….wait there’s even more Now what if i told you there was a simple WordPress plugin that does all the On-Page SEO, and automatically for you? That’s right AUTOMATICALLY, just watch this 4minute video for more information at. Seo Plugin