SANTIAGO J. SANTAMARÍA. El Bestiario

EL BESTIARIO SANTIAGO J. SANTAMARÍA

 

 

Andrés ‘Manuelovich’ desconfía de Mark Zuckerberg

También de sus “amigos” en Facebook, Donald Trumpy Vladimir Putin, por si acaso, el histórico 1-J, “ahorita”…

 

No tener una cuenta en las redes sociales no te salva de que los servicios de inteligencia tengan tu perfil en Cancún, Nueva York, Madrid, París o Los Ángeles. Aprendimos varias cosas durante las 10 horas que el programador y empresario estadounidense, nacido el 14 de mayo de 1984, pasó respondiendo preguntas en el Senado y el Congreso de los Estados Unidos. Es el personaje más joven que aparece en la lista de multimillonarios de la revista Forbes, con una fortuna valorada en 63 mil 300 millones de dólares, siendo la quinta persona más rica del mundo y “Time” le nombró “Persona del Año en 2010”. Un secreto, particularmente indignante, dejó de serlo: no hace falta ser usuario de Facebook para que Facebook tenga guardado tu perfil. Peor aún: para saber lo que dices, tienes que hacerte usuario de Facebook. Pero ¿y si nunca has dado tu consentimiento, porque nunca has sido usuario de su red social? ¿Cómo puedes consentir o gestionar el uso de tus datos si ni siquiera sabes que existen? Donald Trump y Vladimir Putin desde Washington y Moscú juegan a su “Guerra Fría” en las redes sociales, son “Brothers” (hermanos), evocan el poema épico de Homero, la Odisea.

Hasta 600 preguntas tuvo que responder Mark Zuckerberg frente a los legisladores del mundo libre. La mayor parte de sus respuestas se pueden resumir en dos: no tengo la respuesta a esa pregunta y los usuarios lo han querido así. El fundador de Facebook repitió una y otra vez que los usuarios eran dueños de sus datos, que ellos mismos elegían compartirlos con quien ellos mismos querían y que tenían herramientas para gestionarlos de la manera que mejor se ajuste a su estándar de privacidad. Esto falta a la verdad de muchas maneras distintas. Las desgranamos, de la más fea a la peor. En el magazine cultural español “Jot Down” aparece un interesante artículo de Marta Peirano. “Borra esa sonrisa de tu cara: no tener cuenta en Facebook no te salva de que tengan tu perfil”, es su desafiante titular.

Mark Zuckerberg mintió descaradamente cuando una y otra vez insistía que los “amigos” de Facebook eran propietarios de sus datos… La mayor parte de los usuarios no entienden los términos de usuario que firman al entrar. Esto no es una falta de dejadez, incompetencia o desidia. Facebook ha sido denunciado en numerosas ocasiones por tener un contrato farragoso, interminable y premeditadamente ilegible para cualquiera que no sea especialista en derecho digital. Lo que resulta muy conveniente para la rápida expansión de su negocio, que es transformar los datos de millones de personas en perfiles segmentados para industrias como la publicitaria, alimentaria, tecnológica, sanitaria, cosmética o farmacéutica. El contrato está diseñado para que el aspirante a usuario lo mire, sin entender nada y lo firme convencido de que sus derechos serán respetados por una de las empresas más poderosas del mundo. No lo acepta sabiendo lo que acepta, sino pensando que algo que cientos de millones de personas usan no puede ser tan peligroso. Que ahora Zuckerberg les haga responsables es fundamentalmente hipócrita, porque todo el proceso está cuidadosamente diseñado para que ocurra exactamente así.

Los cerca de tres mil 500 anuncios en Facebook e Instagram de la trama rusa han vuelto a publicarse el jueves. Esta vez no en la red social más poderosa del planeta ni con la intención de avivar fracturas sociales en Estados Unidos. La propaganda financiada por la Agencia de Investigación de Internet de Rusia (IRA) se ha divulgado a petición de los demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes para esclarecer el alcance de la manipulación de Moscú durante la campaña electoral estadounidense de 2016. Los anuncios políticos eran casi todos contra la candidata demócrata Hillary Clinton. “Algunos creían que Trump retiraría a EU de las campañas militares inútiles y sangrientas. Pero lo que vemos solo aumenta la hostilidad”. El expediente sobre el caso elaborado por la CIA, el FBI y la NSA, ofreció una conclusión aterradora sobre la influencia de los mensajes “Vladimir Putin ordenó una campaña en 2016 contra las últimas elecciones presidenciales de EU. El objetivo era socavar la fe pública en el proceso democrático, denigrar a la secretaria Clinton y dañar su elegibilidad y potencial presidencia. Putin y el Gobierno ruso desarrollaron una clara preferencia por Trump”.

Destacan a unas semanas de las elecciones de la regeneración obligada de México, las noticias falsas, las medias verdades y las medias mentiras que circulan por las redes, verdadero campo de batalla…. En este clima tan exacerbado de lo que algunos llaman “guerra sucia”, en el que Venezuela es el mantra del negro futuro que se avecina si gana el candidato de Morena o los rusos, de lo que el propio López Obrador se ha reído, poniéndose una chamarra morada, el color de su formación, con la leyenda “Andrés Manuelovich”, el último ejemplo ha sido un tuit del periodista Ricardo Alemán. En el mensaje, instaba a los fans de Morena a matar al candidato como ya ocurrió con John Lennon o con Versace y fue apoyado por otro post del músico y compositor Elihu Gil que rezaba literalmente: “Tú tranquilo que somos muchos los que deseamos se le apliquen (sic) un Colosio (candidato del PRI asesinado en 1994) al populista ese”. Al primero le ha costado su puesto como columnista en varios medios como Televisa o Canal 11, al segundo no se sabe si seguidores, pero la pregunta es si la estrategia del miedo está dando los réditos deseados en una elección histórica.

Entre Donald Trump y López Obrador hay un abismo de diferencia (en trayectoria, propuestas o calidad ética por decir lo menos), pero el comportamiento del electorado parecería tener algo en común: está galvanizado, porque por encima de todo domina entre ellos el sentimiento de rechazo al sistema. En el caso de Trump un empresario de derechas proveniente del espectáculo y la especulación inmobiliaria; en el caso de López Obrador un luchador de izquierdas que empata con la exasperación y el desencanto de mucha gente. Donald Trump y Vladimir Putin declaran que serán respetuosos con la decisión de los mexicanos. Los dos tienen el móvil personal de Mark Zuckerberg en sus agendas secretas… AMLO, lo sabe. Faltan menos de 50 días para el histórico 1-J.

@CancunBestiario

www.elbestiariocancun.mx

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario