EL BESTIARIO SANTIAGO J. SANTAMARÍA GURTUBAY

El ‘president’ de Cataluña, un antisistema

Desde una autopista, Quim Torra ha llamado por Twitter a la movilización, la alucinada alcaldesa de un Barcelona en llamas, Ada Colau, le critica…

SANTIAGO J. SANTAMARÍA GURTUBAY

Tsunami Democràtic, la plataforma que está promoviendo las protestas callejeras contra la sentencia del “procés”, nació en la cumbre que a primeros de septiembre mantuvieron los principales líderes separatistas en Ginebra, según fuentes policiales. Al encuentro acudieron el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su sustituto, Quim Torra, entre otros, con el fin de recuperar la “unidad de acción” del independentismo. La primera acción del movimiento fue colapsar el aeropuerto de El Prat el lunes. Interior investiga quién está detrás. El ministro del Interior, el socialista Fernando Grande-Marlaska, aseguró que se está investigando quiénes están detrás de Tsunami Democràtic, y descartó que el gobierno se planteé indultar a los dirigentes independentistas condenados. “Por supuesto que hay investigaciones, tenemos unos servicios de inteligencia eficaces y terminaremos sabiendo quién está detrás de estos movimientos”, recalcó, cuando apenas restan tres semanas para que los españoles vuelvan a las urnas, el 10 de noviembre, a elegir un nuevo presidente. Todo apunta a que Pedro Sánchez volverá a ser el más votado. España no ha podido, con su modelo parlamentarista, el cerrar un acuerdo que permitiera contar con un gobierno. Del bipartidismo de la Transición Democrática, con dos principales protagonistas PSOE y PP, pasamos a un bibloquismo, tras la irrupción de nuevas opciones políticas como Podemos, Ciudadanos y Vox. Las imágenes de “guerrilla urbana” vividas esta semana en Cataluña, auspiciadas por el propio Quim Torra, presidente de la Generalitat de Catalunya, Comunidad Autónoma de España, van a pesar a la hora de la nueva ronda de negociaciones prevista tras el 10-N, donde nadie va aconseguir una mayoría absoluta.

El unilateralismo aplicado por los secesionistas catalanes ha disparado las alarmas. Urge que se imponga el “seny”. En la cultura popular catalana, el “seny”, traducible por sensatez, cordura, sentido común o buen humor, es la ponderación mental, o sana capacidad mental que predispone a una justa percepción, apreciación, comprensión y actuación. Probablemente, la palabra tiene su origen etimológico en el vocablo “sensus”, en latín, “sentido”. El “seny” como característica de la sociedad catalana, al igual que la mesura como cualidad castellana en el Cantar de Mio Cid, estaba basado en un conjunto de costumbres y valores ancestrales que definían el sentido común sobre la base de una escala de valores y unas normas sociales que imperaban en la Cataluña tradicional. Muchos de estos valores se transmitían, como en Castilla, por medio del refranero, de padres a hijos en forma de proverbios o aforismos e historias morales, gran parte de ellas inspiradas en la ética cristiana. Muchas lecciones de inculcación de valores morales tienen como protagonistas animales y plantas comunes en las zonas rurales de Cataluña como en el refranero castellano de animales y plantas comunes en Castilla.

El procés es apoyado por una parte no mayoritaria de la sociedad catalana, que ha logrado que Cataluña haya perdido su bandera tradicional, la senyera, sustituida por la estelada, Estatuto de Autonomía y Constitución Española. Con este movimiento separatista se rompió un Pacto de Estado. La “revolución” no la hacen hoy los pobres, sino el “clan” de Jordi Pujol y sus millones “blanqueados” en Andorra; Enrique Peña Nieto sigue muy atento lo que ocurre en Barcelona… “Andorra embarga 76.5 millones de euros al abogado de Enrique Peña Nieto y le investiga por blanqueo”, titula esta semana “El País” un trabajo de investigación periodística dirigida por José María de Irujo… “La justicia de Andorra ha ordenado embargar 76.5 millones de euros (83.1 millones de dólares) a Juan Ramón Collado, abogado del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI). El letrado está siendo investigado en el país pirenaico por asociación ilícita y blanqueo de capitales, según un auto judicial. Collado, que es conocido en México como el abogado del poder por defender a autoridades y políticos, fue detenido el pasado 9 de julio. Y, desde entonces, se encuentra en una prisión mexicana acusado de varios delitos. La alarma de los investigadores del país pirenaico se activó después de que el letrado transfiriera 10.5 millones de euros (11.6 millones de dólares) desde Andorra a una cuenta del BBVA en Madrid seis días antes de ser arrestado en México. La fortuna de este letrado en el principado, depositada en la Banca Privada d’Andorra (BPA), había sido congelada junto a la del resto de clientes de esta entidad en marzo de 2015, cuando la institución financiera fue cerrada por presuntas irregularidades. Las mil 600 actas del consejo de administración de la BPA han sido objeto de un exhaustivo análisis por parte de la Policía de Andorra. Los investigadores han puesto el foco en las sociedades y países mencionados en el informe del Financial Crime Enforcement Networks (FinCEN). El documento de este organismo del Tesoro de EU., que resultó clave para intervenir el banco, acusaba a la entidad de favorecer el blanqueo de capitales procedente del crimen organizado. El informe policial, de abril de 2016, rastrea las transacciones del banco con clientes de Venezuela, EU., México, Panamá, Uruguay. Y también las cuentas relacionadas con las investigaciones judiciales del clan Pujol, PDVSA, Gao Ping o el caso Clotilde, que se saldó en 2015 con una condena de nueve años de inhabilitación para el exalcalde de Lloret de Mar Xavier Crespo (CiU) por aceptar sobornos de la mafia rusa.

¿Osaba Santi -me preguntaban estos días mis sobrinos nietos, todos ellos menores de 10 años, residentes en Cancún, en México, y en País Vasco, en España- dónde va a ir Cataluña? “Cataluña no va a ir a ningún otro lugar”. ¿No quieren estar en España y dónde quieren estar? “En Europa”. ¿Pero España no está ya en Europa? “Sí”. ¿Y qué va a pasar con Joan Manuel Serrat que es catalán, pero se siente también español y quiere seguir con España y con Europa? ¿Y el Barcelona podrá seguir jugando la Liga de Futbol Española y venir a jugar con el Eibar, en el campo de Ipurúa, o tendrán una Liga de Fútbol Catalana?… “No me hagáis tantas preguntas. Además no es bueno preguntar tanto, pues al final os vais a convertir en candidatos a los gases lacrimógenos del Cuerpo Nacional de Policía, la Ertzaintza o los Mossos d’Escuadra…”.

Llevo 40 años en el mundo del Periodismo, tras acabar mi licenciatura en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. Paradójicamente nuestra Facultad de Lejona dependía de la Universidad de Barcelona, por órdenes de las autoridades del Ministerio de Educación y Ciencia de la dictadura de Francisco Franco. Muerto el “Generalísimo” la Transición Democrática de 1978 logró que Euskadi tuviese su autonomía universitaria en el área del Periodismo. Muchas veces siento que no prestamos suficiente atención a noticias aparentemente laterales que esconden sin embargo, a poco que uno se pare a pensar en ellas, claves de asuntos determinantes. Desde hace años y más en los últimos meses, semanas y días estamos “mareados” con tantas noticias y columnas que nos llegan desde España, relacionadas con el denominado procés de Catalunya, una insurrección de sedición protagonizado por las propias autoridades autonómicas. Esperemos que ahora no les dé por hacer sus “procés” a los franquistas de toda la vida, a los que sueñan con un paraíso bolivariano, a los que no entienden todavía como desapareció la Unión Soviética…

Me imagino que los “exiliados” del cava catalán como Codorniú y Freixenet, y los “edulcadores” infantiles de Cola Cao y Nocilla, para salvar la próxima campaña navideña en España y la Unión Europea, querrán montar su puesta en escena con sus ‘golpes de estado’ propios para regresar a la “Help Catalonia”, como si fuera una película de Luis García Berlanga o Luis Buñuel… Voy a referirme a dos titulares periodísticos sobre Catalunya en catalán y Catalonha, en aranés. El aranés es el glotónimo que recibe la variedad de la lengua occitana hablada en la comarca española del Valle de Arán (Lérida): “Los votantes más ricos, con una media de 2.190 euros de ingresos familiares netos, votan a la CUP” y “El 25 de mayo de 2014 se convocó en 130 municipios de Cataluña un referéndum sobre diferentes cuestiones sociales, que fue prohibido por la Junta Electoral Central y el Tribunal Supremo porque se solapaba con las elecciones europeas; ese día los Mossos d’Esquadra, enviados por la Generalitat de Artur Mas, paralizaron el referéndum y requisaron urnas, hubo 500 ciudadanos identificados y 10 denunciados por desobediencia”. ¿Adivinan ustedes a qué partido político apoyan los votantes más ricos del espectro social catalán, según un estudio reciente del Centre d’Estudis D’opinió de la Generalitat? ¿Y a qué partido votan los segundos votantes más ricos? ¿Y los más pobres? Los votantes más ricos, con una media de 2.190 euros de ingresos familiares netos, votan a la CUP -el partido anticapitalista e independentista que sostiene al Gobierno-; los segundos más ricos, con 2.175 euros, a Juntspel Sí -la coalición para la independencia formada por Esquerra Republicana y PdCat, la antigua Convergència-, y los más pobres, con mil490 euros, al PP (los segundos más pobres votan al PSC-PSOE: mil 682 euros).

Como todos, estos datos toleran muchas interpretaciones, pero dos de ellas me parecen inapelables. Una: en España, igual que en casi todas partes, son los ricos los que quieren separarse de los pobres, no los pobres los que quieren separarse de los ricos: “los ricos catalanes queremos separarnos de los pobres extremeños y andaluces, que no dan golpe y gastan mucho (y no queremos separarnos de los pobres catalanes porque no podemos, al menos de momento)”; esto es absolutamente natural, aunque sea absolutamente injusto (y si es de izquierdas yo soy arzobispo de Canterbury). Dos: contra lo que se dice a menudo, los votantes de la CUP no son herederos de la vieja y fortísima tradición anarquista catalana: los seguidores de Buenaventura Durruti eran proletarios utópicos, desheredados sin remedio, esclavos en busca de emancipación, y por eso eran peligrosos para el poder; los votantes de la CUP son, con harta frecuencia, gente acomodada, coqueta y volátil, que no está dispuesta a correr ningún riesgo y no representa un peligro real para nadie. Son “antisistema”, pero con Seguridad Social de la Unión Europea, con los “delicatesen” de la ‘Izquierda Caviar’. Esa era la primera noticia casi escondida a que aludía. La segunda la recordaba hace poco el señor Antonio Sanz en una carta al director de varios medios españoles que hace años el “padre” de los independentistas del 2017, Artur Más, reprimió una consulta popular sobre diferentes cuestiones sociales, requisando urnas… Para el lector Antonio Sanz, este hecho es la demostración del cinismo del llamado derecho a decidir, “que sólo se aplica a lo que interesa a los dirigentes catalanes independentistas. Para que la gente exprese su opinión sobre cuestiones sociales, no se pueden poner urnas; pero, para que la clase dirigente catalana tenga un estadito donde lo controlen todo y el 3% de “impuesto independentista” – un “derecho de piso”- aplicado por el president de Catalunya durante la Transición Democrática Española, Jordi Pujol, a todo empresario que quisiera llevarse un contrato de su Gobierno autonómico, pueda quedar impune, sí”.

A ese cinismo que acompaña a la traición se añade otro, quizá más sangrante, y es que los dirigentes independentistas fingen no saber que la democracia no consiste únicamente en votar, que votar es una condición necesaria, pero no suficiente para la democracia, y que un referéndum no es en sí mismo un instrumento democrático: si lo fuera, Adolfo Hitler y Francisco Franco serían demócratas, porque ambos convocaron y ganaron referendos; pero los dirigentes independentistas fingen muy bien esa ignorancia, y de ahí que mucha buena gente crea en Cataluña que un referéndum antidemocrático es el colmo de la democracia. Dos noticias laterales, ya digo, pero, si de lo que se trata es de saber qué pasa en Cataluña, yo las hubiera colocado en primera página. Según fuentes policiales, la puesta en marcha de la marca Tsunami Democràtic se produjo el primer fin de semana de septiembre durante un encuentro de los líderes independentistas en la ciudad suiza de Ginebra. Además de Carles Puigdemont, huido de la justicia española, y “QuimTorra, acudieron dirigentes de Junts per Catalunya, ERC y la CUP y miembros de la Assemblea Nacional Catalana y de Òmnium Cultural. En ese momento, el independentismo catalán vivía un momento delicado, dividido por cómo afrontar la inminente llegada de la sentencia del procés. De hecho, según alguno de los asistentes, el encuentro tuvo un tono agrio. Dos días después de la cumbre, fue la portavoz de ERC, Marta Vilalta, quien admitió que no habían llegado a acuerdos concretos. Eso sí, ella y otros dirigentes independentistas se apresuraron a apoyar la iniciativa del Tsunami que irrumpió en las redes sociales dos días después de la cumbre. Todos desvincularon la iniciativa de los partidos y la atribuyeron a “la sociedad civil”. Fuentes de ERC insistieron en que el partido no tiene “nada que ver” con la iniciativa.

Algunos de los asistentes confirman que la idea surgió de círculos próximos a la CUP, la Candidatura de Unidad Popular.Con un carácter asambleario y defensora de posturas independentistas y ecologistas, su programa ha sido encuadrado dentro de un “republicanismo anticapitalista”. Defiende la salida de una hipotética Cataluña independiente tanto de la Unión Europea como de la OTAN. Aboga por la nacionalización de entidades financieras. La CUP, cuya defensa de la construcción política de los llamados ‘Países Catalanes’ es uno de sus ejes ideológicos fundamentales, comparte las tesis pannacionalistas del nacionalismo romántico. El Tsunami Democràtic, fuentes policiales señalan que “se trata de un movimiento con una estructura organizada, un soporte económico y una estrategia bien pensada y poderosa, capaz de convocar y desconvocar una acción en horas, consiguiendo que miles de personas acudan a un lugar y se vayan”, en referencia a las revueltas de El Prat, donde calculan que entre 3tres mil y cuatro mil  personas acudieron a la llamada. “Colapsaron la terminal 1 y se fueron cuando se dio la contraorden a las 23:00 horas, sin más”, destacaban. Pero nadie, ni los asistentes a la cumbre, parecen saber a ciencia cierta quién mueve los hilos de Tsunami Democràtic. No tiene líderes visibles y, de momento, el único que ha hablado en su nombre ha sido el ex entrenador del futbol Club Barcelona Josep Guardiola, que lanzó un mensaje grabado en vídeo durante la protesta que colapsó el aeropuerto.

La plataforma anunció su nacimiento en Twitter el lunes 2 de septiembre, a las 9:12: “Recuperamos la iniciativa. Con la no violencia y la desobediencia civil como herramientas, adelantémonos a la sentencia. Cambiemos el estado de cosas: Súmate al #TsunamiDemocràtic. Tú eres el tsunami”. El tuit fue recogido minutos después por Puigdemont, Torra, Rovira y Junqueras, entre otros líderes secesionistas. “Los derechos, si no se ejercen pierden sentido. La defensa de la democracia y de nuestros derechos civiles, políticos y sociales, incluido el de autodeterminación, se debe hacer cada día. Estamos comprometidos. Suerte y adelante #TsunamiDemocràtic”, escribía Torra. La Policía espera nuevas movilizaciones esta semana, que tendrán como colofón la huelga y la manifestación previstas para este viernes, 18 de octubre, con la confluencia de cinco marchas procedentes de distintos puntos de Cataluña.

El hispanista norteamericano Stanley G. Payne considera que no hay ninguna solución fácil sobre Cataluña y teme que, en definitiva, “no haya solución” y atribuye la situación que se vive en la actualidad en España a “un exceso de descentralización”. La situación única que se vive en estas horas en relación con Cataluña a una suma de factores como la educación, la actuación política y la tergiversación de la Historia. Aunque el nacionalismo es una tendencia que existe en otros países del mundo, lo que hace diferente a lo que se vive en España es la cierta contundencia y el exceso con la que se produce: No son en sí diferentes sino por la forma de expresión. Stanley G. Payne, que obtuvo el premio Espasa por su obra “En defensa de España: desmontando mitos y leyendas negras” asegura en su obra que “España es el único país occidental, y probablemente del mundo, en el que una parte considerable de sus escritores, políticos y activistas niegan la existencia misma del país, declarando que la nación española sencillamente no existe”. “No hay mucho sentido activo de patriotismo. La utilización de algunos elementos históricos, ya sean falsos o ciertos, es más exagerada que en otras partes, al tiempo que las distorsiones, sobre todo de su historia contemporánea, son más profundas”. Para el hispanista, “la de España es una historia que a menudo se ha distorsionado y, sin duda, es la más distorsionada de Occidente”. Así, cree que las dos polémicas más importantes del presente en España, como son la relativa a la nación y la que se centra en la Guerra Civil y el franquismo, quizá no tengan una solución inmediata.

Muchos desencuentros son más políticos que historiográficos y pervivirán durante bastante tiempo. La Historia de España, especialmente de los últimos 40 años, debe ser analizada de forma mucho más objetiva. Respecto a una reforma constitucional, Payne cree que será “enormemente complicada”, pues ante “excesos” como el régimen fiscal del País Vasco, que ha supuesto una excepción, es difícil “dar marcha atrás”. En su opinión, en España ya existe el federalismo “pero es asimétrico”, y eso, dice, conduce a muchas dificultades. Hay todavía en el mundo quienes se resisten a relegar esa imagen exótica de la Península Ibérica. España ha cambiado sustancialmente en los últimos años, pero mantiene esa tendencia al extremismo. Eso explica su marcada participación en la cultura contemporánea de la deconstrucción y de la negación del pasado y de la historia. La exageración o la tergiversación de la historia ocurren en otros países pero, dice, en algunas comunidades autónomas se encuentran algunas de las distorsiones más graves de la historia que se enseñan en las escuelas, con eufemismos que se remontan a la Reconquista. ¿Por quién doblan las campanas, este octubre en los pueblos de Cataluña, Ernest Hemingway?

Mientras tanto Jordi Pujol carcajea. Todo el mundo habla de “El Procés” y se han olvidado de sus “fechorías”. El poder judicial no lo ha hecho. Estamos ante el último empujón al “caso Pujol”, donde se conocerán, además, otros datos sobre la traición al pacto constitucional en España, promovido y financiado por el expresident de la Generalitat y sus asesores financieros implicados en “El Procés”. Aún deben completarse algunas comisiones rogatorias —Liechtenstein, Malta o Francia no han contestado; Suiza lo ha hecho a medias— y de que una de las principales preguntas sigue en el aire: ¿Cuál es el origen preciso de la fortuna que los Pujol amasaron en Andorra y ocultaron a la Hacienda española durante tres décadas? Jordi Pujol asegura que el dinero procede de una deixa (legado) que su padre, Florenci Pujol, entregó a Marta Ferrusola y a los hijos de la pareja por si venían tiempos de vacas flacas. Eso es lo que explicó en un comunicado que envió a los medios de comunicación y del que se cumplen cinco años, asfixiado por las primeras informaciones sobre las cuentas en Andorra, donde Juan Collado, el abogado de Enrique Peña Nieto es también investigado. Dios los cría y el diablo los junta.

@BestiarioCancun

www.el bestiariocancun.mx

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario