El SINCLAIR, EL ROSTRO DE LA IMPUNIDAD

La cara del multiasesino y traficante de drogas Raúl Muñoz Aguirre, alias Sinclair, tenía un gesto casi de alegría al suponerse “salvado” de su ejecución por policías estatales y ministeriales el pasado 29 de mayo en la Región 92 de Cancún. Menos de una hora después, en la fotografía del informe policial, su sonrisa había desaparecido.
Esa sonrisa, mientras lo colocaban en la camilla donde lo trasladarían herido al Hospital General, era más que un gesto; había sido el reflejo de la impunidad con que operó el cártel de Leticia Rodríguez Lara, Doña Lety, durante los gobiernos de Félix González Canto y Roberto Borge Angulo en Quintana Roo, hasta controlar entre 2012 y 2016 prácticamente toda la plaza junto con el cártel de Sinaloa.
El Sinclair había sido durante años asesino a sueldo y traficante de drogas de Rodríguez Lara; después se pasó al mando contrario y se convirtió en su enemigo. Sin embargo no duró mucho intentando hacerle competencia y, amenazado, huyó a Mérida para librarse de su ejecución.
En aquella ciudad fue capturado en 2015 por el supuesto asesinato de un taxista de Cancún y en su primera declaración ante el Ministerio Público reveló nombres, apodos y hasta ubicaciones de puntos de venta de droga manejados por Doña Lety y su organización. Nadie hizo nada entonces. Y el Sinclair estuvo tras las rejas solo dos años.
Doña Lety tenía tal poder en Quintana Roo que siempre, a pesar de que la detuviera con drogas y armas de alto calibre, salía en menos de 48 horas. Hasta 2015 fue que se difundió en Quintana Roo un video donde un taxista capturado por el Cártel del Golfo detallaba las operaciones de Rodríguez Lara con el Cártel de Sinaloa y los millonarios sobornos que pagaban al entonces gobernador Roberto Borge a través de su procurador Gaspar Armando García Torres, quien en septiembre de ese mismo año renunció al cargo.
El taxista al día siguiente fue ejecutado en un camino de terracería. En agosto de 2017 fue detenida Doña Lety y en abril de 2018 vinculada a proceso por delincuencia organizada y delitos contra la salud “con funciones de dirección y supervisión” en Cancún, Playa del Carmen y Puerto Morelos desde el año 2005, cuando Quintana Roo era gobernado por Félix González Canto.
Para poderle hacer frente al poderío de Doña Lety, ya desde 2016 se habían aliado integrantes de varios cárteles provenientes de Veracruz, Tamaulipas y Tabasco: Zetas, Golfos, Pelones y sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación, quienes conformaron un grupo al que llamaron Los Combos. Por esa disputa empezó a escalar la violencia en Quintana Roo a grados nunca antes vistos.
Ahora la Fiscalía General del estado espera que el Sinclair sea dado de alta en unas horas para recluirlo en el penal y fincarle todas las pruebas que le otorguen una condena por los crímenes que aún no ha pagado.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario