Esposo de la Secretaria de Salud, vinculado al círculo de corrupción de Roberto Borge

Chetumal.-En las últimas semanas, la alfombra roja que se tendió a la doctora Alejandra Aguirre Crespo para arribar a la Secretaría de Salud se ha convertido en todo un calvario, ante la serie de irregularidades que privan al interior de la dependencia, y que hoy se agudizan con una lista que filtrara la Fiscalía General de Quintana Roo a un medio televisivo de impacto a nivel nacional.

Y es que dentro del listado integrado por 17 diecisiete personas que conformaron el primer círculo de corrupción del ex gobernador Roberto Borge Angulo, y que de acuerdo con datos de la Fiscalía General de Quintana Roo se encuentran en proceso de investigación, se encuentra nada más y nada menos que el esposo de la actual Secretaria de Salud, Alejandra Aguirre Crespo.

Saúl Badillo Perry, fungió como director de los servicios de Salud en la entidad en tiempos de Manuel Aguilar Ortega como Secretario de Salud en el estado, y fue separado del cargo en abril de 2011 con sendas acusaciones en su contra, que le señalaban como principal responsable de la descomposición de 65 mil vacunas.

Esto, sin pasar por alto que en tiempos de Juan Carlos Azueta Cárdenas (quien también fuera titular de la SESA), Badillo Perry fue responsabilizado del alarmante incremento de los casos de dengue –clásico y hemorrágico-, esto ante la nula aplicación de las campañas de prevención, dado que los recursos destinados ellas fueron desviados y utilizados para fines lucrativos de índole personal.

Según ha trascendido, la participación en venta ilegal de predios propiedad del Estado, fungir como prestanombres, la coparticipación en el saqueo al erario público, y otros delitos como la operación financiera en favor del ex mandatario quintanarroense, son algunos de en los que pudiera estar implicado el cónyuge de la Secretaria de Salud.

Esto, desde luego que en nada abona al discurso anticorrupción promovido por el gobernador Carlos Joaquín González, mucho menos cuando un integrante de su gabinete legal –la doctora Alejandra Aguirre Crespo-, fue copartícipe de la voracidad, corrupción y saqueo a las arcas públicas que imperó durante la pasada administración estatal.

Aguirre Crespo no era ajena a las “tranzas” de su marido y al igual que él tiene culpas que cargar, aunque tenga por objetivo lavar su imagen en una administración que lucha por erradicar la corrupción y la impunidad.

Dato: Alejandra Aguirre Crespo, actual secretaria de Salud en Quintana Roo, estuvo trabajando dentro del área de Salud Reproductiva mientras su esposo -Saúl Badillo Perry- era director de los Servicios Estatales de Salud. Los dos aprovecharon realizar investigaciones para obtener recursos. Estas investigaciones debieron de haberse aplicado, pero jamás se aterrizaron en beneficio de la población quintanarroense.

(El Pinto sobre la I)

No hay comentarios

Deja un comentario