Estallan náuticos contra la Apiqroo

CANCÚN

Por Blanca Silva > Quequi

 

El sector náutico de Quintana Roo cerró filas ayer para crear un “frente común” contra la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo), para negociar de forma conjunta sus contratos, en medio del acoso que ejerce la paraestatal que lidera Alicia Ricalde Magaña, y que funcionaba como la “caja chica” del gobierno estatal, por lo que a partir de 2008 sus pagos se incrementaron mil por ciento hasta poner en riesgo su viabilidad financiera hoy.

Lo anterior pone en riesgo de quiebra a numerosas empresas afiliadas a Asociados Náuticos de Quintana Roo (ANQR), que representan a medio centenar de marinas de todo el estado, que cuentan con una flota de mil 200 embarcaciones, cuya operación genera más de cinco mil empleos directos y para las cuales el pago de derechos de la Apiqroo representa el 30% de su costo total de operación, que tienen que pagar trimestralmente.

De esta manera, el cobro de la Apiqroo representa el segundo más fuerte para el sector, después del derecho de uso de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), pues en su momento la paraestatal les exigió incluir dentro de sus contratos una zona operacional exclusiva, que los obliga a pagar por algo que no utilizan, más allá del espejo de agua de los muelles.

En conferencia de prensa, el presidente de ANQR, Iván Ferrat Mancera, detalló que cada marina tiene una situación diferente, pues hacen un avalúo maestro de sus instalaciones y dependiendo del valor de las mismas si son de madera o concreto, deben pagar un derecho del 7.5% que en algunos casos llega hasta el 12% porque fueron catalogados como recinto portuario, pese a que todas las marinas se encuentran fuera de éste.

Ante este panorama, acordaron exigir a la empresa una contraprestación por el pago que realizan, que se centra en un seguro para proteger sus muelles en caso de un huracán, las cuales representan el 70% de la inversión de sus instalaciones, que de acuerdo con el contrato de cesión parcial de derechos celebrado con la Apiqroo deben ser garantizadas por la empresa, además de pedir la eliminación de la zona operacional exclusiva.

Lo anterior, incluso se podría homologar con otros estados y contar con incentivos para seguir invirtiendo, beneficios que se harían extensivos a las nuevas empresas que están firmando apenas sus contratos, así como a los particulares que están siendo acosados por la empresa, pues a la fecha no les brinda ningún beneficio por el pago que realizan más allá de la factura.

Para ello, recurrieron a la asesoría del Despacho ABC Consultoría Jurídica & Ambiental, que encabeza Hibert Vázquez Montiel, quien se reunió ayer con los náuticos para aclarar cómo se calcula el cobro que realiza la Apiqroo, que es de los más elevados a nivel nacional al irse ajustando cada año fuera de toda proporción económica.

En este marco, los náuticos buscarán que de ahora en adelante los contratos sean negociados de manera conjunta, para acabar con la discrecionalidad en los cálculos que se realizan considerando las propiedades aledañas a las marinas, evidenciando el espíritu recaudatoria de la paraestatal sin dar un servicio a cambio, lo que deja de lado el objetivo para el cual fue creada y que acabará matando la actividad náutica.

Asimismo, buscarán que la autoridad tenga más cuidado y “se amarre las manos”, así como que haya exenciones de pago durante algunos años para las nuevas inversiones, cuyo cabildeo arrancaría este jueves en el marco de su asamblea mensual, pues el pago de la Apiqroo sumado al de la Zofemat y derechos como el de Ecología, terminarán por ahogar a las empresas del sector.

 

No hay comentarios

Deja un comentario