Expuestas a nivel nacional, estafas de Vega

CANCÚN

Por Mario Morales Cruces > Quequi

 

Las fechorías de Ricardo Antonio Vega Serrador, llamado el “zar de las gasolineras”, quien compró diversos predios al exgobernador Roberto Borge Angulo a precios subvaluados, incluido las emblemáticas Villas Juveniles del CREA, generan no sólo la condena de parte de los quintanarroenses e investigaciones por parte de la Procuraduría General de la República, sino también llaman la atención de la prensa nacional, que ha dedicado extensos artículos sobre sus abusos y estafas.

Periódicos y portales de noticias de circulación nacional como “El Universal”, “Animal Político”, “Milenio”, “Proceso”, entre otros, han detallado la forma en que Vega Serrador obtenido múltiples valiosos terrenos a precios irrisorios por parte del exgobernador, en lo que se presume fue un “pago de favores” por formar parte de la red de lavado de los millones de pesos malversados del erario quintanarroense.

Cabe destacar que en 2014, la PGR dio a conocer que a través de la averiguación previa UEIORPIFAM/168/2014 se le investigaba por lavado de dinero.

Vega Serrador, dueño de Corpogas además de muchos giros de restaurantes, tiendas de conveniencia y más, se ha enfocado en las transacciones en efectivo en todos sus comercios, además contar con un banco prácticamente personal, la sucursal de Intercam Grupo Financiero, ubicada en Villa Pescadores, condominio propiedad del empresario gasolinero, casi a un costado de la Notaría Pública número 8, de José Antonio Arjona Iglesias, quien actúa como un verdadero subordinado suyo.

Es en esta notaría donde se han protocolizado todas las irregulares compraventas por parte del hoy extinto Instituto del Patrimonio Administrativo e Inmobiliario del Estado (IPAE) y las empresas creadas por Vega Serrador expresamente para adquirir estos terrenos, a menudo con una participación simbólica de su asociado Anuar Fayad Hassan, y con la representación legal de Samuel Jiménez Moreno, director de Expansión de Corpogas.

Las cuatro empresas inmobiliarias que compraron al gobierno de Borge esos terrenos a precios muy por debajo del mercado son: Caveri Servicios Inmobiliarios (Caveri); Desarrollo de Xcacel y Proteccion de la Tortuga (Xcacel); Inmobiliaria Maguves (Maguves) e Inmobiliaria Cigarra (Cigarra), todas sociedades anónimas de capital variable, cuyos principales dueños son: Vega Serrador y Anuar Fayad Hassan, de acuerdo con documentos del Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

A través de Caveri, Vega Serrador compró las Villas Juveniles del CREA, un amplio terreno costero ubicado en el kilómetro 3.2 de la Zona Hotelera de Cancún. Aunque su valor se estima en más de 350 millones de pesos, el “zar de las gasolineras” apenas pagó 38 millones de pesos por el lugar, que no conforme con ello ilegalmente amplió en casi 2 mil metros a través de una “corrección de colindancias” en Catastro municipal.

La privatización de este espacio dedicado a la juventud, a un 15% de su valor real, ha causado un enorme rechazo público, al grado que el Senado de la República ya aprobó un punto de acuerdo para que el Gobierno del Estado tome cartas en el asunto y recupere este terreno. Además, ya existe una petición en línea, con varios centenares de firmas, para que esto se realice.

Aunque es el más notorio, es lejos de ser el único fraude: a través de Desarrollo de Xcacel y Proteccion de la Tortuga, Vega Serrador compró una importante extensión costera en el santuario de tortugas, a la ridícula cantidad de 50 pesos el metro cuadrado, lo que supuso una pérdida para el erario de 195 millones de pesos. Con las otras dos empresas mencionadas, también recibió extensos predios en Playa del Carmen y Tulum, a precios absurdamente bajos.

Por su parte, Samuel Jiménez Moreno, su director de Expansión en Corpogas, también adquirió otros valiosos terrenos, como en la zona de las Sascaberas de Cancún, que inmediatamente vendió por un precio muy superior al propio Vega Serrador, o hipotecó por un cantidad similar a las de su verdadero valor, transacción que no sólo les generó una importante ganancia, haciendo que la propiedad “se pagara sola”, sino que además sirve como fachada para esconder sus transacciones con efectivo.

Como señala Animal Político: “Jiménez Moreno es otro empresario gasolinero que públicamente ha sido señalado de pertenecer a la red del exgobernador Borge, por la adquisición de terrenos a precios que están muy por debajo del mercado. Su nombre además aparece en tres de las inmobiliarias de Vega Serrador (Xcacel, Maguves y Cigarra). En éstas figura como representante legal de las mismas.

“Estos dos personajes son investigados por la PGR por la supuesta adquisición de los terrenos vendidos por la pasada administración estatal a un 6% de su precio original.”

La PGR en enero pasado inmovilizó 24 terrenos como parte de su investigación en la red de lavado de Roberto Borge Angulo, de los que cuatro son de Vega Serrador (incluyendo el CREA) y 10 de Samuel Jiménez. Hasta hoy permanecen “congeladas”, prohibiéndose su traspaso o cambio de dominio, pese a los amparos impuestos por los sospechosos.

Después de la extradición del exmandatario, hoy recluido en Panamá, se espera que surjan más detalles sobre esta red de ocultamiento de dinero, con probables consecuencias penales para estos dos expertos del fraude.

 

 

1 comentario

Deja un comentario

  • incognito
    13 Agosto 2017 at 7:48 am -

    investiga tambien dinero que llega en efectivo al club de golf poctapoc tambien es dueño vega serrador