Galopante corrupción en Comuna de OPB

CHETUMAL

Por Sergio López Lara > Quequi

Después de que se filtraron documentos comprometedores en los que se acusa de graves casos de corrupción a la síndico municipal de Othón P. Blanco, Yensunni Idalia Martínez Hernández, así como a varios funcionarios de la Comuna capitalina de haber solicitado fuertes sumas de dinero al empresario chetumaleño y regidor suplente por el Partido del Trabajo, Sergio Zapata Vales, se ha empezado a recrudecer la relación entre funcionarios de esta dependencia que se atacan entre sí por medio de las redes sociales.

Entre los funcionarios denunciados penalmente se encuentran la síndico municipal, Yensunni Idalia Martínez Hernández; el secretario del Ayuntamiento, Edwin Alejandro Rivera Romero; contralor municipal, Manuel Zapata Gutiérrez; director general de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Dante Ahuizotl Koh Romero; así como a Romano Bandino Cortez de Brasdefer, quienes fueron señalados de haber pedido 500 mil pesos para el funcionamiento de una empresa encargada de la distribución y tratamiento de agua potable.

Cabe mencionar que el municipio capitalino se encuentra ahogado en deudas con proveedores a los que deben más de dos millones 700 mil pesos, además de que cuentan con una deuda pública de 300 millones de pesos con instituciones crediticias, situación que no ha permitido obtener nuevos créditos para atender la demanda de servicios públicos.

Empero, ello no ha sido impedimento para el presidente municipal Otoniel Segovia Martínez, así como los concejales se hayan comprado vehículos nuevos de agencia cuyo valor superan los 500 mil pesos, sin dejar de mencionar casas, ropa y otros objetos de lujo.

Lucha de poderes

Y es que desde la llegada del extinto presidente municipal, Hernán Pastrana Pastrana, quien murió víctima de una enfermedad crónico-degenerativa, empezaron los enfrentamientos por la página de poder entre regidores del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), debido a que desde el primer momento se opusieron a que Otoniel Segovia Martínez fuera designado su secretario particular.

Posteriormente, se empezaron a registrar actos de nepotismo con la designación de hermanos, amigos y compadres en la comuna capitalina, en tanto que los regidores se autorizaron un sueldo de 60 mil pesos mensuales, similar al del edil, mientras que los funcionarios de primer nivel empezaron a ganar 45 mil pesos al mes, contrastando con los tres mil 900 pesos que devengan los trabajadores de limpia, además de empezar a realizar despidos de personal de confianza para meter a los recomendados.

Tras el fallecimiento de Hernán Pastrana Pastrana llegó al poder Otoniel Segovia Martínez, donde se empezaron a adquirir camiones de basura que había autorizado su yerno, el primer regidor José Luis Murrieta Bautista, quien al parecer obtuvo el llamado “diezmo” de cinco millones de pesos por la renta de cinco camiones recolectores de basura; posteriormente, se contrató a una empresa para el tratamiento de los desechos, con una inversión de 10 millones de pesos, donde la Comuna se llevaría alrededor de dos millones de pesos.

Los impuestos como el predial, permisos para la venta en vía pública, Zona Federal Marítimo Terrestre y ampliaciones de horario de los giros negros, se incrementaron en más del 50%, además de que se intentó cobrar el servicio de recoja de basura y alumbrado público, entre otros, lo que causó enojo entre los habitantes del municipio de Othón P. Blanco, que propiciaron marchas y plantones. Recientemente, los prestadores de servicios de Mahahual denunciaron que por cada camastro, a los masajistas establecidos en la playa se les quería cobrar 850 pesos, cuando había un acuerdo para pagar

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario