German Gallegos Cruz

Polarización…

 

Atento recado a Pepe Gómez. Director general del Grupo Quequi.

Amigo director, en los asuntos de la política, las cosas se ponen color de hormiga. La renuncia formal de Carlos Joaquín González a la subsecretaria de turismo lleva un mensaje inequívoco: Va en busca de la gubernatura de Quintana Roo. ¿Por cuál de todos los partidos? Esa es una incógnita que aún no se despeja. Pero el mensaje que está enviando a todos sus seguidores es claro: No hay marcha atrás, no habrá negociación para declinar por otro candidato. Esta situación le complica el proceso electoral al gobernador Roberto Borge. Porque si logra que su propuesta de candidato sea aprobada por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, la elección no será nada tersa. Así pues, se avecina una batalla cruenta por el poder político en Quintana Roo. En estos días previos a la designación del candidato del PRI, se inflaman las pasiones, incluso ya se empiezan a mostrar ánimos de coraje y desesperación. No cabe duda que alguna sustancia suculenta debe tener el poder para llegar a tales extremos. ¿Cuantos ciudadanos están con problemas emocionales por cuestiones políticas? Hay transpiraciones gélidas, dolores de estómago, “temblorinas” mañaneras e insomnios recurrentes. En nuestra mesa salen a relucir esos ánimos de enconos, en defensa de uno u otro bando. En pocos días sabremos quién será el abanderado del PRI. Muy poca gente cree que Carlos sea el candidato del todopoderoso partido. Entonces el hombre ha de emigrar hacia otro lado, y con él, muchos, pero no todos los priistas que le han jurado lealtad. Eso no quiere decir que no reúna una fuerza competitiva para pelear palmo a palmo los espacios de poder que cree merecer. Por otro lado, el gobernador Roberto Borge, con la serenidad que le proporciona la confianza de saber que su negociación va por buen camino para la aprobación de su candidato, ni siquiera se despeina. Asiste a cuanto evento político hay en el estado, saluda, canta y baila, sin mostrar un gramo de preocupación. Percibe que las seis cartas que trae en su juego, le prometen éxito al final del proceso. Puso con malévola intención a caminar a seis en la pasarela, para confundir a los de enfrente. Pero se sabe que solo dos están llamados a cargar con el “paquete” de ofrecer resultados satisfactorios: José Luis “Chanito” Toledo Medina, diputado federal y el laureado alcalde del municipio de Solidaridad, Mauricio Góngora Escalante. Cualquiera de estos dos hombres debe enfrentar a un Carlos Joaquín decidido a echar el resto de su capital político, en lo que quizá, sea el último intento de gobernar a los quintanarroenses. No será tarea fácil para ningún candidato. Si se da este escenario de confrontación política, cada grupo tendrá que echar mano a la negociación fina para allegarse las simpatías de grupos sociales que por decepción no participan en la política. Hay un 50% de los ciudadanos empadronados, que no van a votar. Al PRI, no le debe bastar únicamente su voto duro, tienen que buscar argumentos de peso para convencer a mas votantes, y asegurar el triunfo. Si Carlos va como candidato opositor al PRI, seguramente tratara de capitalizar las inconformidades naturales que provoca el ejercicio del poder. El proceso que viene se torna interesante, por el entusiasmo democrático que puede despertar, y seguramente Quintana Roo, saldrá ganando. Al final de cuentas, lo que debe interesar a la ciudadanía, es llevar a buen término el proceso, para que de ahí salga el gobernante que renueve las esperanzas de la gente. Somos un estado privilegiado, donde hay oportunidades de progreso personal, de empleos, de seguridad publica relativa, de educación para nuestros niños y jóvenes. Si no hubiera un reconocimiento a este esfuerzo, sería un acto de mezquinad. Es verdad estricta que se puede hacer más. Precisamente para eso sirven estos ejercicios de la democracia. Sin proponerme como aguafiestas, creo ver a la distancia un choque de trenes. El gobernador Roberto Borge, con todos los generales y guerreros que logro reclutar a lo largo de su mandato, y Carlos Joaquín, con el apoyo de la sangre paterna que no es cosa menor.

LA NECESARIA CORDURA…

La ciudadanía espera civilidad en el proceso que viene, que, si hay pasión desbordada, no llegue al enfrentamiento vulgar. Total, aquí seguiremos, aquí seguirán nuestros descendientes, y honestamente no vale la pena que por diferencia políticas llegue la sangre al río. Por el bien de este hermoso estado, vale la pena mostrar cordura y generosidad en proceso venidero. Que impere el respeto en el proselitismo. Sin agresiones, sin guerra de lodo, que solo envilece nuestra condición humana. No olvidemos que las heridas del odio, dejan cicatrices en el alma. Como ciudadano, hago votos, porque los actores políticos, antes y después de la batalla se den un apretón de manos, como gladiadores dignos…

La frase: La mejor manera de hacerse recordar, es mostrando un corazón generoso…George Sand.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario