Gobierno de la CDMX le pide a las funerarias considerar toda muerte por neumonía como caso sospechoso de COVID19

Autoridades sanitarias del gobierno de la Ciudad de México pidieron a las funerarias de la capital que desde ahora consideren toda defunción por neumonía como caso sospechoso de COVID-19, y sigan un protocolo de seguridad que incluye usar equipo de protección al manipular el cuerpo y recomendar la no velación de este y su rápida cremación.

Esto luego de que, en una reunión privada con especialistas de la Agencia de Protección Sanitaria del Gobierno capitalino a la que Animal Político tuvo acceso, miembros de la Asociación de Propietarios de Funerarias y Embalsamadores reclamaron que han recibido cuerpos de personas con cuadros clínicos similares a los del coronavirus, pero donde los certificados de defunción solo refieren de forma genérica “neumonía”.

Lee: Así enfrentará el ‘Comando’ del Hospital Juárez a la enfermedad COVID-19

Los especialistas del gobierno explicaron que los hospitales están obligados a especificar en los certificados de defunción si la causa de muerte fue por COVID-19, pero reconocieron que puede haber fallas por negligencias o por situaciones particulares como que el fallecimiento ocurra antes de recibir los resultados de una prueba, o que el deceso se de en una casa y no se siguen procesos adecuados para certificar la muerte.

“Ustedes saben que hay cosas que pasan como que la persona viene con un diagnóstico incorrecto, o equivocado y muchas veces un diagnóstico falseado y eso pasa, lo conocen mejor que yo. Entones la recomendación clara es que se maneje todo cuerpo como sospechoso de coronavirus” dijo el doctor Alan Moreno.

Los representantes de las funerarias aceptaron la recomendación, pero pidieron a la Coordinación de Servicios de Salud que ordenen a los directores de hospitales que se cumpla con el registro por escrito de los casos sospechosos de COVID-19, sobre todo para sustentar ante los familiares que el cuerpo que reciben es de riesgo.

El doctor Moreno respondió que ya se están dando pláticas a nivel hospitalario para sensibilizar a los médicos en la importancia de reconocer los casos como “sospechosos de coronavirus” aunque no haya prueba que lo confirme.

“Hay hospitales que a veces sí tienen ciertas deficiencias en ciertas cosas y es bien importante que el hospital les comunique a ustedes (funerarias) si les van a pasar un caso sospechoso de coronavirus. Sobre todo si el cuadro es el de neumonía. Se está haciendo el acercamiento para que no caigan en eso (no avisar si es al menos sospechoso) porque es un error garrafal que expone tanto a la familia como a las funerarias y a todos” dijo el especialista.

¿En qué consiste el protocolo de seguridad?

En la reunión los especialistas explicaron que el manejo de un cuerpo bajo protocolo de coronavirus exige medidas estrictas que van desde el equipo de protección que hay que utilizar, hasta las recomendaciones para su traslado y tratamiento, y procesos de desinfección. Todo ello con la finalidad de prevenir contagios.

Lee: Declaran emergencia sanitaria por COVID-19; Salud extiende sana distancia hasta el 30 de abril

Recordaron que, si bien el contagio puede darse directamente vía aérea a través de estornudos o gotas de saliva, este también puede darse en superficies de contacto como el papel o plástico donde el virus se mantiene activo hasta por cinco días, por lo que es importante extremar los cuidados.

El equipo de protección

Al momento de manipular el cuerpo de la persona fallecida, el personal de la funeraria y los embalsamadores deben utilizar al menos: dobles guantes, mascarillas de filtración N95 o FFP2 (cubrebocas convencional no sirve), googles o lentes de seguridad para evitar salpicaduras y batas impermeables de manga larga.

Todos esos elementos deben ser eliminados inmediatamente después de su uso y no ser reutilizados.

Tratamiento y traslado

En el manejo del cadáver deben seguirse estrictas normas sanitarias desde su preparación hasta la entrega.

En el hospital todos los orificios del cuerpo deben ser cubiertos con algodón impregnado de una solución desinfectante para posteriormente envolvérsele en una sábana o tela antifluido sin retirar catéteres, sondas o similares. Ello con la finalidad de prevenir salpicaduras altamente contagiosas.

Lee: Ya son 1,094 casos confirmados y 28 muertes en México por COVID-19

Para el traslado deberán usarse dos bolsas especiales de una especificación técnica denominada “150 micras”. El cuerpo envuelto se coloca en la primera bolsa la cual debe ser rociada con desinfectante por dentro y por fuera. Posteriormente se coloca la segunda bolsa que también debe ser rociada de la misma forma.

Al momento de salir del hospital las bolsas con el cuerpo deben colocarse dentro de un féretro cerrado. El vehículo utilizado debe ser sanitizado después de cada servicio de traslado no solo en el área de la carroza sino en el volante, palanca de velocidades, asientos, ventanas y demás partes claves del auto.

Incineración y no velación

Los especialistas indicaron a las funerarias que deben indicar a los familiares – de forma enfática- la recomendación de incinerar un cadáver confirmado o sospechoso de COVID-19 en vez de inhumarlo. Ello con la finalidad de prevenir contagios.

Para agilizar este proceso la Secretaría de Salud capitalina autorizará que los cuerpos puedan ser cremados incluso antes de 12 horas posterior al fallecimiento, y no necesariamente después de ese lapso como ocurre en casos convencionales.

En el área de crematorios el personal responsable de abrir el féretro debe rociarlo con una solución de cloro concentrado antes de abrirlo y después de ello. En ninguna circunstancia el ataúd puede ser reutilizado.

Si la familia se resiste a una cremación y se decide proceder con la inhumación esta debe llevarse a cabo bajo estrictas medidas sanitarias y el personal que se encargue de embalsamar el cadáver debe protegerse con el equipo ya mencionado anteriormente.

Los especialistas fueron enfáticos en pedir a las funerarias que se recomiende no velar el cuerpo pues ello representa un riesgo alto de contagio. Lo deseable, en todo caso, es proceder de inmediato con el entierro

En el caso no recomendado de que se decida velar al cuerpo, el personal de las funerarias debe restringir el espacio a menos del 50% de la capacidad que pueda albergar la instalación, prohibir en lo posible el ingreso de menores y personas de la tercera edad, colocar gel desinfectante, mantener sana distancia, entre otros.

Y reiteraron que, por ningún motivo, debe mantenerse un ataúd abierto ni permitir que personas se acerquen al mismo.

Cuidando la funeraria

Los técnicos de salubridad también emitieron recomendaciones generales al personal de las funerarias para mantener sus instalaciones libres de contagio, en la medida de lo posible.

Entre ellas se encuentra la limpieza diaria de todas las instalaciones utilizando soluciones con cloro, evitar el uso de sistemas de ventilación interconectados entre distintos lugares, garantizar que las salas se encuentren ventiladas cada una por su cuenta.

Las carrozas y demás vehículos deben ser desinfectados después de cada uso con una solución a base de cloro o alcohol. Los sanitarios deberán contar con agua potable, jabón líquido, toallas desechables y un rótulo que promueva el lavado de manos.

Animal Político

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario