Hoy cumple 95 años la Liga Mexicana de Beisbol

Ciudad de México

Sólo se necesita un palo y una pelota para poder jugar beisbol. A principios del siglo XX, gracias a la influencia de Estados Unidos, niños, jóvenes y adultos, adoptaron el llamado Rey de los Deportes como una actividad común.

Tras la popularidad que obtuvo, el domingo 28 de junio de 1925 se jugó el primer encuentro oficial de la Liga Mexicana de Beisbol.

A las 11:15 de la mañana, en el Parque Franco Inglés, el ampayer Gabriel Atristáin gritó el playball que marcó el inicio de nueve décadas y media de historia del beisbol en nuestro país.

Aquella mañana, el México venció por pizarra de 7-5 al Agraria en 14 entradas. Con una duración de 3:10 horas, el diamante del inmueble donde sería construido el Parque Delta, vivió sus primeros batazos gracias a Ernesto Carmona y Alejandro Aguilar Reyes, mejor conocido como Fray Nano, quien además era dueño de recinto. 

Ambos son los partícipes de que hoy se cumplan 95 años de la LMB, pues ellos se encargaron de establecer los reglamentos e invitar a los equipos.

La primer temporada estuvo constituida por seis conjuntos: 74 Regimiento de Puebla, que a la postre fue el primer campeón, Agraria de México, Club Guanajuato, Club México, Nacional de México y los Rojos del Águila de Veracruz.

Hoy, también en domingo, la liga está de fiesta, aunque no como quisieran, la pandemia por el Covid-19 ha detenido los festejos en el campo, y se tuvieron que mudar, gracias a la tecnología, a las redes sociales.

Con distintas actividades para los aficionados de la pelota caliente, la LMB se ha esforzado por mantener activos a sus seguidores y presentó, gracias a votaciones, la mejor novena de la historia.

Como serpentinero derecho: Ramón Arano. El Tres Patines jugó 32 temporadas en la LMB en las que obtuvo 57 blanqueadas, marca de todos los tiempos, y dos mil 380 ponches.

También desde la lomita, pero con el brazo izquierdo, Ángel Moreno. El zurdo tuvo 236 victorias en 26 campañas.

Desde el home, el número dos de la novela ideal fue Miguel Pilo Gaspar, el sonorense ostenta el récord de más juegos sin error con 80, en la Temporada de 1965.

En la primera base, Héctor Espino. El Superman de Chihuahua ocupa el segundo lugar con más home runs en la historia de la liga, con 453.

Para ocupar la segunda almohadilla, Roberto Ávila. Beto fue campeón de bateo en 1947 con Puebla y después en Grandes Ligas, en 1954, con los Indians de Cleveland.

El parador en corto dentro de la novena ideal fue para José Luis Sandoval. El Borrego tiene la marca de más dobles matanzas en la historia del certamen, con 1731.

En la tercera base, la posición la ocupa Nelson Barrera. Con 26 campañas en la LMB, 11 veces bateó arriba de 20 vuelacercas por año, y tiene el récord de seis años con al menos 100 carreras producidas.

En los jardines, por el lado izquierdo, fue elegido Andrés Mora, quien es el cuarto mejor jonronero de la historia con 419 palos de vuelta entera.

Por el central, Marcelo Juárez. El outfielder fue guante de plata como jardinero en 1974.

Para cerrar la novena titular, por el jardín derecho, Miguel Suárez. Mr Hit fue nombrado novato del año en 1971 y fue el líder en esa casilla en tres ocasiones: 1971, 1976 y 1977, con un porcentaje de bateo de .370.

Además, se eligieron como bateador designado y relevista a Eduardo Jiménez y Aurelio López, respectivamente.

El manager encargado de dirigir a estas estrellas será anunciado hoy, para así completar la novena ideal de la LMB.

La liga espera poder iniciar sus festejos sobre el diamante el próximo 7 agosto, con una temporada atípica y mucho más corta de lo contemplado, pero anhelan poder dejar huella en estos primeros 95 años de historia que cumple el certamen. 

Agradecimiento del presidente de la Liga Mexicana de Beisbol  

Estimada comunidad del beisbol mexicano:

Un día como hoy, también domingo 28 de junio, hace 95 años, a las 11:15 AM, se cantó el playball del primer juego en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol en el Parque Franco Inglés de la Ciudad de México.

Desde aquel primer juego entre el México y el Agrario, han transcurrido 95 años de emociones, relatos, personajes, ídolos y juegos, que nos han conformado como la primera liga deportiva profesional en México y que nos mantiene como un espectáculo de primer nivel para todos los aficionados, patrocinadores y medios de comunicación, que han sido parte de nuestra familia desde hace más de nueve décadas.

En estos 95 años, ricos en historias y leyendas que han trascendido los diamantes, quiero aprovechar esta oportunidad para reconocer el invaluable aporte de los dueños y directivos de los equipos, que han permitido iluminar los parques de pelota de sus localidades, con un beisbol de primer nivel mundial, así como su apoyo para desarrollar talento y encaminar a grandes peloteros hacia las Grandes Ligas.

De igual forma, extiendo una amplia distinción hacia los miles de peloteros y miembros de los cuerpos técnicos que han militado en nuestro circuito. Con sus lanzamientos, batazos y atrapadas, han impactado positivamente a millones de aficionados. ¡Gracias por su amor y pasión hacia el beisbol!

Por otra parte, agradezco el vital apoyo de todos los medios de difusión en nuestro país para ser el vaso comunicante entre las hazañas en los diamantes mexicanos y los aficionados. Con sus crónicas escritas, con su excepcional conocimiento del juego, con su pluma y con su voz, han extendido la emoción de la Liga Mexicana a todos los rincones del mundo.

Una pieza indiscutible en esta gran familia son los patrocinadores. Gracias por invertir en nuestro deporte, apreciamos su sostén y reiteramos nuestro compromiso para aumentar su retorno, con el valor máximo que nuestra Liga y sus clubes siempre han albergado a lo largo de nueve décadas y un lustro.

A los fanáticos les confiero toda nuestra gratitud, pues su pasión nos contagia y su apoyo nos impulsa a brindarnos al máximo, dentro y fuera del terreno de juego. El día de hoy nos hubiera encantado celebrar tan significativo aniversario en los diamantes; sin embargo, esta pandemia que ha afectado a la industria del deporte tendrá que ser un impulso para reinventarnos.

El mayor reto es que estos 95 años de la Liga Mexicana de Beisbol sean un parteaguas para crecer e innovar, para que nuestro deporte, siga emocionando a todas las generaciones, las de hoy y las que vengan.

Horacio de la Vega

Con información de El Heraldo de México

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario