Implicada en lavado de dinero

Los Ángeles

Agencias Quequi

 

La modelo Miranda Kerr se ha visto envuelta en una operación de blanqueo de capitales extraídos de una empresa estatal de Malasia. Según ha denunciado el Departamento de Justicia del Gobierno de los Estados Unidos, la cabeza de esta operación sería Jho Low, un multimillonario de origen malasio que habría estado apropiándose indebidamente de los fondos de la empresa estatal 1Malaysia Development Bhd -oficialmente destinada a ayudar al desarrollo económico del país- para después invertir ese dinero en comprar caras joyas con las que agasajar a la modelo, entre otras cosas.

Low se habría obsesionado con Miranda Kerr justo después de su divorcio de Orlando Bloom en 2013, y habría empezado a cortejarla con obsequios pagados con el dinero obtenido ilegalmente. Según el documento que ha publicado el Departamento de Justicia y del que se ha hecho eco el diario The New York Post, en el Día de San Valentín de 2014 el empresario habría hecho su primer regalo a la modelo: un diamante de 11,72 quilates en forma de corazón valorado en 1,23 millones de dólares de la famosa joyera Lorraine Schwartz. Unos meses después, en noviembre, volvió a sorprender a la modelo de Victoria’s Secret con otro diamante, en esta ocasión valorado en 4,5 millones de dólares y también le habría enviado un conjunto de aretes, collar, brazalete y anillo elaborados con un diamante de once quilates.

Se desconoce si las intenciones del asiático eran románticas, pero de así serlo, su estrategia no surtió efecto, ya que hace un mes la australiana llegó al altar con el fundador de Snapchat, Evan Spiegel.

Supuestamente, Low también se relacionó con estrellas de Hollywood como Leonardo di Caprio, con quien viajó alrededor del mundo invirtiendo grandes cantidades de dinero en apuestas.

No hay comentarios

Deja un comentario