Intentan las especies sobrevivir en la selva

Por Sergio López Lara > Quequi

Grupos ambientalistas y asociaciones civiles captan en fotografías, especies que se encuentran en peligro de extinción, que buscan la protección de la noche, así como lugares concurridos por turistas nacionales e internacionales en busca de alimento, debido a que su hábitat natural cada día está siendo invadido por los grandes desarrollos turísticos y arqueológicos que se encuentran en el Sur, como Chacchoben y Bacalar.

De acuerdo a información proporcionada por diversas asociaciones civiles protectoras de animales, flora y peces, el crecimiento acelerado de la población que se está registrando en Bacalar, está propiciando graves problemas de contaminación a la Laguna de los Siete Colores por las descargas de aguas residuales, además de que se están invadiendo hábitats naturales, en donde habitan especies como el tapir, tigrillo, jaguar, oso hormiguero; así como se destruyen grandes hectáreas de mangle.

En lo que respecta a Chacchoben, una zona arqueológica con excelencia, a donde todos los días llega un buen número de turistas nacionales e internacionales, donde también se construyen hoteles y otros desarrollos turísticos, además de carreteras, se está afectando el hábitat de monos arañas, tortugas, cocodrilos e iguanas, las cuales prácticamente están invadiendo estos sitios, además de que otros son atropellados por vehículos cuando salen a carreteras para dirigirse a zonas pobladas en busca de alimentos.

Las agrupaciones ambientalistas también denuncian que por si esto fuera poco, se ha incrementado la tala clandestina de maderas duras y preciosas como la caoba, cedro, chicozapote y chacá, que están desapareciendo de la selva y bosque, situación que se suma a los incendios forestales que se registran cada año, además de los impactos y destrucción que han dejado un buen número de fenómenos meteorológicos de grandes magnitudes que afectan a Quintana Roo en la temporada de huracanes.

Mencionan que si autoridades federales, estatales y municipales no toman cartas en el asunto y continúa este tipo de abusos en perjuicio de la naturaleza, en poco años podrían desaparecer árboles de miles de años de existencia, además de especies animales y peces que se encuentran en peligro de extinción; esto sin dejar de mencionar,la contaminación que están registrando sistemas lagunares, ríos, sabanas y la propia Bahía de Chetumal por la descarga de aguas residuales, herbicidas, pesticidas, aceites y combustible que han causado la muerte de manatíes y delfines.

No hay comentarios

Deja un comentario