Investigan denuncia contra fiscales

Tulum

No es operativo, es vigilancia e inspección de los lineamientos marcados para el comercio en la vía pública para que los ambulantes puedan trabajar sobre la calle Sol entre las avenidas Alfa y Osiris, refirió Ángel Santos, inspector de la Dirección de Comercio, luego que uno de los vendedores ambulantes supuestamente había infringido las disposiciones, medidas y protocolos en su puesto con venta de tacos y tortas, situación que motivó la presencia de la fuerza pública y en consecuencia una fuerte crítica en redes sociales.

Y es que al filo de las 21:00 horas del sábado dos fiscales de la Dirección de Comercio ordenaron a través de la fuerza policiaca levantar un puesto ambulante debido a que un cliente llegó a comprar sus tacos con una cerveza en mano, igual argumentaron que el “carrito” no tiene imagen urbana y bote para basura, pero el dueño, les demostró que no es así, y aunque los inspectores decían que ahí se vendía cerveza, los inculpados aseguraron que no. 

Con lujo de prepotencia y altanería los inspectores de la Dirección de Comercio, haciéndose acompañar de cuando menos 12 policías municipales que llegaron en tres patrullas, además efectivos de Protección Civil, obligaron al comerciante a cerrar su changarrito, lo acusaron de vender cervezas, de no tener bote basura, su puesto sin imagen urbana, en fin, varias supuestas irregularidades.

La contingencia por el Covid-19 golpeó durante tres meses a los vendedores ambulantes de Tulum, viven al día y durante todo ese tiempo no generaron ingresos al suspenderse esta actividad, y ahora que apenas intentan salir al paso, por cualquier situación son acosados por los fiscales.

Por Francisco Canul

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta