Jorge González Durán La jiribilla

 

 

Un hospital de calidad

 

Por fin, ayer se inauguró el Hospital General de Cancún “Dr. Jesús Kumate”, después de casi una década que se inició. Es un hospital moderno, cuenta con 180 camas y tecnología de punta. Pero sobre todo, cuenta con un personal tanto médico como de enfermería, administrativo y de intendencia, de primera calidad.

Es una vergüenza que durante muchos años este hospital haya permanecido inacabado, a pesar de su insoslayable urgencia. El antiguo, que todavía seguirá funcionando por escasas semanas mientras se cambia a los internos al nuevo, bajo estrictas medidas de seguridad, era peor que un hospital de guerra. Lo sostenían sólo el profesionalismo de sus médicos, de sus enfermeras y de todo el personal que allí laboraba.

La corrupción y la insensibilidad fueron las razones por las que no se concluía una obra que debió ser prioritaria.  Pero es que los gobernantes de entonces tienen gastos médicos mayores y por cualquier leve dolencia viajaban a Estados Unidos para tratarse en las clínicas más caras. Nunca les importó la salud de los cancunenses ni de los quintanarroenses en general. Prefirieron gastar, que no invertir, en obras suntuosas e inútiles como el llamado Auditorio del Bienestar.

Pero ayer, por fin, se inauguró el nuevo Hospital General de Cancún. El gobernador Carlos Joaquín González cumple uno de sus objetivos. Falta concluir otros hospitales, sobre todo el de Chetumal, que estará listo antes que concluya este año.

 

¿QUIÉN ES MIMENZA?

De vez en cuando surgen individuos así, que sorprenden a los incautos con información reciclada y poses grandilocuentes. Reparte mandobles a diestra y siniestra con una histeria digna de mejor causa.

Julián Pérez Porto y Ana Gardey, estudiosos del tema, entre otras definiciones señalan que “la  histeria como una actitud propia de quien busca confundir y manipular a su entorno. Las personas que actúan de esta manera suelen crear falsas expectativas en quienes los rodean, para luego defraudarlos y causarles dolor. En cada caso, las razones que impulsan a un individuo a dañar psicológicamente a alguien que no lo haya atacado de manera aparente, responden a diferentes experiencias que probablemente lo marcaron en sus primeros años de vida”.

 

SEDATU, BAJO SOSPECHA

El nombramiento de Fredy Marrufo como delegado de la Sedatu, cuya titular es Rosario Robles, es un agravio a Quintana Roo. Es una falta de respeto que ha indignado a muchos sectores sociales. Es una falta de sensibilidad política. Rosario Robles ha cometido una más de sus torpezas asociadas a la corrupción.

 

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario