Lote de la Supermanzana 11, escenario de la perdición

Convierten lote gigantesco en estacionamiento de taxistas y transportistas sin permiso alguno.

 

Por Javier Chumacero > Quequi

Choferes teniendo relaciones sexuales en un lote baldío en plena avenida Tulum, basura por doquier, una clínica y una inmobiliaria trabajando en una zona con uso de suelo habitacional, y el olvido de las autoridades han convertido la Supermanzana 11 en un gigantesco estacionamiento de taxistas y transportistas sin permiso alguno.

Los vecinos del lugar están hartos de que los taxistas dejen sus desechos y hagan sus necesidades fisiológicas en plena calle Punta Celarian. Se han quejado una y otra vez pero los funcionarios les contestan que están trabajando para darles soluciones a sus problemas y así han pasado varios años y todo este cúmulo de irregularidades continúa.

La empresa “Trafic Tours” tiene su sede a un costado del hotel Ibis. Como en su permiso de construcción no pidió el estacionamiento, utiliza la vía pública de la prolongación de la avenida Tulum como aparcamiento con varias unidades. Lo malo no es esto, sino que sus choferes que portan sus uniformes se dedican a comer e ir al baño en un lote adyacente dejando la basura en la calle.

“Mi compañera de departamento un día al ver por su ventana, vio a dos choferes teniendo relaciones sexuales y era en la tarde. Hay un edificio “Casablanca” desde el cual se puede observar todo lo que pasa en ese predio abandonado y que ya es un basurero. Ojalá la empresa les permitiera ir al baño en sus instalaciones”, pidió un vecino molesto.

Los nudos de corrupción de administraciones pasadas permitieron que una empresa inmobiliaria conocida en todo el país, se sirva de una casa para tener sus oficinas. Se trata de “Javer”, que sus ganancias anuales no le alcanzaron para adquirir un local más apropiado y no tener que incurrir en una violación del uso de suelo habitacional que en la supermanzana 11.

Otro ejemplo es una clínica, la cual sí tiene estacionamiento pero le quitaron su placa con su nombre. Es decir, es un nosocomio sin nombre que tiene su salida de emergencia para los desechos biológicos. Ha habido varias llamadas vecinales a los servidores públicos sin resultado alguno. Dicen que los permisos se dieron hace años y no hay nada que hacer, afirma una señora que vive enfrente.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario