Manos morenas llevarán dinero a su destino

Por Héctor Bello Guadarrama

El triunfo inobjetable de los candidatos del partido Morena en la pasada elección registrada en la entidad, permitirá que en Quintana Roo los recursos federales lleguen directo a las familias y sin intermediarios, lo que evitará que vayan a la bolsa de los gobernadores, y no los toquen ni diputados o un alcalde, y tampoco cobren moche por su asignación, de acuerdo a los deseos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Luego que giró instrucciones a 32 coordinadores estatales y 264 delegados de Programas Integrales de Desarrollo, recientemente nombrados para hacerse cargo, y que de acuerdo a las agendas de los funcionarios federales en la localidad, programan una primera reunión con ellos para la próxima semana.

Hombre de toda la confianza del tabasqueño, operador político que se maneja con bajo perfil y quien tuvo fuertes vínculos con algunas corrientes perredistas. Los detractores del fundador de Morena cuestionan en plan y el súper poder que el tabasqueño pretende dar a sus coordinadores, a quienes califican como una especie de “vicegobernadores o virreyes”.

De acuerdo a lo informado, toda esta estructura en cada uno de los 32 estados para lo que será el nuevo gobierno de la República, serán coordinados por el senador del partido político  Morena, Gabriel García Hernández, ex secretario de Organización de Morena, y según próximo subsecretario de Sedesol para el País.  Incluso, se le menciona que estuvo muy involucrado en el artífice de las principales decisiones de la campaña.

Es un hombre de toda la confianza del tabasqueño, operador político que se maneja con bajo perfil y quien tuvo fuertes vínculos con algunas corrientes perredistas. Los detractores del fundador de Morena cuestionan en plan y el súper poder que el tabasqueño pretende dar a sus coordinadores, a quienes califican como una especie de “vicegobernadores o virreyes”.

Arturo Abreu Marín, sería en el nuevo esquema el delegado de Gobernación, que actualmente ocupa Leopoldo Proal, en tanto que Juanita Alonso Marrufo, Ruby Maribel Canto Rosado, Henry Martínez Aguilar, Manuel Aguilar Ortega, más uno más que faltaría por nombrarse en la zona maya, serán los que administren las delegaciones de los programas integrales de desarrollo en el estado de Quintana Roo. Cada uno de los 32 coordinadores estatales, tendrá a su vez sus delegados regionales. El presidente electo nombró 264 delegados más en todo el País, en promedio 8 por estado, pero serán los que administren los programas mencionados, según la nueva estructura del gobierno del siguiente sexenio federal.

El funcionamiento de la estructura nombrada, deberá pasar por una etapa de capacitación para adecuarse a las políticas que implementará el nuevo gobierno de la República, y se espera que pueda realizarse en un plazo no mayor a 3 semanas, en los que de acuerdo a lo trascendido, se les explicará a cada uno de los 264 coordinadores-delegados recién nombrados, a detalle el catálogo de responsabilidades que deberán cumplir, y evitar la corrupción.

“Todos los recursos de obras federales no se van a entregar a los estados, porque acostumbran a quedarse con el 10 o con el 20% del recurso, con el moche y hasta ponen el constructor”, informó un delegado participante en la reunión con el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador.

Determinó que es claro no interferirán con la actividad de los gobernadores, ya que la instrucción es evitar que esos recursos sean tocados.

Cabe mencionar que de acuerdo a informes aun no confirmados el equipo de la próxima administración federal, ya revisa las instalaciones que podrían ocupar las nuevas coordinaciones, a fin de cancelar el arriendo de decenas de delegaciones federales que hay en cada entidad como es el caso de Quintana Roo.

Para el caso de la programación de agendas de los actuales delegados federales en el estado, tras la entrega de la constancia de mayoría para el presidente electo, se programa para la siguiente semana una primera reunión de trabajo, y será en la ciudad turística de Cancún donde ocurrirá.

“Lo que pidió el Presidente es que hiciéramos reuniones con la gente, para que los recursos se puedan ejercer en un esquema de presupuesto participativo en donde ningún diputado, presidente municipal o Gobernador podrán intervenir para tratar de imponer al constructor, definir la obra o cobrar un moche”, relató uno de los delegados que participó en la reunión con AMLO.

 

Esos delegados, denominados Delegados de Programas Integrales de Desarrollo, sustituirán a las delegaciones federales que por cada Secretaría de Estado existen en la actual administración federal.

 

VOZ: “Todos los recursos de obras federales no se van a entregar a los estados, porque acostumbran a quedarse con el 10 o con el 20% del recurso, con el moche y hasta ponen el constructor”.

Andrés Manuel López Obrador.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario