‘Master Chef cambió mi vida’

Por Cristina Escudero

Texto y fotos

 

Alan Rangel, primer ganador del concurso Master Chef de Televisión Azteca, considera que es de un espíritu libre que no le permite estar en un solo lugar, pero por ahora se ha enamorado de Cancún, donde cocina para el restaurante Santa María, el cual fue apadrinado por Pepe Gómez, presidente del grupo Quequi y en exclusiva platicó para este diario.

Con el triunfo en el reality de cocina, “mi vida cambió en todos los aspectos”, dijo el originario de Guadalajara, Jalisco, quien sueña con abrir un restaurante en Cancún o en su natal Jalisco.

Y agregó: desde que entré a Master Chef, yo les dije a los productores que ganaría, siempre he sido muy seguro y confío en mí, además de que comencé a los ocho años de edad a trabajar en una cocina lavando trastes y de ahí para adelante, así que ellos se sorprendieron cuando les dije que si quedaba entre los 18, ganaría y lo hice.

“Fuente cuestión de concentrarme y simplemente hacer lo que sabía, además de que siento que a los otros concursantes les hacía falta calle”, aseveró el entrevistado.

Posterior a su triunfo, Alan Rangel, dijo que se fue a Europa a estudiar gastronomía y de regreso a México se topó con el Caribe mexicano, donde pensó pasar una semana de vacaciones, pero prefirió entrar a trabajar a la cocina de un hotel, donde la experiencia fue buena, pero no fue lo que él esperaba.

“Siento que un hotel le pierdes el respeto a la cocina, porque todo es producción, quieren hacer cientos de platillos en un ratito y eso no es lo mío, a mí me gusta cocinar y hacerlo bien, entonces, en esos lugares te acostumbras a trabajar mal”, indicó.

Ahora, el premiado chef, se encuentra cocinando para el restaurante Santa María International Food, propiedad de la cantante Edith Encalada, donde asegura que se siente muy bien porque nadie le dice qué hacer y prepara los platillos a su gusto.

 

No hay comentarios

Deja un comentario