Minimiza Laura Beristain la masacre en un bar

Por Rafael Santiago > Quequi

Después de la masacre con saldo de siete muertos en la cantinucha conocida como restaurante bar “Las Virginias”, suman ya 37 ejecutados los que se han registrado en lo que va de la actual administración de Laura Beristain, a poco menos de 100 días de su gobierno.

Lo que evidencia la falta de capacidad y cerrazón de la presidenta de Solidaridad, es que no quiera ver que la delincuencia inició este 2019 a tambor batiente, y que tan sólo en el pasado fin de semana dejó un rosario de 10 ejecuciones. Toda una estela de muerte que tiene como caldo de cultivo la corrupción, la incapacidad de la Policía Municipal y su soberbia que le impide coordinarse con los cuerpos de seguridad estatales.

Pese a lo revelador y triste de los números, en conferencia de prensa, Beristain Navarrete declaró que la matanza ocurrida ayer en el bar “Las Virginias”, “es un caso aislado”, pero no explicó por qué su administración le concedió un permiso ilegal justo en el fraccionamiento Villas del Sol, que es el asentamiento más poblado del municipio. Para ella, los muertos no son nada, o poco le importan, y asegura que “van bien en el tema de seguridad”.

La matazón realizada el Día de Reyes, 6 de enero, fue ejecutada por dos personas, con dos armas cortas, entraron al bar y dispararon a diestra y siniestra con un saldo de siete comensales muertos. Después huyeron -se dice- en una camioneta, sin que las autoridades detuvieran a nadie a pesar de supuestos operativos. La presidenta estaba en un parque cercano y traía para su custodia varias patrullas, por lo que los demás ciudadanos no contaban con ninguna seguridad. Incluso, no había ningún policía en los juegos mecánicos que estaban justo frente a la avenida Gavilanes (Prolongación CTM) y la calle Pavo Real, en donde ocurrieron los hechos.

En sus declaraciones a la prensa, Beristain habló también de su supuesta buena relación con el secretario de Seguridad estatal, Alberto Capella; sin embargo éste, en entrevista a un medio nacional, dejó claro que Solidaridad es su gran dolor de cabeza, y enfatizó que una de las principales causas del caos que se vive en este lugar, es la falta de un esquema homologado de Mando Único, que no se hace por capricho de la edil, y que de lograrse permitiría la coordinación de todos los cuerpos policiacos para luchar contra la delincuencia.

LAMENTRAN TRAGEDIA

El mismo secretario de Gobierno, Francisco López Mena, lamentó los hechos ocurridos la noche del domingo en un bar de Playa del Carmen, y dijo que la estrategia para combatir el crimen es el Mando Único, aunque la presidenta del municipio de Solidaridad se resiste a operar dentro con esta estrategia, lo que ha permitido que la delincuencia avance. “Se resiste a pesar de que platicamos que era necesario trabajar de manera coordinada. López Mena, señalo que en caso de no se logren retomar los acuerdos de trabajar de manera coordinada”, el Gobierno del Estado aplicará las medidas legales necesarias para que se cumpla con la ley. Aunque mantiene la esperanza de que “mediante el diálogo se alcancen acuerdos que ya se tenían”.

El desorden no solamente se tiene con el narcomenudeo, los crímenes, asaltos, la extorsión a empresarios, la violencia de género, sino que se complementa con la negligencia en el combate a la contaminación de las playas con aguas negras y su incapacidad para combatir el sargazo. El municipio prácticamente se le deshace en las manos y está como foco rojo, lo que puede afectar gravemente al destino turístico, mientras ella quiere tapar el sol con un dedo.

Y por si fuera poco, en su gabinete, en lugar de intentar solucionar la grave problemática que se vive, se pelean el “hueso” de la Secretaría General del Ayuntamiento, que dejó Walter Puc Novelo, por tener procedimientos pendientes con Contraloría. En ese sentido, el director jurídico, René Medrano, levanta la mano y declara que en esta incontrolable situación, no se debe a la ausencia de un responsable de la política interna, y hasta se ufanó que se ha mejorado la seguridad pública.

Aunque no hay acuerdos, se tuvo una reunión a puerta cerrada, entre autoridades de la Policía Federal, Gendarmería, Marina y Ejército, así como Policía Estatal y Municipal, que se prolongó por casi cuatro horas para intentar frenar la caótica situación que vive el municipio.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario