muerte del perro como accidente

Justifican

Los vecinos afirman que los menores no lo querían matar.

 

Por Carlos Gasca

 

A casi una semana de la controversial muerte de un perro por la detonación de un petardo, se confirmó que los niños involucrados en los hechos no tenían la intención de matar al animal, ya que de manera accidental el cachorro se acercó de más al petardo, cuando fue este arrojado por los menores.

Un vecino del lugar, quien prefirió mantenerse en el anonimato, explicó que los infantes son de Chetumal, habían llegado de vacaciones a la ínsula y que tenían la costumbre de jugar con el perro, el cual siempre estaba en la calle.

Pero para la celebración de fin de año, adquirieron algunas “bombitas” para reventarlas durante la noche.

“Los niños ya conocían al perro, siempre eran cariñosos con él, pero ese día cuando empezaron a estallar los petardos, el animal también permanecía con ellos y sin medir las consecuencias el can se acercaba a los explosivos” comentó.

Señalaron que el accidente se suscitó cuando uno de los niños encendió un petardo y al arrojarlo, el animal salió corriendo tras de la “bombita”, creyendo que se trataba de un juego y cuando éste se acercó a olerlo, el petardo explotó.

“Fue un accidente muy lamentable, los niños quedaron traumados por lo ocurrido, estaban desconsolados, porque no quisieron lastimar al animal”, dijo.

Los vecinos reconocen que el problema no fue de los menores, ya que el problema radica en la venta clandestina de explosivos, ya que si bien es lamentable la muerte del perro, también pudo haber sido uno de ellos.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario