No me voy a otro partido: Ivonne

CIUDAD DE MÉXICO

Por Agencias > Quequi

Ivonne Ortega, exaspirante a la presidencia del PRI, anunció su renuncia al partido, luego de 29 años de militancia y tras haber perdido las elecciones internas por la dirigencia nacional. Expresó que ello es en congruencia con sus convicciones democráticas y aseguró que la institución política ya no la representa.

“Siempre estaré agradecida por las experiencias, las oportunidades y por los amigos y amigas que me brindó”, expuso a través de un video en Twitter.

La exgobernadora de Yucatán afirmó que la jornada del pasado 11 de agosto fue una simulación y criticó a sus autoridades al sostener que se trató de un proceso “inmaculado y perfecto”. Advirtió también que si en el PRI prevalecen “la trampa y la simulación, será impensable presentarse ante los mexicanos a pedir el voto en elecciones constitucionales”.

Ivonne Ortega Pacheco, exmilitante del PRI, aclaró que no tiene contemplado afiliarse a algún otro partido político, ni a las Redes Sociales Progresistas (RSP) que buscan conformarse como instituto político, básicamente por integrantes del magisterio.

Explicó que decidió no impugnar los resultados de la elección que dio el triunfo a Alejandro Moreno Cárdenas en el PRI, porque “fue mi último acto de cariño al partido, porque al final de cuentas una impugnación postelectoral lastima, y mucho, al partido. No quiero lastimarlo”.

Ortega Pacheco acusó sin embargo que el fraude se cometió por y desde la cúpula para favorecer a Moreno, a complacencia de la todavía dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu, “quien siempre respondió como hoy: con silencio”.

Ivonne Ortega advirtió a Alejandro Moreno que habrá de ser juzgado por la historia y será recordado por sus actos, “mismos que cometieron las gentes cercanas a él o instruidos por él, tendrá que aclararlo”.

Lo anterior al referirse a supuestos actos de violencia durante la jornada contra militantes y simpatizantes que apoyaron la candidatura de la exgobernadora de Yucatán.

Ivonne Ortega señaló que dicho fraude electoral pareciera indicar que la cúpula del partido no entendió la lectura de la sociedad, por lo que perdió su oportunidad de refundación.

Es decir, abundó, no importa el porcentaje que hubiera acudido a las urnas, ni el porcentaje de votos obtenido por cada uno de los candidatos, pero hubiera sido de manera transparente y respetando la voluntad de la militancia.

Con respecto a los actos de violencia, aseguró que diversos militantes y simpatizantes que de una u otra manera apoyaron su candidatura a la dirigencia nacional del PRI fueron despedidos de su trabajo, mientras otros “fueron sacados con violencia y en otros casos levantados y secuestrados”.

Dijo entonces que “ese no es el partido que me representa si esas prácticas no van a cambiar”.

“El partido se jugaba su vigencia, su viabilidad y su refundación. Eso es lo que me hace tomar la decisión dolorosa, muy dolorosa, pero clara de que ese no es el partido que me representa y por eso no me representa”, subrayó.

Al descartar una impugnación, explicó que habría de ser una lucha estéril, toda vez que mientras el comportamiento de la cúpula no cambie los resultados hubieran sido los mismos, incluso con una nueva elección.

La razón, explicó, es que las dirigencias son las mismas en los comités directivos y los gobernadores; eso no va a cambiar, en consecuencia sería el mismo resultado, por eso no impugné.

“Justo en el momento más dramático del partido, en el sentido de dar viabilidad y generar condiciones donde la militancia verdaderamente se sienta que participó, a cambio encontramos urnas embarazadas”, señaló.

Detalló que por supuestas fallas en el sistema la fórmula que encabezó junto con José Encarnación Alfaro no tuvo la posibilidad de acreditar más de mil representantes, además de que en mil 877 casillas no tuvieron representación electoral.

Cuestionada sobre si los hechos son inéditos, respondió que “ese tipo de cosas a mí me las contaban. Yo nunca las había vivido”.

Indicó que el PRI dejó pasar la oportunidad de ser transparente y congruente, “pero lamentablemente unos cuantos, los mismos de siempre, tomaron la decisión de hacer lo mismo de siempre”.

Respecto a la posibilidad de que hubiera renunciado al PRI para afiliarse a otro partido, aclaró: “No me voy a ningún partido. Las convicciones e ideales son más grandes que un proceso electoral, son más grandes que la permanecía en un partido”.

Añadió que por el momento seguirá cerca de la gente que le dio su confianza, por lo que desde la sociedad civil seguirá trabajando por sus ideales.

Ivonne Ortega se dijo convencida de que el sistema político en México tiene que cambiar y que hechos como que el fraude al interior del PRI no se pueden repetir.

Reconoció que creyó “románticamente” que podría hacer algo a favor del partido, pero lamentablemente la etapa del fraude electoral persiste, “aunque llegamos a pensar que ya no existía”.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario