Tu Periódico Quequi

‘Noqueado’ por Cancún

 

Por Francisco Méndez  Quequi

 

“Tres visitas a Cancún no son suficientes para disfrutar de toda la belleza que ofrece este paradiasaco destino, y menos para conocer toda la Riviera Maya, que de igual manera es un edén para los vacacionistas que llegan de todo el mundo”, comentó el triple campeón del mundo, el venezolano Jorge Luis Linares Palencia.

Ampliamente conocido también como el “Niño de Oro” Linares, visitó la mañana de ayer las instalaciones del Grupo Quequi, donde fue recibido por el presidente del corporativo en compañía de José A. Gómez Jr., Odi Gómez, Jhonny Alexander Miguel Carleo y el director editorial, Rafael Santiago.

“Estoy tan enamorado de este lugar, que lo he recomendado a mis amigos y colegas, quienes tienen como referencia que es una importante sede boxística, pero aún no se han maravillado de sus admirables atributos naturales”, destacó.

“Claro que recomiendo a Cancún para vacacionar, es un lugar que me ha asombrado mucho, lamentablemente por falta de tiempo no he podido recorrer todos sus alrededores, pero es algo que ya me propuse y voy a regresar, quiero visitar los ‘pueblitos’, yo vengo de un pueblo pequeño de Venezuela y me gusta sentir la calidez que brinda la gente de los lugares pequeños”, dijo.

Mencionó durante la entrevista realizada en las oficinas de la dirección general que le gustan ciudades como Tokio (donde comenzó su brillante historia como boxeador a los 17 años de edad) o Manchester, en Inglaterra; “pero México es muy especial, ya que aquí se conservan intactas las tradiciones gastronómicas, culturales, etc.”, y eso me encanta”.

“Me gusta mucho Quintana Roo, en realidad me gusta todo México, y si hay algo que me atrae de este país, es que las tradiciones siguen vivas, cosa que ya están olvidadas en Venezuela”, añadió.

También indicó: Puedo decir que me pasó lo mismo con Inglaterra, desde muy pequeño siempre soñé con visitar ese país y gracias al boxeo fui, porque me tocó pelear en Londres, y también he ido a vacacionar.

 

Quiere regresar

 

Luego de disputar tres combates en escenarios cancunenses, en 2007 contra el mexiqueño Gamaliel “Plátano” Díaz (Plaza de Toros) y dos más en la “Oasis Arena Cancún”, ante el chetumaleño Sergio “Yeyo” Thompson (en 2012) y el estadounidense David Rodela (en 2013), a Linares le gustaría combatir nuevamente en esta importante plaza.

“Sí me gustaría venir a pelear nuevamente, hemos platicado un poco con Pepe Gómez y podría darse esa posibilidad; me encantaría hacerlo como campeón del mundo de peso Superligero, que es la meta siguiente”, mencionó quien conquistó las fajas de pesos Pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Ligero del CMB.

“En cuanto a eventos boxísticos se refiere, Cancún en el lugar más importante de América Latina, como lo es Manchester, Inglaterra, en Europa, y la verdad es que el sitio de privilegio que se ha ganado esta ciudad, es gracias al trabajo realizado por Pepe Gómez, quien se ha distinguido por dar lustre al boxeo mundial desde esta ciudad. Ojalá tuviéramos a otro Pepe Gómez en Venezuela, donde tenemos muchos jóvenes con talento, pero se pierden por falta de apoyo”, subrayó.

Con récord de 44 victorias y 4 reveses con 27 nocauts, el “Golden Boy” originario de Barinas, Venezuela, ha disputado cinco combates en México, los tres mencionados en Cancún, más otro en Mazatlán, Sinaloa, y uno más en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“Este país resulta tan importante para el pugilismo mundial, que sin México no habría boxeo en el mundo”, señaló.

 

Con “Venum” en los puños

 

El peleador venezolano aprovechó la oportunidad para asegurar que los guantes “Venum” se hicieron para él: Desde que me los mostraron, supe que serían para mí.

“Recuerdo que estaba en la preparación para mi pelea con Vasyl Lomachenko, y me pusieron todos los guantes de boxeo en la mesa, y prácticamente ahí creamos los míos, ya que tengo un problema en la mano porque suelo lastimarme rápido, pero ‘Venum’ tuvo la capacidad de fabricar unos guantes que funcionaron a la perfección, son guantes ‘personalizados’; salí intacto de la pelea”, comentó.

Añadió: Esta marca me ha consentido, ha puesto toda la disponibilidad para ayudarme a sentirme cómodo, y claro, protegiendo mi integridad física, además, con estos guantes he ganado fuerza; hay muchos boxeadores usándolo, “Venum” ha demostrado que sabe trabajar en la protección del boxeador, como lo hace conmigo.

 

Quiere la revancha

 

Hablando sobre la reciente derrota ante Lomachenko, dijo: Yo sé lo que es perder y lo que es ganar, reconozco que perdí ante él, y voy a buscar la revancha; sé que puedo vencerlo, e hice algo que pocos lo han logrado, que fue demostrarle que no es invencible.

“Sé que su equipo no quiere la revancha, ahora lo están protegiendo porque es el campeón, ellos igual saben que lo puedo vencer, es rápido y no es un boxeador perfecto, logre cortarle el paso y fue algo que nadie había conseguido; espero que se logre la negociación para una revancha”, indicó.

 

Un hombre espiritual

 

Linares confesó que se considera un hombre espiritual, de mucha fe, ya que además de ser un creyente de Dios, también aprendió a meditar y estar en paz consigo mismo. “Siempre me ha llamado la atención la cultura japonesa, soy muy espiritual, aprendí a meditar y sentirme en paz conmigo mismo gracias a un maestro y con ello aprendí a vivir el momento; me gusta soñar y ponerme metas y con la meditación he aprendido a hacer las cosas poco a poco.

Además de su lado místico y espiritual, el peleador sudamericano confesó que es un admirador de los tatuajes y compartió algunos de los que tiene: Al principio no me gustaban, de hecho tardé dos semanas en tomar la decisión de ponerme el primero, fueron unos guantes con mi apellido, luego me tatué un león, posteriormente me hice un pez negro que sólo sale cuando hay Tsunami.

“También tengo la fecha de mi nacimiento y la de mi boda, así como un Buda que representa todo mi lado espiritual; y el último tatuaje que me hice fue honor a mi hija, que tiene unos pájaros con la rosa de los vientos y un avión, que simboliza que he recorrido el mundo”, agregó.

 

Agradecido con el boxeo

 

“Mi vida y mi carrera ha sido bien llevada, he tenido personas que me han apoyado y cuidado en todos los sentidos, me siento contento por todo eso, creo que aún me faltan de tres a cuatro años más como peleador, no he tenido una carrera perfecta, pero sí muy gratificante y sé que muy pronto me tocará hacer algo por el boxeo”, indicó.

También recordó: Cuando me coroné por vez primera, mi promotora “Teiken Promotions” tenía 20 años sin tener un campeón y cuando gané el título, abrí una brecha para que los peleadores de mi promotora comenzaran a hacerse campeones.

“Cuando me retire del profesionalismo, quiero seguir en el boxeo, gracias a este deporte aprendí a ser disciplinado y tengo muchos conocimientos sobre este deporte, entonces me gustaría poner un gimnasio y otra cosa que quiero hacer es dar conferencias, me gusta hablar y mi objetivo es seguir bien, porque hay mucho peleadores que ya no pueden ni hablar”, dijo.

Linares disfruta de los atractivos naturales de Quintana Roo en compañía de su esposa Michelle y su hija Chloe. “Soy una persona entregada a mi familia, mi esposa y mi hija son lo primero, igual mi madre, aprovecho cada momento para pasar un buen tiempo con ellas. Tengo un cachorrito llamado ‘Buda’, no pudo venir a estas vacaciones porque está muy chiquito, pero la próxima vez que venga lo traeré a Cancún”, finalizó.

Comments

comments