Personal médico denuncia que es obligado a reusar mascarillas contra COVID-19

Agencia

“En el departamento de intendencia exigimos igualdad ¡Nosotros también estamos en lucha! No queremos equipos de tela, no queremos (mascariilas) N95 reutilizable” pidió el personal del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) durante la protesta de este lunes para exigir mayor protección ante la pandemia por COVID-19.

La manifestación se realizó afuera del Instituto, en la Calzada de Tlalpan, donde los enfermeros, médicos y personal de intendencia pidieron mejores insumos.

“¡No me quiero contagiar! ¡No me quiero contagiar!”, coreó el personal con sus batas blancas afuera del INER a las 12 del día, y cerraron la circulación por ambas vías de Calzada de Tlalpan.

Uno de los reclamos más denunciados fue que se les pidió “reciclar” los cubrebocas N95 que, advirtieron, pierden efectividad cuando se utilizan los filtros.

Los trabajadores iniciaron una campaña en redes sociales bajo la etiqueta #Nosoyreciblable para dar a conocer esta medida.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud (Ssa), la entidad que más casos positivos tiene es la Ciudad de México, con un total de 19,682.

‘Reciclaje’, aprobado por salud

Los trabajadores del INER se quejaron de que tienen que colocar su cubrebocas en una caja y marcarlo, para usarlo de nuevo en otra jornada atendiendo pacientes positivos a SARS-CoV-2.

Sin embargo, de acuerdo “Lineamiento técnico de uso y manejo del equipo de protección personal ante la pandemia por COVID-19” aprobado por las autoridades de Ssa, el procedimiento está permitido.

“Sobre los respiradores N-95, debido a la actual escasez mundial de este tipo de insumos, se recomienda a las instituciones considerar protocolos de reprocesamiento que han sido descritos a nivel internacional siempre y cuando sean autorizados por la autoridad sanitaria competente, con la finalidad de que se cumpla con el proceso y la integridad del filtro”, se lee en la guía publicada el 12 de mayo pasado .

Según se explica en el documento, dentro de los parámetros mínimos que se deberán de considerar en los protocolos de reprocesamiento se deberán incluir la limpieza del mismo, por ejemplo, un vaporizador de peróxido de hidrógeno.

“El trabajador de salud, previo a su uso en atención clínica, deberá de marcar su respirador N95 con tinta indeleble con su nombre o el número de indentificador asignado para el registro y seguimiento del protocolo de reprocesamiento, los ciclos no deberán jamás exceder el límite aceptado”, se detalla.

La Secretaría de Salud federal explica que se colocarán los indicadores biológicos pertinentes y los respiradores N95 descontaminados podrán ser reutilizados sólo hasta que el indicador biológico haya indicado ausencia de viabilidad de esporas.

Según detallaron los trabajadores, el 8 de mayo se dio la orden de comenzar a reciclar los insumos.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario