Tu Periódico Quequi

Previene a jóvenes sobre abuso sexual

SOCIAL
La ausencia de los padres provoca que adolescentes sean expuestos a diversos abusos.

Por Javier Chumacero Quequi

La ausencia de amor y el abandono por parte de los padres de familia hacia sus hijos adolescentes, son sustituidos por un símil de prostitución en la que incluso a cambio de un boleto de entrada a un concierto son capaces de ofrecer su cuerpo, ya que además obtienen la ganancia del placer y no tienen sentimiento de culpa. Estas son algunas de las reflexiones del psicólogo Miguel Hernández luego de haber estado en escuelas de educación secundaria, donde ha aplicado dinámicas preventivas de abuso sexual infantil y trata de personas, y escuchado diversos comentarios de los alumnos, la mayoría testigos de violencia familiar y del mundo de la prostitución.
Especialista en la materia y conocedor de la calle y sus hábitos, explicó que hay una diferencia entre la ausencia de amor, que es la que padecen los hijos de las sexoservidoras o de los padres que trabajan todo el día y provocan los niños-llave, mientras que el abandono se refiere a las madres solteras principalmente, que al tener una nueva pareja, no atienden sentimentalmente hablando a sus hijos.
De repente, dijo, hay papás que se presentan a una consulta y con impotencia expresan no saber qué quieren sus hijos, y la respuesta está en esas dos vertientes. “Para una niña de 11 a 16 años que no tiene un amor definido, está en la búsqueda de un sustituto físico de ese sentimiento y si algún adulto le da un teléfono celular o dinero para comprarlo lo aceptará. La persona mayor es vista por estas jóvenes como alguien que les da seguridad y las sabe tratar, en tanto, los adolescentes de su edad son impulsivos y suelen ser violentos”, precisó.
De hecho, añadió, ha conocido situaciones en asentamientos irregulares, en las que sólo por pedirle al vecino que lleve a la entrada del lugar, la mujer le devuelve el favor con una relación sexual. “Las chicas tienen el conocimiento de lo que es su sensualidad y por ello utilizan escotes pronunciados o mini faldas que les permiten cumplir sus necesidades físicas y materiales.
“Por lo general los padres de estas niñas, tienen problemas con el alcohol y su familia es de escasos recursos. Tienen carencias de acceso a educación, salud o alimentación, por lo que ven a su cuerpo como una fuente de ingresos para ir a discotecas, tener ropa de marca o videojuegos que sería imposible que sus padres pudieran comprar.A

Comments

comments