Proyectos energéticos de la 4T preocupan a la ONU

Agencia

La política energética de la administración de Andrés Manuel López Obrador preocupa al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), que en su informe anual sobre inversiones renovables señala la incertidumbre que existe en el caso de México y dice que si bien crecieron las inversiones, no hubo subastas nuevas de proyectos durante 2019.

México invirtió 4 mil 300 millones de dólares en proyectos de energías renovables en 2019, 17% más que en 2018, pero lejos de los 6 mil 100 millones de dólares que invirtió en 2016, señala el reporte Global trends in renewable investment 2020 (Tendencias globales de inversión en energías renovables), difundido ayer.

Resalta que “Brasil restableció un claro liderazgo en 2019 entre los países inversionistas en Latinoamérica, después de dos años en los que México estuvo a punto de superarlo. Con 6 mil 500 millones de dólares, lo que representa un incremento de 74% respecto al año previo, Brasil registró un incremento de 148% en energía eólica, para un total de 3 mil 400 millones de dólares, y de 30% en energía solar, para un total de 2 mil 500 millones de dólares”.

En el caso de México, las inversiones en energía eólica cayeron 15%, para un total de 887 millones de dólares; en cambio, aumentaron 31% las de energía solar, para un total de 3 mil 400 millones de dólares. Además de Brasil, en Latinoamérica México se vio rebasado también por Chile, que con 4 mil 900 millones de dólares disparó su inversión 302%, su mayor récord. Nuestro país se ubica en tercer lugar.

“Hubo incertidumbre respecto a la política energética bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador y no hubo subastas nuevas de proyectos en 2019”, detalla el informe elaborado en colaboración con Frankfurt School y Bloomberg-NEF. Con todo, en la lista global de inversiones de países en energías renovables en 2019, y el crecimiento respecto de 2018, México se ubica en el lugar número 15 y está en la lista de los top 30.

A nivel global, de acuerdo con el texto, las inversiones en energías renovables alcanzaron 282 mil 200 millones en 2019, sólo 1% más que en 2018, y se añadieron 184 gigavatios (GW) de capacidad eléctrica limpia (un GW es similar a la capacidad de un reactor de energía nuclear).

La política energética de la administración de Andrés Manuel López Obrador preocupa al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), que en su informe anual sobre inversiones renovables señala la incertidumbre que existe en el caso de México y dice que si bien crecieron las inversiones, no hubo subastas nuevas de proyectos durante 2019.

México invirtió 4 mil 300 millones de dólares en proyectos de energías renovables en 2019, 17% más que en 2018, pero lejos de los 6 mil 100 millones de dólares que invirtió en 2016, señala el reporte Global trends in renewable investment 2020 (Tendencias globales de inversión en energías renovables), difundido ayer.

Resalta que “Brasil restableció un claro liderazgo en 2019 entre los países inversionistas en Latinoamérica, después de dos años en los que México estuvo a punto de superarlo. Con 6 mil 500 millones de dólares, lo que representa un incremento de 74% respecto al año previo, Brasil registró un incremento de 148% en energía eólica, para un total de 3 mil 400 millones de dólares, y de 30% en energía solar, para un total de 2 mil 500 millones de dólares”.

En el caso de México, las inversiones en energía eólica cayeron 15%, para un total de 887 millones de dólares; en cambio, aumentaron 31% las de energía solar, para un total de 3 mil 400 millones de dólares. Además de Brasil, en Latinoamérica México se vio rebasado también por Chile, que con 4 mil 900 millones de dólares disparó su inversión 302%, su mayor récord. Nuestro país se ubica en tercer lugar.

“Hubo incertidumbre respecto a la política energética bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador y no hubo subastas nuevas de proyectos en 2019”, detalla el informe elaborado en colaboración con Frankfurt School y Bloomberg-NEF. Con todo, en la lista global de inversiones de países en energías renovables en 2019, y el crecimiento respecto de 2018, México se ubica en el lugar número 15 y está en la lista de los top 30.

A nivel global, de acuerdo con el texto, las inversiones en energías renovables alcanzaron 282 mil 200 millones en 2019, sólo 1% más que en 2018, y se añadieron 184 gigavatios (GW) de capacidad eléctrica limpia (un GW es similar a la capacidad de un reactor de energía nuclear).

10jun2020-inversionenergia.gif

Sin embargo, lanza dos advertencias: 1) Aunque los gobiernos y empresas se han comprometido a añadir unos 826 gigawatts en capacidad de energía renovable no hídrica para 2030, no es suficiente para limitar el incremento de la temperatura global a menos de 2 grados Celsius (se requeriría añadir 3 mil GW de energía); y 2) que la crisis del Covid-19 ha desacelerado los negocios relacionados con energías renovables en los últimos meses. Los países en desarrollo siguieron superando a los desarrollados en el ritmo de inversiones en renovables.

Entre los proyectos de inversión más grandes en Latinoamérica, el informe alude al brasileño Ventos De Santa Angela (eólica), con un estimado de 570 millones de dólares; el argentino Loma Blanca & Miramar (eólica), por 558 millones de dólares; los chilenos Andes Renovables Fase I Condor (eólico), por 835 millones de dólares, y el mexicano FRV Potrero (planta fotovoltáica, solar), por 336 millones de dólares.

Hace unas semanas, el gobierno mexicano anunció su decisión de cambiar las normas sobre proyectos privados de generación de energía renovable, lo que prácticamente bloquea los proyectos de energía limpia y ha desatado una serie de críticas.

En entrevista con EFE, Ulf Moslener, profesor en financiación de energía sustentable de Frankfurt School y uno de los autores del informe difundido ayer, dijo que no entiende “el argumento del gobierno mexicano”, el cual alega que el tipo de electricidad que generan los proyectos de energía renovable es “intermitente”, depende de las condiciones meteorológicas y que la crisis derivada de la pandemia del Covid-19 obliga a contar con fuentes fiables de energía.

“Falta de voluntad”

Moslener reconoció que la integración de proyectos de generación de energía renovable en las redes eléctricas es un “desafío”, pero que existen suficientes alternativas tecnológicas para resolver los problemas, tanto de transmisión como de almacenamiento.

“Pero si no se tiene una red fiable, por supuesto no va a funcionar. Hay dificultades técnicas para integrar grandes cantidades de energía renovable, pero se puede solucionar con, por ejemplo, plantas de gas flexibles o la gestión inteligente de la red”, explicó el profesor alemán.

“No entiendo la relación con el Covid-19. Entiendo el desafío general de integrar una fuente fluctuante de producción de electricidad en una red existente pero no veo la relación con la pandemia”, añadió.

Para Moslener, el hecho de que en 2019 no se registraran subastas en nuevos proyectos de energía renovable en México “es muestra de que hay una falta de voluntad política más que un problema relacionado con Covid-19. México debería estar equipado con fuentes de energías renovables. Es preocupante”, dijo.

Ayer mismo, expertos de asociaciones civiles alertaron sobre la necesidad de una transición energética justa en México. Durante un seminario telemático convocado por la organización El Poder del Consumidor, su director, Alejandro Calvillo, advirtió que esa evolución “es tan importante para enfrentar el cambio climático como la vacuna para enfrentar la pandemia”, dijo, citado por EFE.

“No a energías que contaminan”

El director de Política Climática de la asociación Iniciativa Climática de México, Jorge Villarreal, sostuvo que en una transición energética justa “no hay espacio para el combustóleo, para las energías que contaminan”.

Asociaciones de empresas energéticas mexicanas advirtieron que los cambios legales introducidos por el gobierno en el tema de las energías pone en riesgo 44 mil millones de dólares de inversión y 81 mil 500 empleos.

Desde el 1 de mayo, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) limitó la generación de energías renovables y prohibió la emisión en pruebas de las centrales limpias que estuvieran por arrancar, una decisión que desató una batalla legal.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la American Chamber en México y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales han pedido revocar el acuerdo que limita la participación del sector privado en energías limpias, al que llamaron discriminatorio.

Los embajadores de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) de Alemania, Francia y Estados Unidos advirtieron que los cambios a las reglas en el sector energético preocupan, no sólo al interior de México, sino al exterior porque provocan incertidumbre y atemorizan.

Durante la presentación del informe Covid-Industrial de la Concamin, en mayo pasado, el embajador del organismo en Alemania, Joachim Elsaesser, expuso que la oposición a cuidar el ambiente y utilizar energías fósiles parece ser “una política medieval, hay que ver el cambio climático en el mundo, es una realidad. México no se puede dar el lujo que no importe el cambio climático”.

***Con información de Ivette Saldaña

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario