Recortan Presidencia y diputados en un 40.8 % el Presupuesto para el Turismo 2018 comparado con el del 2013

El presupuesto aprobado para 2018 por la mayoría de los diputados federales representa una disminución de 48.8 por ciento respecto a lo ejecutado en 2013, en los recursos asignados a la Secretaría de Turismo, lo que significa un golpe a la industria “sin chimeneas” que se ha convertido en una de las principales palancas del crecimiento económico en México, ya que después del automotriz y las remesas, es el sector que más divisas genera al país.

Debido a los recortes al gasto público que se han aplicado desde 2015, año con año durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, el presupuesto asignado al Turismo se reduce drásticamente, al igual que otras dependencias, como Hacienda y Medio Ambiente.

En 2013, el primer año fiscal completo de la actual administración federal, la Secretaría de Economía ejerció un gasto de 19 mil 552 millones de pesos (mdp), mientras que para 2018, tiene un presupuesto aprobado de 9 mil 578 mdp; 57 por ciento menos en términos reales.

La Secretaría de Turismo es la segunda entidad en sufrir una merma en su presupuesto con 48.8  por ciento, mientras que Hacienda perdió 47.9 por ciento real de su presupuesto y Medio Ambiente 40.8 por ciento, según las cifras del Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para 2018 y las cifras de lo ejecutado en el presupuesto 2013.

El sector hotelero, en voz de su actual presidente Carlos Gosselin, ha declarado en reiteradas ocasiones que son insuficientes los recursos que asignan tanto el gobierno federal como el estatal, al sector turístico.

Mientras en el discurso. el gobierno federal a través del Secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, como el presidente Enrique Peña han destacado varias veces que México en los últimos cinco años ha superado los records de afluencia de visitantes, en los hechos, contrasta con la reducción de los presupuestos.

Para el Turismo, el presupuesto aprobado para este año asciende a 3 mil millones 497 mil pesos (redondeado), lo que representó un recorte de 40 por ciento sobre los 5 mil millones 911 mil pesos del 2016.

Las posturas ante el recorte aprobado para este año son contrarias, pues mientras algunos afirman que esto afectará de manera significativa los programas y planes turísticos, otros analistas defienden que con un poco de imaginación y creatividad se podrá aprovechar perfectamente los recursos asignados.

Una de las intenciones de esta serie de recortes fue ir por gasto corriente, como el recorte de plazas, reducción de gastos en combustible, celulares y automóviles. No obstante, los recortes se han concentrado en reducir los techos presupuestarios de los programas que atienden a la población, y que generan beneficios para la economía, comentó Alejandro González, director de Gestión Social (Gesoc), organismo dedicado al análisis de la eficiencia de programas presupuestarios.

Por ejemplo, en 2017, el Programa para el Desarrollo Regional Turístico Sustentable de la Secretaría de Turismo, tuvo un recorte de 63.8 por ciento, un programa que tenía un nivel de desempeño mejorable, refiere el último Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales realizado por Gesoc.

 

No hay comentarios

Deja un comentario