Requiere un anexo hospitalario

Por Raimon Rosado

Al afirmar que en los últimos cuatro años, la población derechohabiente que atiende la clínica del ISSSTE  de Cancún, prácticamente se ha duplicado al pasar de 45 mil a más de 87 mil, el director de este centro hospitalario, José Joaquín Calderón Martínez, señaló que  la falta de medicamentos, insumos e infraestructura, obedece más bien a esta superioridad de la demanda  por encima de su oferta, por lo que insistió en la urgente necesidad de contar con un anexo hospitalario para albergar por lo menos 11 camas más, lo que  se mantiene desde hace más de dos años como un proyecto indefinidamente postergado.

El director afirmó que como tal no existe  una carencia de medicamentos, insumos y suministros en el nosocomio local del ISSSTE, sino que más bien, existe un déficit derivado de la sobredemanda de servicios, por lo que no han recibido la parte complementaria que requieren para dicha atención.

“Desde México se nos sigue tasando con base en el número de derechohabientes que teníamos hace cinco o seis años. Sin embargo, en menos de este tiempo hemos tenido un incremento poblacional de derechohabiencia, el cual supera en 30 o 40%  dicho parámetro”, indicó.

Dijo que en los últimos cuatro años han sido más de 42 mil los derechohabientes del ISSSTE, en su mayoría trabajadores de instancias gubernamentales  trasladados a nuestro estado y jubilados que llegan a radicar aquí, principalmente por razones de salud, los que se han sumado al padrón de personas que  en algún momento pueden requerir atención médico-hospitalaria de una clínica que apenas cuenta con 19 camas hospitalarias

Por ello, insistió en la urgente necesidad de ampliar los servicios hospitalarios a por lo menos 230 camas con áreas de terapia intensiva neonatal y adulta y dar cobertura al crecimiento  real de la demanda, lo que se ha solicitado a las instancias federales desde hace tres años, sin que hasta ahora  exista un avance previsible.

En promedio, la delegación del ISSSTE de esta ciudad recibe de 20 a 25 millones de pesos anuales para brindar servicios médicos integrales y ejercer por fuera, servicios subrogados de atención, como hemodiálisis, que se brinda a 44 pacientes, lo que equivale a erogar 10 millones de pesos, por lo que el resto se divide en los servicios de angiología, psiquiatría, rehabilitación, neurología y dermatología, entre otros, que implican recursos de entre 300 y 600 mil pesos.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario