Round 12

Por Mauricio Sulaimán 

(Presidente del WBC – Hijo de José Sulaimán) 

contact@wbcboxing.com 

Analizando a fondo una era gloriosa del boxeo universal 

Todos quienes somos apasionados del deporte gustamos de recordar las hazañas, esos finales épicos de algún partido, las grandes historias que nos llevan a debatir sobre lo que ha sido lo mejor en cada disciplina. 

Nos encanta hacer listas de lo mejor, lo más memorable, nos fascina comparar a las figuras de distintas épocas, debatir. ¿Qué hubiera pasado si equis personaje hubiera enfrentado a…? Y si Pelé es el mejor de todos los tiempos, y confrontarlo con Diego Armando Maradona, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. 

Si Muhammad Alí es la más grande leyenda del boxeo, y ¿qué hubiera sucedido si se hubiera enfrentado a Mike Tyson? ¿O si Tom Brady es el mejor quarterback de todos los tiempos? Y ahí salen al ataque los de la era de Roger Staubach, Terry Bradshaw y Joe Montana. 

El viernes pasado tuve la oportunidad de meterme en una cápsula del tiempo. Mi hermano Héctor me llamó para pedirme una lista de peleas que le pudiera recomendar a un amigo. 

Después de elaborar dicha relación, inmediatamente fui a YouTube, y di un recorrido por la época de gloria de boxeo en los pesos Completos. Me involucré de lleno a ver unas cuántas funciones sin interrupciones. Es la primera vez que logro comprender y valorar lo que por años supe y siempre di por hecho. Los datos que alguna vez leí y no analicé; las múltiples pláticas que oí, pero no escuché. 

Tomé como punto de partida el regreso de Alí después de no boxear por tres años al rehusarse a ir a la guerra de Vietnam. 

Al hacer a un lado todo lo político, los hechos eran sencillos: Existía un campeón mundial unificado en los pesos Completos, el monarca WBC/WBA era Joe Frazier, y Muhammad necesitaba recuperar su campeonato. Se logró realizar la pelea, la cual, es considerada una de la mejores de la historia. 

J.Frazier (26-0) Vs. M. Alí (31-0). La pelea se llevó a cabo el 8 de marzo de 1971, en el “Madison Square Garden”, de Nueva York, con una transmisión desde ring side en 12 idiomas. Rompió récord de audiencia mundial, y Frazier tumbó a Alí en el round 15, lo derrotó por primera vez, consolidándose como campeón. 

J. Frazier (29-0) Vs. G. Foreman (37-0). En el Estadio “Nacional Kingston”, de Jamaica, se llevó a cabo la batalla el 22 de enero de 1973. Foreman noqueó a Frazier en dos rounds, y ¡lo derribó en seis ocasiones! Si uno se limita a ver el resultado, se pierde la magia, pero si analizamos… Joe era el monarca invicto, derrotó a Alí, y era el favorito, mientras que George, el retador. ¡El récord combinado: 66 victorias, cero derrotas y 58 nocauts! 

Foreman se convirtió en el campeón “despedazando” a Frazier, y siguió noqueando a sus rivales para ser considerado un invencible. 

Al año siguiente dejó fuera de combate en dos rounds a Ken Norton, quien a su vez había vencido a Alí, y es entonces que se anunció la función “Rumble in the Jungle”. 

Muhammad, por su lado, al perder con Frazier se mantuvo activo con 12 peleas en tres años ganando y defendiendo el campeonato de la NABF, filial del WBC. 

G. Foreman (40-0) Vs. M. Alí (42-2). Ocurrió el 30 de octubre de 1974 en Kinshasa, en el Congo. Se disputó el campeonato mundial del WBC de los pesos Completos en el corazón de África: “The Rumble in the Jungle”. 

Foreman, campeón que demolió en dos rounds a Frazier y Norton, quienes habían vencido a Alí. Siete años más joven era ampliamente favorito ante todos. Muhammad llegó a Zaire y salió a saludar al pueblo; Foreman se recluyó en su hotel. 

Alí se ganó al público local y eso fue determinante; recurrió a tácticas de intimidación psicológicas, y hasta colgó una pata de gallina con sangre en la puerta del cuarto del rival. 

Además, llevaba un plan de pelea: Cansar y frustrar a George. Lo golpeó y abrazó; lo empujó y jaló, se mantuvo en las cuerdas recibiendo golpes de Foreman, pero dio respuesta con jabs sólidos y derechazos. Lo noqueó en el octavo round. Alí recuperó el campeonato mundial que la política le había quitado, y fue ahí que el mundo lo coronó como el más grande de todos los tiempos. 

¿Sabías que? 

El boxeo se define por el dominio de los estilos. Frazier venció a Alí, pero Foreman hizo lo propio con el primero. Y Muhammad derrotó a George, o en pesos Medios, Marvin Hagler a Durán, éste a Leonard. Sugar Ray Leonard a Hearns, quien a su vez pasó sobre el “Manos de Piedra”; mientras que nuevamente Hagler sobre Hearns y Sugar Ray a Hagler. Estilos, estrategia, técnica e inteligencia. 

Anécdota de hoy 

Sugar Ray quería regresar al ring, tras su desprendimiento de retina, y retar a Hagler por el campeonato de peso Medio del WBC. Habló con mi papá y el tema médico se atendió con los estudios que se ordenaron, pero la negociación fue otra historia. 

El WBC le organizó una cena de gala en honor, y ahí estuvo también Hagler. Don José anticipó todo y los sentó juntos. Sugar habló con el mesero, y junto con un billete de 100 dólares, le dio instrucciones de que cada vez que pidiera un whisky, éste le serviría jugo de manzana, ya que Marvin no bebía. 

Todo empezó con Leonard diciendo que no regresaría más, que estaba muy feliz, y después de unas tres copas empezó a hablar de boxeo; para la sexta ya le decía a Hagler que hicieran la pelea. Éste salió de la cena y llamó a su promotor para que la armara cuanto antes. 

Meses después, Sugar Ray ganó el campeonato de peso Medio con una de las más grandes demostraciones en la historia del boxeo

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario