Se despide Marrufo con cena

Por Sergio López Lara > Quequi

Con una suculenta cena, Mauricio Rodríguez Marrufo, ex secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), en la administración del exgobernador Roberto Borge, así como ex secretario del Ayuntamiento de Benito Juárez, se despidió de sus amigos Carlos Alberto Acosta Aguilar, exdirector de la empresa Aérea Vip Saesa, así como Víctor Hugo Loyola, ex procurador fiscal, con quienes se encontraba recluido en el Centro de Reinserción Social (Cereso), mismo que abandonó después de pagar 19 millones de pesos y garantizar el pago del resto de los 39 millones de pesos con propiedades.

Después de declararse culpable del daño causado al erario del Gobierno del Estado, por un monto de 39 millones 733 mil 176 pesos, solicitó su libertad bajo fianza, todo esto cometido durante la administración del exgobernador del estado, Roberto Borge Angulo, también detenido y recluido en una cárcel de Panamá, con fines de extradición a México, para que responda por los delitos de peculado, mal uso de sus funciones y abuso de autoridad, entre otros cargos que le imputa la Fiscalía General del Estado (FGE) y Procuraduría General de la República (PGR).

Tras estar confeso del delito de desempeño irregular de la función pública, Mauricio Rodríguez Marrufo, fue liberado del Cereso de esta ciudad, lugar donde permaneció encerrado durante 188 días, por el desvío de 39 millones de pesos, que fue obligado a regresar, con una multa adicional de poco más de dos mil pesos, para recuperar su libertad.

El excolaborador de Borge Angulo abandonó la llamada “Baticueva” una celda tipo “VIP” que se encuentra en el interior del penal, misma que compartía desde el pasado mes de mayo con Carlos Alberto Acosta Aguilar, así como con Víctor Hugo Loyola, no sin antes disfrutar de un ágape, además de manifestarles todo su apoyo para que puedan salir libres a la brevedad posible. como lo hizo él, gracias a sus abogados.

Con la puesta en libertad de Mauricio Rodríguez Marrufo ya son dos los exfuncionarios de la pasada administración que quedan libres para continuar su proceso, como fue el caso de Paulina García Achach, exsecretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), a quien se le fijó una fianza de nueve millones de pesos, mismos que garantizó dejando seis propiedades y un auto de lujo para avalar los 23 millones de pesos de pérdidas que le ocasionó al erario de Quintana Roo.

No hay comentarios

Deja un comentario