Se estima que el número asciende a dos mil 500.

COZUMEL

 

Los perros callejeros son un problema de salud pública para los cozumeleños y que el Ayuntamiento de Cozumel no ha podido resolver por la incapacidad de quienes están a cargo del Centro de Control Animal (CCA), que únicamente son aviadores al cobrar su sueldo sin hacer nada, mientras los perros riegan la basura, defecan al aire libre y se siguen reproduciendo sin control, mientras que cada vez se vuelven más agresivos hacia la gente.

De acuerdo a una estimación efectuada por la Sociedad Humanitaria de Cozumel (SHC) existen alrededor de dos mil 500 perros callejeros que representan un serio problema de salud para los habitantes de la isla, quienes de alguna manera son responsables debido a que estas mascotas alguna vez tuvieron dueño.

La presidenta municipal, Perla Tun Pech, se ha convertido en cómplice de esta problemática al no aplicar el reglamento de Ecología para sancionar a los propietarios irresponsables de mascotas, pero principalmente porque sigue pagándole un oneroso sueldo a la directora del CCA, Lissette Fernández del Castillo, quien desde el pasado mes de febrero no hace más que pasarse las horas en su oficina.

Los perros callejeros son los principales responsables de la basura regada en las calles al romper las bolsas en busca de alimento y que las aves de rapiña continúan posteriormente, además de que el excremento que dejan en las calles es respirado por los ciudadanos en todas partes y a todas horas.

Sin embargo, el problema no concluye ahí porque estos animales se siguen reproduciendo sin control al no estar esterilizados y el número de perros en las calles va en aumento rápidamente, además de que se vuelven agresivos al recibir malos tratos de la gente y han atacado en más de dos ocasiones a niños principalmente y ocasionado accidentes de motociclistas al atravesárseles en el camino o atacarlos cuando pasan cerca de ellos.

 

Por Luis Roel Itzá

No hay comentarios

Deja un comentario