Se hunde la tierra

Inminente el peligro en la Avenida Tulum.

 

Por Rossy López > Quequi

El hundimiento constante de la tierra donde están asentados unos cuantos negocios al sur de la cabecera municipal, donde incluso algunas noches se escuchan ruidos extraños y al otro día se aprecian las paredes cuarteadas, es debido a que unos 100 metros de carretera está construidos sobre una caverna, que por años ha servido como desagüe natural de las lluvias,

Al respecto,  el empresario Javier Lozano Gutiérrez dijo que la solución podría ser un puente, que incluso daría una vista turística al lugar.

Unos 50 metros de la avenida Tulum con calle Acuario, ha cedido muchos centímetros, provocando que algunas viviendas se agrieten, incluso las paredes de un edificio, al igual que su muro , desde el otro lado se puede observar cómo dicho inmueble se está inclinando al paso del tiempo.

En este sentido, el ingeniero civil, Javier Flores, explicó que este cenote tiene una conexión directa con los mantos freáticos y canales subterráneos que llevan el agua de lluvia hasta el mar; además, recordó que por este tipo de irregularidades, en noviembre de 2013 se registraron graves inundaciones, debido a que muchos desagües naturales están tapados.

“En el tramo referido, algunas familias están a la expectativa, mientras ven cómo sus casas y muros se agrietan y parte de la carretera y suelo se hunden o se abren poco a poco; yo creo que las autoridades correspondientes deberían de inspeccionar el lugar, toda vez que sobre dicha vía y durante las 24 horas, es paso constante de vehículos de todos tamaños que podrían ocasionar un socavón” indicó Miguel Góngora Esquivel, vecino del lugar.

Algunas personas que pidieron omitir sus nombres, dieron a conocer que la situación se presenta desde hace muchos años, debido a que la vía se construyó sobre un cenote, mismo que se extiende hasta la unidad deportiva, pasando por donde se construyó la clínica privada “Hospital Tulum”, para lo cual tuvieron que rellenar la caverna.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario