Se pone como ‘fiera’ tras el decomiso de tigresa

Por Sergio López Lara > Quequi

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aseguró a la hembra tigre que se fugó de un domicilio en el que se encontraba en cautiverio en la colonia Barrio Bravo, debido a que la persona que se ostentó como su legítimo propietario no pudo acreditar con documentos tenerla bajo resguardo, además de que también se rescató a un mono araña en el predio de la calle Guadalupe Victoria con Isla Contoy, número 141.

Por su parte el exdiputado Roberto Erales Jiménez, quien se desligó de ser el dueño del felino, asegurando que le pertenece a un amigo de su hijo Roberto, el cual -según su cuenta de Twitter- siempre se mete en problemas.

La dependencia aseguró que a pesar de que el propietario -del que no se proporcionó su nombre-, presentó algunos documentos para mantenerlo bajo custodia, no fueron suficientes para entregarle al animal que fue recapturado, después de que se escapó de su cautiverio; asimismo, cuenta con un microchip de identificación, así como certificados de vacunas y entrada legal al país; sin embargo, estos son animales que están en peligro de extinción, que no pueden estar en cautiverio para que se pueda lograr su reproducción.

La hembra tigre, así como el primate, fueron trasladados al zoológico Payo Obispo, donde se encuentran bajo observación médica, además de que se les brinda la alimentación adecuada y cuidados por parte de personal especializado, mientras que se inicia el proceso administrativo para fincarle responsabilidad penal ante la Procuraduría General de la República (PGR) al supuesto propietario, por tener en su poder animales exóticos sin la debida documentación.

Por su parte, vecinos manifestaron su beneplácito por esta determinación, debido a que la tigresa, representaba un peligro a un buen número de familias, además de que en el área se encuentran escuelas de diversos niveles, un campo de futbol y una iglesia; el felino y la monita araña, también rescatada, se encontraban viviendo en condiciones precarias.

Los vecinos y grupos protectores de animales, insisten en que el animal siga en el zoológico para que se le atienda y vigile, debido a que si ya se ha fugado del terreno en el que se encuentra en cautiverio, fácilmente lo volverá hacer, lo que pone en riesgo la seguridad y la vida de los habitantes de la colonia Barrio Bravo.

No hay comentarios

Deja un comentario