Se registra poca afluencia de visitantes al santuario guadalupano

CANCÚN

 

El mal tiempo, el descenso en la temperatura y la inseguridad tanto en las carreteras como en la ciudad, propiciaron que las celebraciones en Cancún, por el 486 aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe, sean menos concurridas que las de otros años, según pudo constatarse en el templo erigido en su honor de la Supermanzana 63, donde las peregrinaciones de ciclistas, antorchistas y gremios, brillaron por su ausencia en la víspera de la solemne misa que la noche de ayer se celebró en su honor.

Al llegar como cada año, la fecha en la que los mexicanos honran a su santa patrona, el ambiente festivo en torno al santuario guadalupano de esta ciudad, fue evidentemente mucho más tímido que el de otras celebraciones, pues a pocas horas de que los fieles devotos a la morenita del Tepeyac, se congregaran en torno al altar de este templo, para darle gracias por su manto protector, felicitarla y como colofón entornar las tradicionales “Mañanitas”, la asistencia fue mínima.

La lluvia registrada desde antes del amanecer, combinada con el clima frío que mantuvo los termómetros entre los 17 y 20 grados, inhibió aún más el anticipado arribo de los fieles guadalupanos, cuya afluencia, según reconoció el propio rector de la Iglesia de Guadalupe, Rafael Ruiz Padilla, que encabezó la misa nocturna en su honor, fue esporádica.

Sin ofrecer cifras sobre la cantidad de feligreses que arribaron a este templo para honrar a la virgen morena, cuya llegada continuará en el transcurso de este día 12 de diciembre, con 11 misas programadas, entre las 6:30 de la mañana y 9:30 de la noche, indicó que desde el pasado 1 de diciembre, grupos de fieles, pertenecientes a parroquias, empresas, hoteles, restaurantes y sindicatos, fueron llegando paras dar muestra de su fe y fervor hacia la Patrona de México. Destacó que ante las situaciones de inseguridad en las carreteras y en varios puntos de la ciudad, en esta ocasión, no se observó grupos de ciclistas y antorchistas corriendo o caminando, con dirección a la Iglesia.

El párroco, dijo que como medida de prevención, los grupos de guadalupanos provenientes de otras comunidades de nuestro estado, o de entidades vecinas como Yucatán y Campeche, optaron por arribar en autobuses o camionetas u otros vehículos en los que pueden viajar varias personas.

Es de destacar asimismo, que en esta ocasión, fueron menos los puestos de flores, imágenes, fotografías y vestimentas alusivas a estas celebraciones, quienes dada la baja afluencia de feligreses, sus ventas fueron tan frías como el clima imperante.

 

Por Raimon Rosado

No hay comentarios

Deja un comentario